Fórmula de la beatificación

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.


Nosotros, aceptando el deseo de nuestro hermano el cardenal Agostino Vallini,
nuestro Vicario General para la diócesis de Roma, de muchos otros hermanos
en el Episcopado y muchos de los fieles, después de haber tenido la opinión de la
Congregación para las Causas de los Santos, con nuestra autoridad apostólica
concedemos que el Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II, el Papa, a partir de
este momento puede ser llamado beato. Y que es posible celebrar su fiesta en los
lugares y según las normas establecidas por la ley, cada año el 22 de octubre.


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.


[Traducción de EWTN]