15-Abril-2008 -- ZENIT.org Servicios de Noticias
El material de Zenit no puede ser reproducido sin permiso. Puede solicitar permiso escribiendo a info@zenit.org

Share |

Benedicto XVI moviliza Washington

WASHINGTON, martes, 15 abril 2008 (ZENIT.org).- La visita de Benedicto XVI a Washington ha movilizado a los católicos de una manera inesperada.

La Universidad Católica de América (CUA), normalmente tranquila, tiene el campus en ebullición con jardineros y obreros que preparan andamios y con equipos de la televisión y reporteros, todos en la preparación para la visita del Papa.

La Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, donde el Santo Padre rezará las Vísperas y se encontrará con los obispos estadounidenses, está decorada con banderas blancas y doradas. La torre del campanario se ha cubierto con ropajes con una bandera de bienvenida para el Papa grande que puede verse desde lejos.

«Con todas las flores fuera y el trabajo que se ha hecho, el campus nunca ha estado tan bonito», ha dicho un estudiante a Zenit.

Gerry Giblin, profesor en el santuario, ha explicado que durante las últimas semanas los números de visitantes a la basílica han subido notablemente y el interés sigue creciendo.

«Me encanta enseñar a las personas el recorrido concreto que hará el Santo Padre al entrar en la basílica, a través de la iglesia, y después abajo, en la cripta, desde donde se dirigirá a los obispos estadounidenses».

«La basílica siempre es bonita, pero ahora que se han completado las cúpulas está preciosa para que él la vea», dijo Giblin, mientras hacía un comentario sobre los mosaicos recientemente completados en la nave principal de la iglesia.

La librería del santuario se abastece con jarros conmemorativos, tarjetas con oraciones, libros, rosarios y otros artículos para que los peregrinos puedan comprar.

Los estudiantes de la CUA también están preparándose. Margaret Keller, estudiante de primer año de Mobile en Alabama, se ha sentado en un rincón en el centro de estudiantes y entrega rosarios a los estudiantes para que participen recitando esta noche los Misterios Luminosos por el campus universitario para orar por la visita del Papa y sus intenciones.

También se leerán citas de algunos escritos del pontífice mientras los estudiantes meditan cada misterio. El miércoles tendrá lugar también la adoración nocturna de la Eucaristía, con estudiantes que se comprometen a adorar una hora durante la noche.

Sobre la reacción de los estudiantes no católicos al acontecimiento, Keller dijo que también se han unido a la expectación.

«La visita del Papa ha creado una especie de unión entre los estudiantes. Incluso los que no son católicos se implican. También ha impulsado la fe de los que son católicos, mientras también consiguiendo que nosotros leyéramos más los escritos del Papa».

En la Casa Blanca, donde el pontífice será recibido por el presidente George Bush el miércoles, las cosas también están un poco cambiadas. En el edificio de la oficina Eisenhower hay varias banderas papales junto con las banderas americanas.

Helena Metzger del Centro de Información Católico (CIC), donde está la librería y la capilla que ofrece misa más cercana a la Casa Blanca, informa que se vendieron enseguida las tarjetas de oración para el evento en sólo tres días.

«Las personas realmente están buscando algo para conmemorar el acontecimiento. No quieren simplemente algo con la cara del Papa, sino que quieren algo específico de este acto como recuerdo».

«Muchos piensan que éste podría ser el único momento en el que podrán verlo en los Estados Unidos, especialmente ahora que cumple 81 años», dijo Metzger.

El Padre Santo celebra su cumpleaños mientras está en los Estados Unidos, el miércoles.

Para muchos religiosos contemplativos que no podrán estar en Washington y Nueva York, el arzobispo Pietro Sambi, nuncio apostólico en los Estados Unidos, ha pedido que cada comunidad ore para un evento particular durante la visita de cinco días.

El Carmelo de Maria Regina en Eugene, Oregón, ha comunicado que su comunidad ha decidido que cada hermana tomaría un acontecimiento o dos para orar durante cada día, mientras ofrecerán sus oraciones y sacrificios para la visita del Papa.

«De esta manera, cubrimos todos los eventos con nuestras oraciones», ha dicho la madre Elizabeth, superiora de la comunidad. «Estamos muy entusiasmadas para poder contribuir desde tan lejos».

Se�ale aqu� para compartir esta noticia con un amigo(a).


Regresar a Noticias