Semana 2
: Lunes


« Escuchad, pueblos, la palabra del Seño; anunciadla 
en los confines de la tierra: Mirad a Nuestro 
Salvador que viene; no temaís. »  
(Antifona de Entrada, Cf. Jr 31, 10; Is 35, 4)

Reflexión

"Ahora, por tanto, nuestra paz no es prometida, sino enviada; no es diferida, sino concedida; no es profetizada, sino realizada: el Padre ha enviado a la tierra algo así como un saco lleno de misericordia; un saco, diría, que se romperá en la pasión, para que se derrame el precio de nuestro rescate que contiene; un saco que, si bien es pequeño, está ya totalmente lleno. En efecto, un niño se nos ha dado, pero en este niño habita toda la plenitud de la divinidad." (S. BERNARDO, Sermón I de Epifanía, 1-2).

Oración

Señor, suban a tu presencia nuestras súplicas y colma en tus siervos los deseos de llegar a conocer en plenitud el misterio admirable de la Encarnación de tu Hijo. Que vive y reina contigo, en la unidad del Espirtu Santo. Amén.

índice

siguiente  

atrás

HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA -GALERÍA - GENERAL