Top Left Image Programación
TV y Radio

Noticias
Titulares diarios

Mensajes
Homilías y discursos

Audio y video
Misas y eventos

Fotos
Galería de fotos

 

 

JMJ Calendario de Eventos
D
L
M
M
J
V
S
16

 

Noticias: Titulares diarios

Iglesia puede llenarse de esperanza por mundo del mañana

CIUDAD DEL VATICANO, 21 JUL 2008 (VIS).-Después del encuentro con los voluntarios de la JMJ en el Domain de Sydney, el Santo Padre se trasladó en automóvil al aeropuerto internacional, donde tuvo lugar la ceremonia de despedida.

 

  El Papa fue acogido por el Gobernador General, Michael Jeffery; el Primer Ministro, Kevin Rudd y por los representantes de la sociedad civil de Nuevo Gales del Sur. Entre las autoridades religiosas se encontraban el Presidente de la Conferencia Episcopal australiana, el arzobispo Philip Edward Wilson; el cardenal George Pell, arzobispo de Sydney y el obispo coordinador de la JMJ, monseñor Anthony Colin Fisher.

 

  Benedicto XVI dio las gracias por la hospitalidad recibida durante los días transcurridos en Australia, así como por la “calurosa bienvenida, a mí y a innumerables jóvenes peregrinos que han confluido aquí desde todos los rincones del mundo”.

 

  “En los días pasados -dijo-, los actores principales del escenario han sido, obviamente, los jóvenes. La Jornada Mundial de la Juventud les pertenece. Han sido los que han hecho de esta Jornada un acontecimiento eclesial de carácter global, una gran celebración de la juventud, de lo que significa ser Iglesia, el Pueblo de Dios en medio del mundo, unido en la fe y en el amor, y que el Espíritu ha hecho capaz de llevar el testimonio de Cristo resucitado hasta los confines de la tierra”.

 

  Recordando los días pasados, el Papa confesó que le había “impresionado mucho la visita a la tumba de Mary MacKillop”, y agradeció a las Hermanas de San José la oportunidad de orar en el Santuario de su co-fundadora. “Las estaciones del Via Crucis por las calles de Sydney -dijo- nos han recordado con vigor que Cristo nos ha amado “hasta el extremo” y que ha compartido nuestros sufrimientos para que nosotros pudiéramos compartir su gloria”.

 

  El Santo Padre señaló que el encuentro con los jóvenes en Darlinghurst fue “un momento de alegría y gran esperanza, un signo de que Cristo puede levantarnos de las situaciones más difíciles, restableciendo nuestra dignidad y permitiéndonos mirar adelante hacia un futuro mejor. El encuentro con los responsables ecuménicos e interreligiosos -continuó- se ha caracterizado por un espíritu de auténtica fraternidad y por un deseo profundo de mayor colaboración en el compromiso de edificar un mundo más justo y pacífico”.

 

  “Sin duda, los puntos culminantes de mi visita han sido los encuentros de Barangaroo y de la Cruz del Sur. Aquellas experiencias de oración, nuestra jubilosa celebración de la Eucaristía, han sido un testimonio elocuente de la obra vivificante del Espíritu Santo, presente y activo en el corazón de nuestros jóvenes. La Jornada Mundial de la Juventud nos ha mostrado -concluyó- que la Iglesia puede alegrarse de los jóvenes de hoy y llenarse de esperanza por el mundo del mañana”.

 

  Terminado el discurso, el Papa tomó el avión rumbo a Darwin, donde hizo una escala técnica en el aeropuerto para repostar carburante y prosiguió su viaje de regreso a Roma, donde está previsto que aterrice en el aeropuerto de Ciampino a las 23,00. El Santo Padre se trasladará desde allí a la residencia pontificia de Castelgandolfo.

Testigos directos de la alegría que se encuentra en la fe

CIUDAD DEL VATICANO, 21 JUL 2008 (VIS).-Esta mañana, después de dejar la Cathedral House, el Santo Padre se trasladó al parque Domain para saludar a doce mil voluntarios que han participado en la organización y desarrollo de la XXIII Jornada Mundial de la Juventud.

