Papa Juan Pablo II: Audiencia general de los miércoles

Miércoles 13 de Agosto 1997

   

Queridos hermanos y hermanas:

El Concilio Vaticano II ve en la maternidad de María el modelo de la maternidad de la Iglesia. En efecto, siguiendo el ejemplo de la Virgen, la Iglesia realiza una fecunda maternidad espiritual.

Las dos madres -la Iglesia y María- son esenciales e inseparables en la vida cristiana. Se puede afirmar que la Iglesia, mediante la predicación de la Palabra y la administración de los sacramentos, ejerce una maternidad más objetiva, mientras que la Virgen representa una maternidad más interior, que se manifiesta sobre todo en la difusión de la gracia y en las relaciones personales.

*******

Dirijo ahora mi saludo a las personas y grupos de lengua española, en particular, a los fieles de la diócesis argentina de San Isidro y a los jóvenes latinoamericanos y españoles de paso por Roma en su camino hacia París, para participar en la próxima Jornada Mundial de la Juventud. Que la celebración de la cercana fiesta de la Asunción, tan arraigada en vuestros Países, favorezca una auténtica fraternidad entre todos los hijos e hijas de la Iglesia. Con gran afecto, os imparto de corazón la Bendición Apostólica.