Salmo  47: 2 - 7
2 ¡Pueblos todos, batid palmas, aclamad a Dios con gritos de alegría!
3 Porque Yahveh, el Altísimo, es terrible, Rey grande sobre la tierra toda.
4 El somete a nuestro yugo los pueblos, y a las gentes bajo nuestros pies;
5 él nos escoge nuestra herencia, orgullo de Jacob, su amado.
6 Sube Dios entre aclamaciones, Yahveh al clangor de la trompeta:
7 ¡salmodiad para nuestro Dios, salmodiad, salmodiad para nuestro Rey, salmodiad!

EWTN