 

  "En estos días- dijo el Papa- hemos sido testigos directos de la alegría que encuentran en la propia fe tantos miles de jóvenes, y hemos podido expresar nuestra alabanza y nuestra gratitud a Dios por su bondad para con nosotros. Hemos podido comprobar el calor y la generosidad de la hospitalidad australiana y contemplar juntos el magnífico paisaje de este hermoso continente. Ha sido una semana realmente memorable".

 

  "Deseo agradeceros -prosiguió- la generosidad del tiempo y las energías empleadas para permitir el desarrollo sin percances de cada uno de los actos que hemos celebrado juntos. (...) Vuestros esfuerzos han preparado el terreno para que el Espíritu descendiera con fuerza, estableciendo vínculos de unidad y amistad entre los jóvenes provenientes de ambientes culturales muy diversos, y reforzando su amor por Cristo y por su Iglesia. En las multitudes que se han congregado aquí en Sydney hemos visto una manifestación elocuente de la unidad en la diversidad de la Iglesia universal, hemos tenido una visión en pequeño de la unidad de la familia humana que anhelamos. ¡Que estos jóvenes, con la fuerza del Espíritu, hagan de esta visión una realidad en el mundo del mañana!".

 

  Benedicto XVI se despidió de los voluntarios  afirmando que de vuelta a Roma llevaba consigo "como un tesoro la memoria de muchos acontecimientos llenos de gracia que hemos vivido juntos".

 

  "Rezo para que también vosotros llevéis en vuestra alma muchos recuerdos preciosos e intuiciones espirituales, de modo que regreséis a vuestras casas y a vuestras familias con ardor renovado para difundir el Evangelio de Jesucristo", concluyó el Santo Padre, exhortando a los jóvenes con estas palabras: "¡Con la fuerza del Espíritu, id ahora a renovar la faz de la tierra!".

 

  Finalizado su breve discurso el Santo Padre se desplazó en automóvil al aeropuerto internacional de Sydney donde le esperaban las autoridades políticas, civiles y religiosas de Australia para saludarle antes de que emprendiera el viaje de vuelta a Roma

El Papa se reúne con víctimas de abusos sexuales

CIUDAD DEL VATICANO, 21 JUL 2008 (VIS).-Hoy se hizo público un comunicado y una nota del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, S.I., sobre el encuentro de esta mañana del Papa con víctimas de abusos sexuales por parte del clero.

 

  "Como expresión de su solicitud pastoral por quienes han sufrido abusos por parte del clero, Su Santidad Benedicto XVI -se lee en el comunicado- celebró hoy una Santa Misa en presencia de un grupo representativo de víctimas. El Papa les escuchó y les brindó consuelo. Asegurando su cercanía espiritual, les prometió continuar rezando por ellos, por sus familias y por todas las víctimas. Con este gesto paternal, el Santo Padre ha querido demostrar una vez mas su preocupación por todos aquellos que han sufrido

a causa de los abusos sexuales".

 

  En la nota que acompaña al comunicado, el padre Lombardi precisa que “el encuentro tuvo lugar con motivo de la celebración de la misa en la pequeña capilla de la Cathedral House de Sydney, donde el Papa se alojaba en estos días. La celebración eucarística comenzó a las 7”.

 

  “Estaban presentes cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, con sus acompañantes y un sacerdote encargado de la pastoral de acompañamiento”.

 

  “Concelebraron con el Papa el cardenal George Pell, arzobispo de Sydney, el arzobispo Fernando Filoni, sustituto de la secretaría de Estado y los dos secretarios particulares.

 

  “Al terminar la misa los invitados pudieron hablar personalmente con el Papa, que les dirigió palabras afectuosas de participación y de consuelo”.

 

  “El encuentro terminó poco antes de las 8 y todo se desarrolló en un clima de respeto, de espiritualidad y de intensa emoción”.

