17-Mayo-2004 -- ACI Prensa Servicios de Noticias

Share |

CARIDAD DEBE MARCAR OPOSICIÓN A UNIONES HOMOSEXUALES, EXPLICA ARZOBISPO

WASHINGTON DC, 17 May. 04 (ACI).- El Arzobispo de Boston, Mons. Sean O'Malley, expresó su “profunda tristeza” por la aprobación de “matrimonios homosexuales” en el estado de Massachusetts y pidió a los católicos “no reaccionar con críticas o amargura ante ningún grupo de personas” pues “la caridad debe marcarnos como personas de Dios y guiar nuestras acciones”.

El Prelado explicó que “los católicos seguimos comprometidos con la verdad del matrimonio como una exclusiva unión entre hombre y mujer, una unión que es la base y fundamentos de la familia y de la sociedad. Nuestra postura por defender el matrimonio está motivada por una profunda convicción sobre el bien común de todos los ciudadanos”.

“El matrimonio tiene beneficios especiales y protecciones de la ley por ser la institución que se encarga de la procreación y la crianza de los hijos. La creación del derecho de matrimonios homosexuales al final no fortalecerá la institución del matrimonio en nuestra sociedad, sino que la debilitará mientras el matrimonio se convierta en una opción más de estilo de vida entre muchas otras”, resaltó el Arzobispo.

“Nuestra esperanza –continuó– es que en un futuro cercano nuestros legisladores ratifiquen leyes que protejan el beneficio exclusivo a la sociedad que la unión matrimonial otorga y el bien que esta unión produce en los niños”.

El Arzobispo añadió que “al mismo tiempo, recuerdo a todos los católicos que nuestra tristeza por lo que ha pasado no debe llevarnos a la amargura o crítica de ningún grupo de personas, especialmente de nuestros hermanos y hermanas homosexuales. Nuestro llamado como discípulos de Cristo y construir una civilización del amor”.

“Debemos ver a cada persona como un irremplazable regalo de Dios. Cada vez que rezamos la oración del Señor decimos ‘Padre nuestro’, recordando que como hijos de Dios somos todos hermanos y hermanas. Esto no significa que debemos aprobar cualquier opinión o aceptar cualquier conducta, pero significa que debemos preocuparnos por cada uno, preocuparnos del bienestar de los demás, espiritual como material”.

“Como en todo, la caridad debe marcarnos como personas de Dios y guiar nuestras acciones”, concluyó el Prelado.

Se�ale aqu� para compartir esta noticia con un amigo(a).


Regresar a Noticias