Papa Juan Pablo II: Audiencia general de los miércoles

Miércoles 17 de Setiembre 1997

   

Queridos hermanas y hermanos:

María, invocada por los fieles como "Madre de Dios", "Madre de los fieles" o "Madre nuestra", ha sido llamada también por nuestro predecesor el Papa Pablo VI "Madre de la Iglesia". En efecto, por su asociación a la vida y obra de su Hijo, coopera a la instauración del Reino de Dios, que tiene su germen e inicio en la Iglesia (cf. LG, 5).

Este título refleja la profunda convicción de que María no sólo es la Madre de la persona de Cristo, sino también de todos los fieles. Aquella que es reconocida como madre de la salvación, de la vida y de la gracia, madre de los salvados y de los que peregrinan aún por esta vida, es proclamada a buen titulo "Madre de la Iglesia".

********

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española provenientes de España, México, Argentina, Venezuela y otros países Latinoamericanos. En particular a los estudiantes del Colegio Pío Latino Americano de Roma, así como a la Coral de Puebla. Saludo también al grupo de Jueces Federales argentinos. Que María haga descender sobre vosotros la dicha del Reino de Dios. A todos los Bendigo de corazón.

Muchas gracias.