Habla Jesús:

Si tienes algún familiar que necesita un favor, dirígeme por él o ella tus oraciones, que yo haré de tu familia un templo de amor y consuelo, y derramaré a manos llenas sobre tus familiares las gracias y auxilios que necesitan para ser felices en el tiempo y en la eternidad.
¿Y por mí? ¿No te sientes con deseos de mi gracia y amistad? ¿No quisieras hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos, a quienes amas tal vez mucho, pero que viven alejados de la religión o no la practican como debieran?
Soy dueño de los corazones y los llevo dulcemente, sin prejuicio de su libertad, hacia la santidad y el amor de Dios. Pero necesito personas que oren por ellos.
En el evangelio dejé esta promesa: "El Padre Celestial dará el buen espíritu a los que se lo pidan". Pídeme para tus familiares ese buen espíritu, ese acordarse de la eternidad que les espera, ese prepararse un buen tesoro en el cielo haciendo en esta vida muchísimas obras buenas y orando sin cesar.
Al trabajar por la salvación de los de tu familia y de otros, no olvides nunca la estupenda promesa del Profeta " Los que enseñen a otros a ser buenos, brillarán como estrellas por toda la eternidad".

Práctica: Entraré a un Templo y haré una breve oración.

 

Gozos


HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA -GALERÍA - GENERAL