Sabiduría  2: 1, 12 - 22
1 Porque se dicen discurriendo desacertadamente: «Corta es y triste nuestra vida; no hay remedio en la muerte del hombre ni se sabe de nadie que haya vuelto del Hades.
12 Tendamos lazos al justo, que nos fastidia, se enfrenta a nuestro modo de obrar, nos echa en cara faltas contra la Ley y nos culpa de faltas contra nuestra educación.
13 Se gloría de tener el conocimiento de Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor.
14 Es un reproche de nuestros criterios, su sola presencia nos es insufrible,
15 lleva una vida distinta de todas y sus caminos son extraños.
16 Nos tiene por bastardos, se aparta de nuestros caminos como de impurezas; proclama dichosa la suerte final de los justos y se ufana de tener a Dios por padre.
17 Veamos si sus palabras son verdaderas, examinemos lo que pasará en su tránsito.
18 Pues si el justo es hijo de Dios, él le asistirá y le librará de las manos de sus enemigos.
19 Sometámosle al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza.
20 Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará.»
21 Así discurren, pero se equivocan; los ciega su maldad;
22 no conocen los secretos de Dios, no esperan recompensa por la santidad ni creen en el premio de las almas intachables.

EWTN