Salmo  49: 6 - 10, 17 - 20
6 ¿Por qué temer en días de desgracia cuando me cerca la malicia de los que me hostigan,
7 los que ponen su confianza en su fortuna, y se glorían de su gran riqueza?
8 ¡Si nadie puede redimirse ni pagar a Dios por su rescate!;
9 es muy cara la redención de su alma, y siempre faltará,
10 para que viva aún y nunca vea la fosa.
17 No temas cuando el hombre se enriquece, cuando crece el boato de su casa.
18 Que a su muerte, nada ha de llevarse, su boato no bajará con él.
19 Aunque en vida se bendecía a sí mismo - te alaban, porque te has tratado bien -,
20 irá a unirse a la estirpe de sus padres, que nunca ya verán la luz.

EWTN