Salmo  119: 165, 168, 171 - 172, 174 - 175
165 Mucha es la paz de los que aman tu ley, no hay tropiezo para ellos.
168 Guardo tus ordenanzas y dictámenes que ante ti están todos mis caminos.
171 Mis labios proclaman tu alabanza, pues tú me enseñas tus preceptos.
172 Mi lengua repita tu promesa, pues todos tus mandamientos son justicia.
174 Anhelo tu salvación, Yahveh, tu ley hace mis delicias.
175 Viva mi alma para alabarte, y ayúdenme tus juicios.

EWTN