20-Abril-2008 -- Servicio Informativo del Vaticano

Share |

Promover una coexistencia pacífica entre las Naciones

CIUDAD DEL VATICANO, 20 ABR 2008 (VIS).-El Santo Padre llegó a las 20,00, hora local, al aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York, donde tuvo lugar la ceremonia de despedida en presencia de autoridades políticas y civiles, de los cardenales estadounidenses, del presidente, vicepresidente y secretario general de la Conferencia de los Obispos Católicos de EE.UU. y de 5.000 fieles de la diócesis de Brooklyn, encabezados por su obispo, en cuya jurisdicción se encuentra este aeropuerto.

Tras el saludo del vicepresidente de Estados Unidos, Richard B. Cheney, el Papa pronunció el último discurso de su viaje.

El Papa expresó su "profunda gratitud" por la acogida recibida, en particular, al presidente Bush, "que vino a saludarme al comienzo de mi visita, y al vicepresidente Cheney por su presencia aquí en el momento de mi salida".

"Reitero mis felicitaciones y mi plegaria -dijo- a los representantes de las sedes de Baltimore, la primera archidiócesis, y a las de Nueva York, Boston, Filadelfia y Louisville, en este año jubilar".

El Santo Padre también manifestó su reconocimiento por "su arduo compromiso y dedicación, a todos los obispos y a los oficiales y al personal de la Conferencia Episcopal, que han contribuido de diversos modos a la preparación de esta visita", así como "a los sacerdotes y religiosos, diáconos, seminaristas y jóvenes, y a todos los fieles de los Estados Unidos. Les aliento a perseverar dando un gozoso testimonio de Cristo, nuestra esperanza, nuestro Señor y Salvador resucitado, que renueva todas las cosas y nos da la vida en abundancia".

El Papa aseguró que "uno de los momentos más significativos" de su visita había sido "la oportunidad de dirigir la palabra a la Asamblea General de las Naciones Unidas". En este sentido, dio las gracias al secretario general, Ban Ki-moon, "por su atenta invitación y su acogida".

"Revisando los sesenta años transcurridos desde la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, agradezco todo lo que la Organización ha logrado en la defensa y promoción de los derechos fundamentales de todo hombre, mujer y niño en cualquier pate del mundo, y aliento a todos los hombres de buena voluntad a seguir esforzándose sin desfallecer en la promoción de la coexistencia justa y pacífica entre los pueblos y las naciones".

Benedicto XVI afirmó que "la visita realizada a "Ground Zero" permanecerá profundamente grabada en mi memoria. Seguiré rezando por los que fallecieron y por los que sufren las consecuencias de la tragedia que tuvo lugar en 2001. Rezo por todos los Estados Unidos, por todo el mundo, para que el futuro traiga una mayor fraternidad y solidaridad, un mayor respecto recíproco y una renovada fe y confianza en Dios, nuestro Padre que está en los cielos".

"Con estas palabras de despedida, les dejo, rogándoles que se acuerden de mí en sus oraciones, a la vez que les aseguro mi afecto y mi amistad en el Señor. Dios bendiga a América".

El avión papal despegó a las 20,30 (2,30 hora de Roma) y tras poco más de ocho horas de vuelo aterrizará en el aeropuerto romano de Ciampino a las 10,45. Desde allí, el Santo Padre se traslada en automóvil al Vaticano.

Se�ale aqu� para compartir esta noticia con un amigo(a).


Regresar a Noticias