espiritu alma y cuerpo y vida
Pregunta hecha por hector guzman el día 12/1/2012:

cual es la relacion de espiritu y alma y cuerpo donde se encuentra la vida? y el libre albedrio? los animales tienen alma y espiritu?y la plantas? y una persona en estado de coma?

Respuesta por Frank Morera el día 12/5/2012:

Hola Hector. Hola.Las dos palabras 'alma' y 'espíritu' son utilizadas intercambiablemente. La Biblia usa la palabra alma para referirse tanto a los seres humanos como a los animales, esto se comprende una vez que entendemos lo que significa la palabra alma en las Escrituras. En el Antiguo Testamento, la palabra que se traduce como alma es nephesh. Uno de los primeros significados de la palabra nephesh, 'alma', es 'vida' Y asi se ha traducido 119 veces (Gén. 9:4, 5; Job 2:4, 6; etc.), o 'aliento'.

La muerte a veces es referida como entregando el alma, Genesis 35:18; I Reyes 17:21, y otras veces como entregando el espíritu, Lucas 23:46; Hechos 7:59. Los muertos en algunos casos son llamados "almas", Revelación. 9:6; 20:4, y en otros 'espíritus', I Pedrp 3:19; Hebreos 12:23. Los dos términos denotan el elemento espiritual del hombre desde distintos puntos de vista. Como espíritu es el principio de vida y acción, el cual controla el cuerpo, y como alma es el sujeto personal, el cual piensa y siente y desea, y en algunos casos es el asiento de las afecciones. En algunas ocaciones se refiere al Alma como el resultado de la inteaccion del espiritu que hemos recibido de Dios y el Ser humano, asi el ser humano que ha recibido el espiritu en su concepción es “alma viviente” pues puede conocer a Dios y conocerce a si mismo, pero aun esta definición depende del espiritu que Dios nos da. Dice el Catecismo:

“Corpore et anima unus” 362 La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual. El relato bíblico expresa esta realidad con un lenguaje simbólico cuando afirma que "Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente" (Gn 2,7). Por tanto, el hombre en su totalidad es querido por Dios. 363 A menudo, el término alma designa en la Sagrada Escritura la vida humana (cf. Mt 16,25-26; Jn 15,13) o toda la persona humana (cf. Hch 2,41). Pero designa también lo que hay de más íntimo en el hombre (cf. Mt 26,38; Jn 12,27) y de más valor en él (cf. Mt 10,28; 2 M 6,30), aquello por lo que es particularmente imagen de Dios: "alma" significa el principio espiritual en el hombre. 364 El cuerpo del hombre participa de la dignidad de la "imagen de Dios": es cuerpo humano precisamente porque está animado por el alma espiritual, y es toda la persona humana la que está destinada a ser, en el Cuerpo de Cristo, el Templo del Espíritu (cf. 1 Co 6,19-20; 15,44-45): Uno en cuerpo y alma, el hombre, por su misma condición corporal, reúne en sí los elementos del mundo material, de tal modo que, por medio de él, éstos alcanzan su cima y elevan la voz para la libre alabanza del Creador. Por consiguiente, no es lícito al hombre despreciar la vida corporal, sino que, por el contrario, tiene que considerar su cuerpo bueno y digno de honra, ya que ha sido creado por Dios y que ha de resucitar en el último día (GS 14,1). 365 La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la "forma" del cuerpo (cf. Cc. de Vienne, año 1312, DS 902); es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; en el hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza. 366 La Iglesia enseña que cada alma espiritual es directamente creada por Dios (cf. Pío XII, Enc. Humani generis, 1950: DS 3896; Pablo VI, SPF 8) -no es "producida" por los padres -, y que es inmortal (cf. Cc. de Letrán V, año 1513: DS 1440): no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final. 367 A veces se acostumbra a distinguir entre alma y espíritu. Así S. Pablo ruega para que nuestro "ser entero, el espíritu, el alma y el cuerpo" sea conservado sin mancha hasta la venida del Señor (1 Ts 5,23). La Iglesia enseña que esta distinción no introduce una dualidad en el alma (Cc. de Constantinopla IV, año 870: DS 657). "Espíritu" significa que el hombre está ordenado desde su creación a su fin sobrenatural (Cc. Vaticano I: DS 3005; cf. GS 22,5), y que su alma es capaz de ser elevada gratuitamente a la comunión con Dios (cf. Pío XII, Humani generis, año 1950: DS 3891). 368 La tradición espiritual de la Iglesia también presenta el corazón en su sentido bíblico de "lo más profundo del ser" (Jr 31,33), donde la persona se decide o no por Dios (cf. Dt 6,5; 29,3;Is 29,13; Ez 36,26; Mt 6,21; Lc 8,15; Rm 5,5).

La Biblia usa la palabra alma para referirse tanto a los seres humanos como a los animales. Debido a esto, algunos sostienen que la Biblia no reconoce diferencias entre los seres humanos y los animales. Sin embargo, el problema desaparece una vez que entendemos lo que significa la palabra alma en las Escrituras. En el Antiguo Testamento, la palabra traducida comúnmente como alma es nephesh. "Uno de los primeros significados de la palabra nephesh, 'alma', es 'vida', como se ha traducido 119 veces (Gén. 9:4, 5; Job 2:4, 6; etc.), o 'aliento', como se traduce en Job 41:21.... En Gén. 1:20, 30 se dice de los animales que tienen nephesh, que son 'vivientes', o tienen 'vida'".3 Otra palabra hebrea que merece atención es ruach. Considera su uso en Eclesiastés 3:19-21: "Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad... ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra?" La palabra ruach se traduce como "aliento" en el versículo 19 y como "el espíritu" en el versículo 21. Este pasaje considera el hecho de que ambos, los seres humanos y los animales, tienen el mismo principio de vida o aliento, y que los seres humanos no tienen ventaja sobre los animales en términos de lo que sucede al morir, pues el aliento muere. Lo único que los seres humanos tienen en común con los animales es el principio de vida y el principio de muerte: "En realidad, en Ecl. 3:19 se declara específicamente que tanto los animales como los hombres tienen la misma 'respiración', ruaj, y que al morir les sucede a ambos la misma cosa".4 El Nuevo Testamento traduce la palabra griega psuche como "alma". Psuche (plural, psuchai) aparece 102 veces en el Nuevo Testamento griego. "La traducción más común de la RVR es 'alma' (48 veces; Mat. 11:29; 12:18; etc). Le sigue 'vida' o 'vivir' (38 veces; Mat. 6:25; 16:25; etc.)".5 La palabra para alma (psuche) es utilizada de esta manera para la vida animal como también para la vida humana. En Apocalipsis 8:9 psuche se traduce como "criaturas", obviamente refiriéndose a la vida marina. En Génesis 8:1 la palabra hebrea nephesh es usada similarmente para animales. Es así que del uso de la palabra alma para ambos, los seres humanos y los animales, la única conclusión a la cual podemos arribar es que ambos tienen vida. Pero no podemos llegar a la conclusión de que no existen diferencias entre los seres

La persona tiene espiritu desde el primer momento de su cocepcion hasta que deja de vivir.Bendiciones+

COPYRIGHT 2014

Señale aquí para enviarle esta respuesta a un amigo




Regresar a la lista de preguntas.