Salmo  49: 2 - 3, 6 - 11
2 ¡Oídlo, pueblos todos, escuchad, habitantes todos de la tierra,
3 hijos de Adán, así como hijos de hombre, ricos y pobres a la vez!
6 ¿Por qué temer en días de desgracia cuando me cerca la malicia de los que me hostigan,
7 los que ponen su confianza en su fortuna, y se glorían de su gran riqueza?
8 ¡Si nadie puede redimirse ni pagar a Dios por su rescate!;
9 es muy cara la redención de su alma, y siempre faltará,
10 para que viva aún y nunca vea la fosa.
11 Se ve, en cambio, fenecer a los sabios, perecer a la par necio y estúpido, y dejar para otros sus riquezas.

EWTN