New Home Page Navigation Top
DISCURSOS - 19/8/2011

Encuentro con jóvenes profesores universitarios - Saludo del Cardenal Antonio María Rouco Varela

 

Querido Santo Padre:

 

Aquí tiene una brillante representación de los profesores universitarios jóvenes, dedicados a la docencia y a la investigación en Universidades Católicas de España y de otros muchos países de los cinco continentes, y en Universidades de iniciativa social y del Estado. Se han reunido en el recinto de esta venerable y hermosa Basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial para encontrarse con el Papa. La noticia de que el Santo Padre había querido incluir en el programa de actos de la JMJ en Madrid un encuentro con ellos !es la primera vez que sucede en la historia de las Jornadas! fue recibida en amplios y variados sectores de la vida universitaria, especialmente de España, con inusitado interés y con sentimientos de honda y filial gratitud para con el Papa. Saben de su preocupación por el presente y el futuro de una juventud que accede a la formación superior en la Universidad con unas expectativas profesionales y de concepción y de realización de sus proyectos de vida no siempre satisfechas y, no pocas veces, fallidas. El Papa conoce por dentro, desde los años más jóvenes de su vida, la institución universitaria y las vicisitudes de todo orden por las que ésta ha atravesado desde el final de la II Guerra Mundial hasta hoy mismo, tanto en "el viejo" como en "el nuevo mundo", en los países de Europa y de Sudamérica, "cunas de la Universidad", y en los de las demás regiones del planeta. Sin "profesores universitarios" con vocación decidida y sentida de servicio a la verdad !en el diálogo fe-razón, teología-filosofía-ciencia! será muy difícil llegar con la Buena Noticia de Jesucristo, Redentor del hombre, a la mente y al corazón de los jóvenes.

 

En este Monasterio, tan genialmente interpretado por Reinhold Schneider en su hermoso ensayo "Felipe II ¿Religión o Poder?" "Philipp II. Religion oder Macht?", se hace inevitable actualizar la memoria de un tiempo y de un espacio político, jurídico y cultural !la España de la segunda mitad del siglo XVI! donde el cultivo esmerado del pensamiento teológico y jurídico y su íntima relación con la ciencia y las artes de la época, en sus más bellas expresiones, se inspiraba en una actitud intelectual y espiritual caracterizada por la humildad del buscar en Dios, más concretamente, en la adoración a Jesucristo Sacramentado, en la Eucaristía, la fuente última de la verdad que salva al hombre y a la humanidad. No pocas son las sombras que cubren aquella época tan trascendental para la historia de España y del mundo; pero mucho mayores son sus luces. Santa Teresa de Jesús, la gran y genial Reformadora del Carmelo y Doctora de la Iglesia, de la cual se guardan en la Biblioteca de este Monasterio algunos de sus más famosos manuscritos, encarna como nadie ese prototipo extraordinario de andar por los caminos del Espíritu, por los que aquella sociedad y aquella Iglesia de la España del siglo XVI, la España del Siglo de Oro, se adentraba en búsqueda de la verdad.

 

Santo Padre: los jóvenes Profesores universitarios, que le han acogido con tanto calor y afecto, son muy conscientes de que la Palabra del Papa será para ellos, en estos momentos tan críticos de la humanidad, luz que les guiará en el desarrollo cristiano de su alta tarea intelectual y educativa, fieles a la vocación recibida y abiertos al don de la Sabiduría que viene del Espíritu Santo.

 

De corazón se lo agradecen y se lo agradecemos.

 

¡Gracias, muchas gracias, Santo Padre!