Preguntas Católicas
No Quiero Perder la Fe y la Esperanza en Dios.
Question from Eduardo on 07-06-2013:

Fr. Luis Rodriguez, Soy un chico de 15 de la Ciudad de Corrientes(Argentina), mi nombre es Eduardo, y sé que no es su labor leer esta clase de mensajes pero sinceramente necesito ayuda espiritual porque no quiero alejarme de Dios por los problemas que se me presentan a diario en mi vida. Miré en los últimos años en mi casa ya no hay paz, no podemos en familia compartir un almuerzo porque solamente hay peleas; yo ahora me encuentro operado de la cabeza por un accidente que sufrí cuando tenia dos años y realmente me afecta ver que la situación de mi familia no mejora aunque dedico un poco de tiempo a la oración diario a la Virgen y a Dios. Tan solo quiero que usted o algún sacerdote pueda recomendarme algo para no dejar de creer en Dios; yo lo amo con todo mi corazón e incluso muchas veces siento su llamado pero el mundo de afuera me oprime tanto que oscurece todo alrededor y apaga a la voz mas cálida que jamás eh escuchado. Disculpe las molestias que le eh ocasionado pero por favor sepa entender mi desesperación y si algún tuviera un tiempo, le prometo estaré esperando su respuesta. Muchas gracias y no tengo como agradecer lo que hiciera por mi pero Dios se encargará de recompensarlo con sus Dones Celestiales. Así sea.

Answer by Fr. Luis Rodriguez on 07-13-2013:

Eduardo. Todos tenemos problemas. La pregunta debe surgir en nosotros si de veras o no creemos en Dios. No es culpa de Dios que tu familia sea tan desunida. Y debes seguir en el camino de Dios aunque los demás no lo hagan. Tu salvación depende de tus esfuerzos en ponder toda tu confianza en el Señor hasta el día que puedas vivir en tu propia casa. No te puedes preocupar en este momento por lo que no hacen los demás, incluyendo tu mamá y papá. Lo que debes hacer por ellos es orar mucho y entregárselos todos a Dios. En este momento debes pensar que eres un joven con muchas potencias y un futuro que vas descubriendo día tras día. Por eso debes identificar tus sueños y anhelos, o sea, ¿qué deseas hacer con tu vida? ¿Que tal si te haces consejero familiar? De ese modo podrás ayudar a otros que sufren lo mismo. Siempre se nos hace más facil aconsejar a otros que pedir que cambien los que son de nuestra familia. No abandones la oración y sigue desarrollando la devoción a la Virgencita, tu madre. Pídele que tome de la mano a cada uno de los tuyos y los conduzca a Jesús. Por el momento ten paciencia. Confía en el poder de Dios y si los demás te ven feliz en el Señor poco a poco buscarán de El.

COPYRIGHT 2002

www.ewtn.com