Temas en  General


CELIBATO DE LOS SACERDOTES

Hasta la venida de Cristo ( Mt 19:12), y después San Pablo (1Cor 7:32-35), el único estado de vida conocido era el matrimonio. Los rabinos (maestros) enseñaban, que el hombre era solo medio hombre si no se casaba a los 20 años. Pero ya desde el Antiguo Testamento algunos hombres como Elías y Jeremías prefirieron ser célibes. En los tiempos de Jesús los rabinos hablaban de la posibilidad de casarse con la "Torah", esto quería decir dedicarle toda su vida al estudio de la Palabra.

San Pablo fué uno que así lo hizo antes y después de su conversión. Jesús es por supuesto LA PALABRA y por lo tanto infinitamente más digno de la total dedicación que la palabra escrita.

No nos debe entonces sorprender, que Jesús hablara de que algunos permanecieran celibes (eunucos), por amor al Reino de los Cielos (Mt 19:12). San Pablo no solo continuó su celibato desde antes de convertirse en Cristiano, sino que lo recomendó para aquellos dedicados a servir a Dios en este mundo(1Cor. 7:7,17, 32-35). El se dirigía a una audiencia en general y no la obliga a ello. Pero observen lo que menciona en el versículo 17 " Fuera de esto, cada uno se desenvuelva en la condición en que lo puso el Señor, tal como lo encontró el llamado de Dios. Así lo ordeno yo en todas las Iglesias". Esto coincide con lo dicho por Jesús, de seguir la vocación dada por Dios, ya sea el celibato ( Mt 19:12) o el matrimonio ( v. 11 ).

Jesús dijo, que si uno puede aceptar el celibato por el bien del Reino, debe hacerlo, y San Pablo escribió que ésta era la mejor manera para aquellos dedicados al Reino. Ambos vivieron esta total dedicación a la voluntad del Padre para la salvación de las almas. Debido a la mentalidad de la época, era difícil encontrar entre los paganos y judíos, candidatos con vocación para el sacerdocio, que no estuvieran casados. Solo con el establecimiento general del Cristianismo, donde la virginidad y el celibato eran honrados en la vida adulta, se encontraron candidatos célibes disponibles para las Ordenes Sagradas.

No causó por lo tanto sorpresa, que con el tiempo la Iglesia discerniera, que la gracia dada por Dios (El cual es el único que puede dar este regalo) del celibato, conjuntamente con el deseo de servir a Dios y a Su pueblo, era una indicación de la vocación al sacerdocio. ESTO no fué siempre impuesto por la Iglesia en todas partes, pero casi inmediatamente en la historia de la Iglesia encontramos que es muy recomendado y hasta exigido en algunos lugares. Los sacerdotes Católicos de Rito Latino por los últimos 1000 años han tenido que ser célibes, las Iglesias Católicas Orientales y las Ortodoxas ( no en unión con Roma ) no lo exigen. Sin embargo TODOS los OBISPOS, tanto en la Iglesia Católica como en la Ortodoxa TIENEN que ser célibes. Ellos representan a Cristo ante sus fieles en la Diócesis y la esposa de Cristo es la Iglesia ( Ef 5:21-33) y no algún otro. Así que es perfectamente apropiado que los Obispos no se casen nunca y de la misma manera tampoco los sacerdotes, aunque en algunas tradiciones se les permita previamente a la ordenación.

El hecho de que los Apóstoles eran casados, no desdice esta práctica, puesto que eran judíos y seguían las costumbres de su época, hasta que vino Cristo. La tradición atestigua de que se mantuvieron célibes después de seguir al Señor.

Con la gracia de la Redención, llegó la posibilidad del celibato y la virginidad, para gloria del Reino de Dios para muchos más, que algunos privilegiados. Es un regalo del ser para el Señor, ajustándose a aquellos cuya vocación es dedicarse al servicio de Dios y de su comunidad. Desgraciadamente es algo que al mundo, que no entiende el poder de Dios, le es difícil aceptar ahora, como le fué antes.

--------------------------------------------------------------------------------------

Respuesta por: Colin B. Donovan, STL

 

 

HOME - LO NUEVO NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO
BIBLIOTECA
- GALERÍA - AUDIO Y VÍDEO - GENERAL - DONACIONES

Condiciones de Uso    Política de Privacidad