EL BAUTISMO CATOLICO
Ken Guindon
INTRODUCCION

En mi última plática dije que los evangélicos no van a aceptar el bautismo católico si un católico quería hacerse miembro de su iglesia. Hemos profundizado las raíces del bautismo católico en el AT y visto que nuestro bautismo significa [es] un lavamiento del pecado y además fue realmente prefigurado en el AT. Los evangélicos nos afirman que el bautismo no lava nada porque es solamente un símbolo. Nos dicen que la la regeneración viene del Espíritu Santo cuando uno ha creído en Cristo.

Yo diría que este punto de vista no tiene fundamentos bíblicos. Los argumentos de los evangélicos no me convencen porque no caben ni con la Biblia, ni con los escritos de los Santos Padres. Por fin, los Padres son intérpretes importantes de la fe recibida de los apóstoles. En mi plática de hoy, quiero demostrar toda la importancia del bautismo para nosotros católicos. Quiero enseñarles porque yo, antiguo pastor bautista, regresé a la Iglesia católica después de haber estudiado el bautismo en el NT.

 

I. TODO COMIENZA CON CRISTO, PRIMERO EN TODO.

Cuando ves a Cristo, ¿qué ves? Yo veo al jefe de un gran ejército de creyentes. Veo al capitán de mi fe. Veo al autor de mi fe. Veo al gran pontífice, el sacerdote según el orden de Melquisedéc. Veo al más grande que Moisés. Veo al más grande que Josué, capitán de Israel. Veo al más grande que David, que Solomón, que Isaías, que todos los patriarcos y profetas y reyes de Israel. Veo a él que concluyó un nuevo pacto con su pueblo. Por medio de Cristo, Dios creó un nuevo Israel basado en el sacrifico del Cordero, Cristo. Finalmente, veo que Dios está creando un pueblo por su nombre. El primero en está nueva creación o pueblo es Cristo, mi amor, mi salvador.

Cristo tiene siempre el primer lugar en el plan de Dios. Miren. En Efesios está llamado: Cabeza suprema de la Iglesia (1:22) y piedra angular (2:20), Señor nuestro (3:11). En Colosenses San Pablo dice que Jesús es Primogénito, el Principio, y que estamos enraizados y edificados en él (2:7). ¿De qué importancia es en cuanto al bautismo?

Cabeza suprema y piedra angular nos dicen la misma cosa: Para nosotros católicos, todo empieza con Jesús. El es el primero, la cabeza. Si uno empieza la construcción de un muro, tiene que alinear todas la piedras o bloques sobre la primera piedra. En la Iglesia, que es el edificio de Dios, El Padre a puesto primero a Jesús, como piedra angular. La piedra angular, el jefe de nuestra iglesia fue bautizado en las aguas del Jordán. Pero si el bautismo cristiano limpia la impureza del alma, los evangélicos nos preguntan ¿Por qué fue bautizado Jesús?

San Juan el Bautistero no quiso bautizar a Jesús. Supo que el es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo." Que Jesús no tuvo ningún pecado. Que su corazón fue enteramente vuelto a su Padre. Por esta razón, dijo a Jesús, "Soy yo el que necesita ser bautizado por tí, ¿y tú vienes a mí?"

Buscamos aquí la razón del bautismo de Jesús. Se encuentra en tres cosas, primero en la respuesta de Cristo a San Juan: "Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia."

A. PRIMERA RAZON Si Jesús iba a construir su Iglesia de piedras vivientes, era conveniente que él diera el ejemplo en todo. Como fue la primera piedra, la piedra angular y el principio de la iglesia, quiso ser bautizado para abrir el camino, para dar el ejemplo. Si Jesús tuvo que ser bautizado para cumplir la justicia, cuanto más sería para sus discípulos. Recordemos que Jesús vivía bajo la Ley y cumpliaba toda la Ley. Aceptó todo lo requerido de parte de un Judio. Como Moisés y todo el pueblo israelita, Jesús pasó por las aguas del Jordán. Dio el ejemplo a sus discípulos.

B. SEGUNDA RAZON POR EL BAUTISMO DE JESUS "Y todos iban a San Juan para hacerse bautizado por él." Y San Juan supo que Jesús sería más grande que él, Juan, el más grande de todos los profetas de Dios, ¡el quiso ser bautizado por Jesús! Pero Jesús tuvo una idea diferente. Sabía lo que hacía. Estaba preparando un pueblo nuevo por su padre. Estaba construyendo las fundaciones de su Iglesia. Iba a mandar a sus discípulos a bautizar a las naciones. Pero luego, desde Pentecostés, todos los que recibirían el bautismo, recibirían al Espíritu Santo para ser regenerados, transformados para ser hijos de Dios por medio de este bautismo.

C. TERCERA RAZON POR EL BAUTISMO DE JESUS No solo Jesús fue bautizado, pero fue ungido por Dios porque empezaba un ministerio. En San Juan leemos: "Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que él sea manifestado a Israel." Y Juan dio testimonio diciendo: "He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre él. Y yo no les conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: Aquel sobre quien veas que baja al Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo. Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios." (Jn 1). Una ILUSTRACION. Tenemos dos elementos, diremos una espada y el fuego. Si ponemos la espada en el agua, no vamos a ver nada. Pero si pusiera la espada en el fuego, la espada se pone rojo con el calor, el fuego se ha unido a la espada. No ha quitado nada del fuego. Lo vemos como antes. Pero la espada tiene algo del fuego. Si entonces, ponemos la espada en el agua, vemos una reacción. La espada ahora hace una reacción sobre el agua, el agua hace ruidos y salta.

