Preguntas más frecuentes sobre
la Santa Misa y la Liturgia


COMUNION - RECEPCION

¿Quién la puede recibir? Desde el comienzo de la Iglesia, el recibir la comunión está reservado para aquellos que creen en la doctrina de la Iglesia, de que la comunión es la Sangre y el Cuerpo de Cristo y además están en unión con ella y se encuentran en estado de gracia.

San Ignacio de Antioquía escribió cerca de 107 DC a la Iglesia de Esmirna;

Ellos ( los que se están en error en estos días ) se abstienen de la Eucaristía y de la oración, porque no confiesan que la Eucaristía es la Carne de nuestro Salvador Jesucristo, Carne que sufrió por nuestros pecados y que el Padre en su bondad, resucitó.....Dondequiera se encuentre el Obispo, permitan que esté el pueblo; de la misma manera que donde esté Jesucristo ahí está la Iglesia Católica.

La legislación actual de la Iglesia mantiene estas consideraciones :

Canon 844

1. Los ministros católicos administran los sacramentos lícitamente sólo a los fieles católicos, los cuales, a su vez, sólo los reciben lícitamente de los ministros católicos, salvo lo establecido en los # 2,3 y 4 de este canon, y en el can. 861, # 2.

2. En caso de necesidad, o cuando lo aconseje una verdadera utilidad espiritual, y con tal de que se evite el peligro de error o de indiferentismo, está permitido a los fieles a quienes resulte física o moralmente imposible acudir a un ministro católico recibir los sacramentos de la penitencia, Eucaristía y unción de los enfermos de aquellos ministros no católicos en cuya Iglesia son válidos estos sacramentos.

3. Los ministros católicos administran lícitamente los sacramentos de la penitencia, Eucaristía y unción de los enfermos a los miembros de Iglesias orientales que no están en comunión plena con la Iglesia católica, si los piden espontáneamente y están bien dispuestos; y esta norma vale también respecto a los miembros de otras Iglesias que, a juicio de la Sede Apostólica se encuentran en igual condición que las citadas Iglesias orientales, por lo que que se refiere a los sacramentos.

4. Si hay peligro de muerte o, a juicio del Obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, urge otra necesidad grave, los ministros católicos pueden administrar lícitamente esos mismos sacramentos también a los demás cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia católica, cuando éstos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad, y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la fé católica respecto a esos sacramentos y estén bien dispuestos.

5. Para los casos exceptuados en los # 2,3 y 4 el Obispo diocesano o la Conferencia Episcopal no deben dar normas generales sin haber consultado a la autoridad, por lo menos local, de la Iglesia o comunidad no católica de que se trate..

Bueno, con las excepciones especiales mencionadas por la Ley de la Iglesia, solamente los católicos pueden recibir la Sagrada Comunión. Los Católicos así mismo, solamente pueden recibir la Comunión en aquellas Iglesias que tienen Sacramentos válidos, como las Iglesias Ortodoxas, la Iglesia Nacional Polaca y algunas otras. No califican ni las Iglesias Anglicanas, Episcopales, Luteranas u otras Protestantes.

Estado de Gracia. Según San Pablo en su carta a los Corintios, se debe recibir la comunión después de hacer un examen de conciencia. Es un requisito para recibir la comunión correctamente, de lo contrario la comunión no logra el efecto deseado de unión con el Señor. Por esto, para nuestro bien y por respeto a nuestro Señor, la Iglesia nos obliga a estar en estado de gracia para recibir la comunión. Se debe observar, que algunos católicos tienen el concepto equivocado de que no pueden comulgar sin haberse confesado. Esto es incorrecto. La Teología de la Iglesia y sus Leyes obligan a confesarse SOLAMENTE cuando se está en pecado mortal. La confesión por devoción, es fuertemente recomendada. Pero dos errores deben de evitarse, el liberalismo y el rigorismo.

1 Cor. 11:27-29

Por tanto, si alguien come el pan y bebe de la copa del Señor indignamente, peca contra el Cuerpo y la Sangre del Señor. Por eso, que cada uno examine su conciencia antes de comer del pan y beber de la copa. De otra manera, come y bebe su propia condenación, al no reconocer el Cuerpo.

Canon 916. Quien tenga conciencia de hallarse en pecado grave, no celebre la Misa ni comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión sacramental, a no ser que concurra un motivo grave y no haya oportunidad de confesarse; y, en este caso, tenga presente que está obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el propósito de confesarse cuanto antes. ( Este es un permiso excepcional que debe ser entendido propiamente. Se requiere un impedimento moral o físico que impida la Confesión y tener una necesidad de recibir la Comunión ).

Canon 988.

1. El fiel está obligado a confesar según su especie y número todos los pecados graves cometidos después del bautismo y aún no perdonados directamente por la potestad de las llaves de la Iglesia ni acusados en confesión individual, de los cuales tenga conciencia después de un examen diligente.

2. Se recomienda a los fieles que confesen también los pecados veniales.

Con que frecuencia . Como indican las Leyes de la Iglesia, los fieles son motivados a recibir la Comunión cada vez que van a Misa, pero no más de dos veces al día ( excepto en peligro de muerte ). Esta pauta, comienza con San Pio X con la disminución de edad para la Primera Comunión y la motivación de recibir la Comunión con frecuencia. Esto enfatiza nuestra necesidad de profundizar nuestra unión con Cristo. Esta unión es el antídoto para los males de nuestro tiempo.

Canon 918

Se aconseja encarecidamente que los fieles reciban la sagrada comunión dentro de la celebración eucarística; sin embargo, cuando lo pidan con causa justa, se les debe administrar la comunión fuera de la Misa, observando los ritos litúrgicos.

Canon 917

Quién ya ha recibido la santísima Eucaristía puede de nuevo recibirla el mismo día solamente dentro de la celebración eucarística en la que participe, quedando a salvo lo que prescribe el ca. 921, # 2. ( La Santa Sede ha explicado que " recibirla de nuevo ", significa por segunda vez, pero no más. El canon 921 trata de casos en peligro de muerte.)

 

--------------------------------------------------------------------------------------

 

Respuesta por : Colin B. Donovan, STL

 

 

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad