Eclesiástico  27: 30
30 Rencor e ira son también abominables, esa es la propiedad del pecador.

EWTN