CARD. MEISNER: “JMJ COLONIA 2005 ES UN ACONTECIMIENTO PROFUNDAMENTE ESPIRITUAL”

COLONIA, 16 Ago. 05 (ACI).- Al inicio de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Colonia 2005, el Arzobispo anfitrión de la ciudad, Cardenal Joachim Meisner, señaló que la JMJ “es un acontecimiento profundamente espiritual para el que han llegado muchas personas. Es un acontecimiento que quiere y busca despertar la alegría de la fe en Dios”.

En conferencia de prensa, el Purpurado también indicó que la “generación de jóvenes debe dar testimonio de su fe públicamente" resaltando "la necesidad de ésta en el mundo en que vivimos”.

Al referirse a Juan Pablo II, afirmó que el fallecido Pontífice “nos ve desde el cielo” y agregó que ahora con Benedicto XVI “debemos hacer lo que Juan Pablo II nos pidió: ´ser constructores de una cultura de solidaridad´”.

El Arzobispo de Colonia aseguró que “la paz de los hombres en la tierra depende de Dios y Dios no es algo adicional en la vida de todos nosotros. Es indispensable para construir esta cultura de la solidaridad”.

Por su parte, el Obispo de Mainz, Cardenal Karl Lehmann afirmó que “ya son 20 años de la Jornada Mundial de la Juventud que se inició en 1985. Eventos como estos congregan a muchísimas personas en el mundo. Esta es la cuarta jornada en la que participo".

“Es importante que –continuó el Purpurado– no nos quedemos en nuestros grupos íntimos sino que salgamos a dar testimonio público de nuestra fe. Necesitamos eventos de esta envergadura para dejar claro que no desistimos de nuestra esperanza y nuestra unidad en ella se fortalece”.

Para el Cardenal Lehmann, esta JMJ Colonia 2005 le ha permitido “aprender de la alegría de los jóvenes” y eso lo ha podido ver “en los días de encuentro previos que han sido bastante buenos. Esa alegría no se puede manipular. Han sido muy espontáneos y ha sido bastante alentador ver su participación silenciosa y reverente en las Eucaristías”.

Además de los cardenales, el Obispo de Osnabrück y presidente de la Comisión Juvenil de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Josef Bode, indicó que la pastoral juvenil de las parroquias alemanas ha sido bastante importante para esta JMJ, en “la que participan jóvenes de hasta 30 años. La JMJ sirve también para que los jóvenes puedan aprender a defender mejor su fe”. En su momento, el Secretario del Pontificio Consejo para los Laicos, el Obispo Josef Clemens, comentó, al recordar a Juan Pablo II, que “este evento se haría de todas maneras, como fue el deseo” del Papa y “con Benedicto XVI veremos cómo será capaz de relacionarse con los jóvenes y así mostrar que la Iglesia es joven y universal, como lo demuestra la presencia de personas de más de 200 países de todo el mundo”.