Salmo  59: 2 - 4, 10 - 11, 17 - 18
2 ¡Líbrame de mis enemigos, oh Dios mío, de mis agresores protégeme,
3 líbrame de los agentes de mal, de los hombres sanguinarios sálvame!
4 Mira que acechan a mi alma, poderosos se conjuran contra mí; sin rebeldía ni pecado en mí, Yahveh,
10 Oh fuerza mía, hacia ti miro. Pues es Dios mi ciudadela,
11 el Dios de mi amor viene a mi encuentro. Dios me hará desafiar a los que me asechan.
17 Yo, en cambio, cantaré tu fuerza, aclamaré tu amor a la mañana; pues tú has sido para mí una ciudadela, un refugio en el día de mi angustia.
18 Oh fuerza mía, para ti salmodiaré, pues es Dios mi ciudadela, el Dios de mi amor.

EWTN