Salmo  103: 1 - 4, 8, 10, 12 - 13
1 De David. Bendice a Yahveh, alma mía, del fondo de mi ser, su santo nombre,
2 bendice a Yahveh, alma mía, no olvides sus muchos beneficios.
3 El, que todas tus culpas perdona, que cura todas tus dolencias,
4 rescata tu vida de la fosa, te corona de amor y de ternura,
8 Clemente y compasivo es Yahveh, tardo a la cólera y lleno de amor;
10 no nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas.
12 tan lejos como está el oriente del ocaso aleja él de nosotros nuestras rebeldías.
13 Cual la ternura de un padre para con sus hijos, así de tierno es Yahveh para quienes le temen;

EWTN