Salmo  119: 29, 72, 89, 101, 104, 163
29 Aléjame del camino de mentira, y dame la gracia de tu ley,
72 Un bien para mí la ley de tu boca, más que miles de oro y plata.
89 Para siempre, Yahveh, tu palabra, firme está en los cielos.
101 Retraigo mis pasos de toda mala senda para guardar tu palabra.
104 Por tus ordenanzas cobro inteligencia, por eso odio toda senda de mentira.
163 La mentira detesto y abomino, amo tu ley.

EWTN