Hebreos  2: 14 - 18
14 Por tanto, así como los hijos participan de la sangre y de la carne, así también participó él de las mismas, para aniquilar mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al Diablo,
15 y libertar a cuantos, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud.
16 Porque, ciertamente, no se ocupa de los ángeles, sino de la descendencia de Abraham.
17 Por eso tuvo que asemejarse en todo a sus hermanos, para ser misericordioso y Sumo Sacerdote fiel en lo que toca a Dios, en orden a expiar los pecados del pueblo.
18 Pues, habiendo sido probado en el sufrimiento, puede ayudar a los que se ven probados.

EWTN