Salmo  66: 8 - 9, 16 - 17, 20
8 Pueblos, bendecid a nuestro Dios, haced que se oiga la voz de su alabanza,
9 él, que devuelve nuestra alma a la vida, y no deja que vacilen nuestros pies.
16 Venid a oír y os contaré, vosotros todos los que teméis a Dios, lo que él ha hecho por mí.
17 A él gritó mi boca, la alabanza ya en mi lengua.
20 ¡Bendito sea Dios, que no ha rechazado mi oración ni su amor me ha retirado!

EWTN