19-Abril-2008 -- ACI Prensa Servicios de Noticias

Share |

El Papa pide a los jóvenes de EEUU que las tinieblas no oculten el tesoro de la fe

NUEVA YORK, 19 Abr. 08 (ACI).-Unas 20 mil personas recibieron al Papa Benedicto XVI en el seminario St Joseph de Yonkers, Nueva York, donde se celebró el anunciado encuentro con la juventud estadounidense. En la cita, el Santo Padre aseguró que así como en el pasado regímenes funestos apartaron a Dios de la sociedad, hoy los jóvenes creyentes deben enfrentar el mismo "poder destructivo" con el tesoro de la fe.

"Como jóvenes americanos se les ofrecen muchas posibilidades para el desarrollo personal y están siendo educados con un sentido de generosidad, servicio y rectitud. Pero no necesitan que les diga que también hay dificultades: comportamientos y modos de pensar que asfixian la esperanza, sendas que parecen conducir a la felicidad y a la satisfacción, pero que sólo acaban en confusión y angustia", indicó el Papa.

El Pontífice recordó que sus años de adolescente "fueron arruinados por un régimen funesto que pensaba tener todas las respuestas; su influjo creció –filtrándose en las escuelas y los organismos civiles, así como en la política e incluso en la religión– antes de que pudiera percibirse claramente que era un monstruo. Declaró proscrito a Dios, y así se hizo ciego a todo lo bueno y verdadero".

"Demos gracias a Dios, porque hoy muchos de su generación pueden gozar de las libertades que surgieron gracias a la expansión de la democracia y del respeto de los derechos humanos", indicó.

En este sentido, aclaró que "el poder destructivo permanece. Decir lo contrario sería engañarse a sí mismos. Pero éste jamás triunfará; ha sido derrotado. Ésta es la esencia de la esperanza que nos distingue como cristianos".

El Pontífice pidió a los jóvenes despejar las tinieblas que se ciernen sobre los corazones. "Aquí, los sueños y los deseos que los jóvenes persiguen se pueden romper y destruir muy fácilmente. Pienso en los afectados por el abuso de la droga y los estupefacientes, por la falta de casa o la pobreza, por el racismo, la violencia o la degradación, en particular muchachas y mujeres. Aunque las causas de estas situaciones problemáticas son complejas, todas tienen en común una actitud mental envenenada que se manifiesta en tratar a las personas como meros objetos: una insensibilidad del corazón, que primero ignora y después se burla de la dignidad dada por Dios a toda persona humana", advirtió.

Benedicto XVI señaló que hay otras tinieblas que afectan al espíritu. "La manipulación de la verdad distorsiona nuestra percepción de la realidad y enturbia nuestra imaginación y nuestras aspiraciones. Ya he mencionado las muchas libertades que afortunadamente pueden gozar ustedes. Hay que salvaguardar rigurosamente la importancia fundamental de la libertad. No sorprende, pues, que muchas personas y grupos reivindiquen en voz alta y públicamente su libertad. Pero la libertad es un valor delicado. Puede ser malentendida y usada mal, de manera que no lleva a la felicidad que todos esperamos, sino hacia un escenario oscuro de manipulación, en el que nuestra comprensión de nosotros mismos y del mundo se hace confusa o se ve incluso distorsionada por quienes ocultan sus propias intenciones", indicó.

El Papa reconoció que a veces consideran a los católicos "únicamente como personas que hablan sólo de prohibiciones. Nada más lejos de la verdad. Un discipulado cristiano auténtico se caracteriza por el sentido de la admiración. Estamos ante un Dios que conocemos y al que amamos como a un amigo, ante la inmensidad de su creación y la belleza de nuestra fe cristiana".

También pidió a los jóvenes considerar los "cuatro aspectos esenciales del tesoro de nuestra fe: oración personal y silencio, oración litúrgica, práctica de la caridad y vocaciones".

"Lo más importante es que ustedes desarrollen su relación personal con Dios. Esta relación se manifiesta en la plegaria. Dios, por virtud de su propia naturaleza, habla, escucha y responde(…)En vez de replegarnos sobre nosotros mismos o de alejarnos de los vaivenes de la vida, en la oración nos dirigimos hacia Dios y, por medio de Él, nos volvemos unos a otros, incluyendo a los marginados y a cuantos siguen vías distintas a las de Dios", indicó.

Hablando en español, el Pontífice pidió que la luz de la fe les impulse "a responder al mal con el bien y la santidad de vida, como lo hicieron los grandes testigos del Evangelio a lo largo de los siglos. Ustedes están llamados a continuar esa cadena de amigos de Jesús, que encontraron en su amor el gran tesoro de sus vidas".

"Cultiven esta amistad a través de la oración, tanto personal como litúrgica, y por medio de las obras de caridad y del compromiso por ayudar a los más necesitados. Si no lo han hecho, plantéense seriamente si el Señor les pide seguirlo de un modo radical en el ministerio sacerdotal o en la vida consagrada. No basta una relación esporádica con Cristo. Una amistad así no es tal. Cristo les quiere amigos suyos íntimos, fieles y perseverantes", indicó.

En uno de los momentos más emotivos del encuentro, la multitud entonó la canción Happy Birthday en alemán, por el cumpleaños del Pontífice celebrado el 16 de abril y el tercer aniversario de su Pontificado, que comenzó el 19 de abril de 2005.

Al finalizar su discurso, el Pontífice renovó su invitación a participar en la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Sidney, Australia, en julio próximo.

Se�ale aqu� para compartir esta noticia con un amigo(a).


Regresar a Noticias