Temas en  General


PENA DE MUERTE - POSICION DEL PAPA

La enseñanza de al Iglesia, no ha cambiado, ni el Papa ha dicho que lo ha hecho. El Catecismo y el Papa afirman que el estado tiene el derecho de aplicar la pena de muerte. Las naciones tienen derecho a una guerra justa y los individuos tienen derecho a su auto-defensa. ¿Quiere esto decir que algunos o todos los usos de la violencia para uno defenderse ante un criminal, o una nación criminal, están justificados ? No, y la mayoría de las personas así lo entienden.

Para ser bueno cada acto moral tiene que cumplir tres requisitos :

1) El acto de por sí mismo debe ser bueno.

2) La intención del que lo comete debe ser buena.

3) Las circunstancias deben ser apropiadas.

1. La pena capital es un derecho del estado. Este es el principio que enseña la Iglesia. El Papa no lo niega, pero ni Santo Tomás ni ningún texto del Magisterio presume que esto otorga al estado un derecho ilimitado para hacer leyes capitales y ejecutarlas. Es inherente a una ley de pena de muerte justa, que exista una proporción entre tomar la vida del criminal y el beneficio esperado al bien común. Una ley por ejemplo, que no toma en cuenta factores como el arrepentimiento y la edad mental entre otros es injusta. Los estados han ejecutado a retrasados mentales, que no se pueden concebir como un peligro futuro a la sociedad, y en una caso una mujer cuya evidente conversión hasta fué admitida por el mismo estado. Dice el Catecismo de la Iglesia Católica :

2266 La preservación del bien común de la sociedad, exige colocar al agresor en estado de no poder causar perjuicio. Por este motivo la enseñanza tradicional de la Iglesia ha reconocido el justo fundamento del derecho y deber de la legítima autoridad pública, para aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito, sin excluir en casos de extrema gravedad, el recurso de la pena de muerte.

2. Intención. El motivo del estado es bueno si sigue una ley justa, o sea, su decisión se encuentra motivada por los requisitos del bien común y no por motivo de venganza. Esto no es usualmente un problema del estado, aunque algunos oficiales lo evidencian, pero es claramente la mentalidad del público, un hecho que cada ejecución trae a flote.

3. Circunstancias. Hay por supuesto circunstancias individuales relativas a cada caso capital específico, que como mencionado, una ley justa toma en cuenta. Aquí me gustaría tomar en consideración ciertas circunstancias generales. El Papa ha mencionado que en los paises desarrollados, existe la posibilidad de encarcelar los criminales de por vida, evitando definitivamente cualquier peligro a la sociedad. El Catecismo dice en el Parrafo 2267,

Si los medios incruentos bastan para defender las vidas humanas contra el agresor y para proteger de él el orden público y la seguridad de las personas, en tal caso la autoridad se limitará a emplear solo esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana.

Otra circunstancia y una relacionada con “ las condiciones concretas del bien común “ es la naturaleza de nuestra sociedad. Nos hemos convertido en la cultura de la muerte. La pregunta que surge realmente, es si tenemos leyes justas y si podemos ejecutar aquellas que tenemos justamente.El aborto ha logrado una horrible corrupción en nuestra nación, por la cual estamos comenzando a pagar el precio, no solamente en violencia demoníaca sino en “ corruptio mentis “ ( corrupción de la mente y del corazón ) de la gente en general. Esto se manifiesta en el mal funcionamiento de la justicia, por la policía, los jurados, los abogados acusadores y los jueces a todos los niveles del sistema judicial. En la Iglesia primitiva existía una situación similar. Durante el tiempo de la Roma pagana, los Católicos no podían ocupar puestos militares ni públicos si eran obligados a juzgar crímenes capitales o ejecutar la pena de muerte. Solo después que la Iglesia fué legalizada y el estado influenciado por sus enseñanzas, se les permitió a los Católicos asumir puestos públicos. Cuando el estado se vió menos influenciado por la verdad, los Católicos se encontraron de nuevo de regreso al dilema de los Cristianos primitivos.Pero, aunque el estado puede tener el derecho, siendo respetados todos los demás derechos, de ejecutar a un criminal, también tiene la psibilidad de la misericordia. Si el mayor bien de la sociedad se protege adecuadamente, entonces la Iglesia pide la misericordia, para que el respeto debido a cada vida sea restaurado y para que los no convertidos se conviertan y salven sus almas. El Papa concluye en Evangelium Vitae ;

Hoy de hecho, como una consecuencia a las posibilidades que tiene el estado de prevenir los crímenes efectivamente, al colocar a uno que ha cometido una ofensa en situación de no hacer más daño, sin quitar de el definitivamewnte la posibilidad de expiar su culpa, los casos en que la ejecución del culpable es una absoluta necesidad son “ muy raros si no prácticamente inexistentes”. ( EV 56 )

Así, que; ¿está el Papa cambiando las enseñanzas de la Iglesia argumentando en contra de la pena de muerte ? Absolutamente no ! De hecho, sería en contra de las enseñanzas de la Iglesia, el decir que la pena capital es per se inmoral, como algunos dicen. Sin embargo, el Papa dice que las condiciones de la sociedad moderna argumentan en su contra solamente en casos muy especiales. Es simplemente cada vez más difícil argumentar que un caso particular de pena de muerte es circunstancialmente necesario ( el tercer elemento de un buen acto moral ). El Papa NO está sustituyendo su juicio por la prudencia política de aquellos que tienen que tomar decisiones sobre cuando usar la pena capital. El está enseñando principios y haciendo una evaluación general sobre circunstancias modernas. Por último, los laicos que son responsables por estos juicios en la sociedad política lo deben hacer en cada acto individual. En esto, tienen de todas maneras una gran obligación de aplicar todos los principios enseñados por la Iglesia a los casos que se le presentan, porque tomar una vida humana siempre es materia grave, si se hace injustamente.

--------------------------------------------------------------------------------------

 

Respuesta por : Colin B. Donovan, STL

 

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad