Semana 2: Viernes


« Aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. 
Él transformará nuestra condición humilde, 
según el modelo de su condición gloriosa »
(Antifona de Comunión, Flp 3, 20-21)


Reflexión

"Esto nos explica el cambio que a veces se opera en ciertas almas. Han vivido años enteros de una manera estrecha, con frecuencia deprimidas, casi nunca contentas encontrando sin cesar nuevas dificultades en la vida espiritual; pero un día Dios les ha dado la gracia de comprender que Cristo lo es todo para nosotros, que es el Alfa y Omega (Ap 22,13), que fuera de Él nada tenemos, que en Él lo tenemos todo, y que todo lo resume en Sí. A partir de ese momento, todo varía, por decirlo así, en esas almas; sus dificultades se desvanecen como las sombras de la noche a la luz del sol naciente. Desde que nuestro Señor, «el verdadero sol de nuestra vida» (Mal 4,2), ilumina plenamente a esas almas, las fecunda; ya pueden respirar a pleno pulmón, progresan y producen grandes frutos de santidad." (Dom Columba Marmion, Causa exemplaris, Fecundidad y aspectos diversos del misterio de Cristo).

Oración

Que los ruegos y ofrendas de nuestra pobreza te conmuevan Señor, y al vernos desvalidos y sin méritos propios acude, compasivo, en nuestra ayuda. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

índice

siguiente  

atrás

HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA -GALERÍA - GENERAL