Baruc  3: 9 - 15, 32 - 38
9 Escucha, Israel, los mandamientos de vida, tiende tu oído para conocer la prudencia.
10 ¿Por qué, Israel, por qué estás en país de enemigos, has envejecido en un país extraño,
11 te has contaminado con cadáveres, contado entre los que bajan al seol?
12 ¡Es que abandonaste la fuente de la sabiduría!
13 Si hubieras andado por el camino de Dios, habrías vivido en paz eternamente.
14 Aprende dónde está la prudencia, dónde la fuerza, dónde la inteligencia, para saber al mismo tiempo dónde está la longevidad y la vida, dónde la luz de los ojos y la paz.
15 Pero ¿quién ha encontrado su mansión, quién ha entrado en sus tesoros?
32 Pero el que todo lo sabe la conoce, con su inteligencia la escrutó, el que dispuso la tierra para siempre y la llenó de animales cuadrúpedos,
33 el que envía la luz, y ella va, el que llama, y temblorosa le obedece;
34 brillan los astros en su puesto de guardia llenos de alegría,
35 los llama él y dicen: ¡Aquí estamos!, y brillan alegres para su Hacedor.
36 Este es nuestro Dios, ningún otro es comparable a él.
37 El descubrió el camino entero de la ciencia, y se lo enseñó a su siervo Jacob, y a Israel su amado.
38 Después apareció ella en la tierra, y entre los hombres convivió.

EWTN