lujuria y castidad
Pregunta hecha por Mariana el día 10/21/2012:

Hola Padre Hace poco acudí a una fiesta y los acercamientos que tuve con uno de los presentes atentaron y perjudicaron mi castidad. Nunca lo había hecho más no deseo volverlo a hacer nunca y me siento triste por haber herido a Jesús de esa manera; sin embargo no se por dónde empezar, ¿está mal si acudo a confesarme cuanto antes o debo de esperar cierto periodo de tiempo? ¿ Que debo de decirle a la otra persona, que como yo se arrepiente de lo que hicimos? ¿Que acciones puedo hacer para purificar mi alma de ese pecado?

Gracias.

Respuesta por Fr. Luis Rodriguez el día 11/15/2012:

En todo caso que conlleve el pecado mortal el cliente debe acudir cuanto antes a confesarse primero. Y con los consejos del sacerdote debe cambiar de amistad, dejar de frecuentar los lugares en donde se acerque al pecado. Anímale a que se confiese también pero tu simplemente se lo indicarás pues a nadie podemos obligar a confesarse. La purificación de tu alma viene del amor que le tienes a tu Señor porque sobre este amor el Señor puede construir tu edificio interior con más virtud y disciplina. Te lo prometo que no volverás a caer tan facilmente pues ya conoces el desfraude que siente uno cuando se peca gravemente.

COPYRIGHT 2014

Señale aquí para enviarle esta respuesta a un amigo




Regresar a la lista de preguntas.