Papa Juan Pablo II: Audiencia general de los miércoles

Miércoles 10 de Setiembre 1997

    

La Virgen María ha sido propuesta como modelo de la Iglesia en el ejercicio del culto, por su actitud de escucha y docilidad a la Palabra de Dios. Ella participó en las obras de su divino Hijo "meditándolas en su corazón" (Lc 2,19) y supo dirigirse al Señor para pedirle ayuda en diversos momentos, como hizo en las bodas de Caná o con los discípulos en el Cenáculo.

María culminó su total dedicación a Dios asociándose, mediante su entrega personal, al sacrificio de Cristo, especialmente a los pies de la Cruz. De este modo es modelo para todos los creyentes y una invitación viviente "para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo" (1 Pe 2,5).

*******

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en especial a las Hermanas Mercedarias de la Caridad, reunidas en Asamblea General, así como a los diversos grupos venidos de España, México, Uruguay, Argentina y Colombia. Saludo también a la tripulación del Buque Escuela "Gloria" de la Marina militar colombiana. Que el ejemplo de la Virgen María os ayude a participar más intensamente en el culto que la Iglesia ofrece a Dios. A todos os imparto con afecto la Bendición Apostólica. Muchas gracias