Papa Juan Pablo II: Audiencia general de los miércoles

Miércoles 6 de Agosto 1997

   

Queridos hermanos y hermanas:

El Concilio Vaticano II afirma que la Santísima Virgen es tipo y modelo de la Iglesia. De este modo nos invita a reconocer en María la figura visible de la realidad espiritual de la Iglesia, y a ver en su maternidad inmaculada el anuncio de la maternidad virginal de la Iglesia.

La Virgen es tipo de la Iglesia, pero no como prefiguración imperfecta, sino como plenitud de la realidad espiritual anunciada. Así mismo, es modelo destacadísimo en la fe y en el amor, ya que su perfección supera la de los demás miembros de la Iglesia. En efecto, mirando a María, el creyente aprende a vivir en profunda comunión con Cristo, uniéndose a Él con fe viva, poniendo en Él su esperanza y amándolo con todo su ser.

*******

Con afecto saludo ahora a los peregrinos de lengua española. En particular, a las Religiosas Trinitarias, a los fieles de la Parroquia de San Juan Evangelista de Peralta (Navarra) y al Instituto de Ciencias Religiosas de Valencia, así como al resto de grupos venidos desde España, México, Bolivia y Argentina. Que María, figura de la Iglesia, os ayude a vivir cada día con mayor intensidad y compromiso vuestra vocación eclesial. Con estos deseos, imparto de corazón a todos la Bendición Apostólica.