Mateo  8: 18 - 22
18 Viéndose Jesús rodeado de la muchedumbre, mandó pasar a la otra orilla.
19 Y un escriba se acercó y le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas.»
20 Dícele Jesús: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
21 Otro de los discípulos le dijo: «Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre.»
22 Dícele Jesús: «Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.»

EWTN