Cuando, Jesús, Dios, entró en el agua del Jordán y hubo lugar una transformación de las aguas, una purificación. Jesús, lleno del Espíritu Santo purificó y santificó las aguas para nosotros que lo seguiremos más tarde. Las aguas no han purificado a Jesús, pero fueron purificadas por Jesús. Y las aguas son purificados por el Espíritu Santo. Ahora las aguas nos purifican porque estamos unidos por el bautismo a Jesús. Lo más fuerte transforme lo menos fuerte. Véanse a las notas de la Biblia de Jerusalén. Sin la presencia del Espíritu con el agua no se pasará nada. El agua será siempre y solamente agua.

Jesús entró el primero. Es primero en todo. Nos mandó de entrar en el Reino de Dios por el agua y por el Espíritu Santo. Dijo: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios. El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios." (Jn 3:3,5).

Tenemos un testimonio muy bello de un Padre de la Iglesia, S. Gregorio Nacianceno, que dijo lo siguiente sobre el bautismo: "El bautismo es el más bello y magnífico de los dones de Dios... lo llamamos don, gracia unción, iluminación, vestidura de incorruptibilidad, baño de regeneración, sello y todo lo más precioso que hay. Don, porque es conferido a los que no aportan nada; gracia, porque es dado incluso a culpables; bautismo, porque el pecado es sepultado en el agua; unción, porque es sagrado y real (tales son los que son ungidos); iluminación, porque es luz resplandeciente; vestidura, porque cubre nuestra vergüenza; baño, porque lava; sello, porque nos guarda y es el signo de la soberanía de Dios."

Pero el evangélico no quiere saber nada de un sacramento. Quiere quedarse con símbolos. Me parece un poco como el Judío que no aceptó al Cordero de Dios, Jesús. Quería quedarse con las imágenes y figuras, los bueyes y las ovejas y pájaros como sacrificios. Nosotros debemos pasar adelante, dejando las ombras y figuras.

Hemos visto la importancia del agua en el plan de Dios y queremos obedecer como Naaman para ser limpiado de la lepra que es el pecado. ¿Qué es más difícil a Dios curar o perdonar? Esta fue la pregunta de Jesús a los fariseos. No seamos fariseos, escuchemos a Jesús. Nos dice: "En verdad: El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios." (Jn 3:3,5).

Como en el Génesis, el Espíritu está presente con el agua. El bautismo nos une a Cristo y nos da una vida nueva. El bautismo es la puerta de entrada en la familia de Jesús. Es la puerta de la Iglesia y nos hace miembros del Cuerpo de Jesús. Escucha al apóstol Pablo: "En un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu." (1 Cor 12:13).

 

II. FRENTE AL EJEMPLO DE CRISTO, DEBEMOS DECIR CON LOS QUE ESCUCHARON A PEDRO "¿QUE HEMOS DE HACER, HERMANOS?"

Todos los primeros cristianos fueron bautizados y supieron que el bautismo los purificó de sus pecados. Unos ejemplos claros:... Hech 2:38 "Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados: y recibiréis el don del Espíritu Santo."

41 "Los que acogieron su Palabra fueron bautizados ... tres mil almas."

22:16 Ananías, dijo a Pablo, "¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando su nombre."

Efesios 5:25-26 "Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra."

Tito 3:5-6 "El nos salvó, no por obras de justicia que hubiésemos hecho nosotros, sino según su misericordia, por medio del baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo que derramó sobre nosotros con largueza por medio de Jesucristo nuestro Señor."

No permiten, amigos, que les digan que nosotros no enseñamos la Palabra de Dios. Udes han escuchado muchos pasajes bíblicos en estas dos pláticas sobre el bautismo. El baño del agua, es el baño de regeneración. Claro, el agua es un signo del Espíritu Santo, pero recibimos al Espíritu Santo y somos regenerados como hijos de Dios en las aguas del bautismo cristiano.

San Pedro se sirvió de Noé y su familia para enseñarnos la necesidad del bautismo: "ocho personas, fueron salvados a través del agua; a ésta corresponde ahora el bautismo que os salva y que no consiste en quitar la suciedad del cuerpo, sino en pedir a Dios una buena conciencia." (1 P 3:20-21).

Nosotros Católicos hemos bebido al Manantial y hemos pasado por el diluvio. Gracia al Espíritu Santo, somos hijos y hijas de Dios. Por la gracia de Dios, esperamos continuar unidos a Jesús. Que Dios ayude a cada uno de ustedes de "FIJAR LOS OJOS EN JESUS, EL QUE INICIA Y CONSUMA LA FE." Heb. 12.


Texto de su mensaje radiofónico de la serie Fundamentalistas y Evangélicos. Vendido por Hombre Nuevo
El Monte, California
(800) 777-4547 o (818) 444-4442


Cortesía de:
Eternal Word Television Network
5817 Old Leeds Road
Irondale, AL 35210
www.ewtn.com


ESPAÑOL

HOME-EWTNews-FAITH-TELEVISION-RADIO-LIBRARY-GALLERY-CATALOGUE-GENERAL