Salmo  31: 2, 6, 12 - 13, 15 - 17, 25
2 En ti, Yahveh, me cobijo, ¡oh, no sea confundido jamás! ¡Recóbrame por tu justicia, líbrame,
6 en tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas. Dios de verdad,
12 De todos mis opresores me he hecho el oprobio; asco soy de mis vecinos, espanto de mis familiares. Los que me ven en la calle huyen lejos de mí;
13 dejado estoy de la memoria como un muerto, como un objeto de desecho.
15 Mas yo confío en ti, Yahveh, me digo: «¡Tú eres mi Dios!»
16 Está en tus manos mi destino, líbrame de las manos de mis enemigos y perseguidores;
17 haz que alumbre a tu siervo tu semblante, ¡sálvame, por tu amor!
25 ¡Valor, que vuestro corazón se afirme, vosotros todos que esperáis en Yahveh!

EWTN