 

  “Al igual que en Estados Unidos, el Papa deseaba encontrar a algunas víctimas como gesto concreto para expresar los sentimientos que ya ha manifestado otras veces sobre el drama de los abusos sexuales”.

 

  “En Australia ha deseado hacerlo tras la conclusión de los eventos de la Jornada Mundial de la Juventud, porque eran el motivo específico de su viaje”.

Gracias por la confianza demostrada a los jóvenes

CIUDAD DEL VATICANO, 20 JUL 2008 (VIS).-Benedicto XVI se encontró hoy a las 18,00 (las 10,00 hora de Roma) con los organizadores y benefactores de la Jornada Mundial de la Juventud. El encuentro tuvo lugar en dos tiempos: primero en la Sala de Recepción y después en la Sala del Capítulo de la Cathedral House de Sydney.

 

  "Quiero daros las gracias uno a uno -dijo el Papa- no solo por los sacrificios, sino todavía más por la confianza que habéis demostrado a nuestros jóvenes y en la gracia de Dios que actúa en sus corazones. Recemos para que la inversión de esperanza que muchos de vosotros ha puesto en ellos fructifique en sus existencias, por la vida de la Iglesia de Cristo y por el futuro de este mundo".

 

  "San Pablo, que entregó su vida al servicio del Evangelio, nos recuerda que "hay más alegría en dar que en recibir". Vuestra generosidad y vuestro sacrificio han representado una aportación esencial, aunque a menudo escondida, al éxito de esta Jornada Mundial de la Juventud. ¡Que la alegría espiritual, la satisfacción y la dicha que hemos experimentado en estos días sean una fuente inagotable de bendiciones para vuestras vidas! No dudéis jamás de la verdad de las promesas de nuestro Señor, según las cuales cada vez que ofrecemos nuestra creatividad, nuestros recursos, nuestras personas, recibimos después todo con abundancia".

 

  Finalizado el encuentro, el  Santo Padre cenó en privado y pernoctó en la Cathedral House.

Madrid, la capital, sede de la JMJ 2011

CIUDAD DEL VATICANO, 20 JUL 2008 (VIS).- En el Ángelus que siguió a la Santa Misa, Benedicto XVI propuso a los jóvenes una reflexión sobre María, "mujer joven en coloquio con el ángel que la invita, en nombre de Dios, a una entrega particular de sí misma, de su vida, de su futuro como mujer y madre".

 

  "Podemos imaginar cómo María se sentía en aquel momento: trepidante, arrollada por la perspectiva que se abría ante sus ojos", observó el Papa, que explicó cómo "el ángel comprendió su preocupación e inmediatamente intentó tranquilizarla" con las palabras: "No temas María, el Espíritu Santo descenderá sobre tí". Fue el Espíritu quien le dio fuerza y valor para responder a la llamada del Señor, (...) quien la ayudó a comprender el gran misterio que se iba a cumplir por medio de ella".

 

  "Esta escena constituye, probablemente, el momento cumbre en la historia de la relación de Dios con su pueblo. En el Antiguo Testamento Dios se había revelado de forma parcial y gradual, como hacemos todos en nuestras relaciones personales. (...) La Alianza con Israel fue como un período de (...) largo noviazgo hasta que llegó el momento definitivo, el matrimonio, la realización de una alianza nueva y eterna. En aquel momento María, ante el Señor, representaba a toda la humanidad. En el mensaje del ángel Dios lanzaba una propuesta de matrimonio a la humanidad. Y en nuestro nombre, María dijo sí".

 

  "En los cuentos -prosiguió el pontífice- la historia termina aquí "y vivieron felices y contentos". Pero en la vida real no es tan fácil. María tuvo que enfrentarse a muchas dificultades a  consecuencia de aquel sí (...). Simeón profetizó que una espada le atravesaría el corazón. Cuando Jesús tenía doce años pasó los peores momentos que cualquier madre puede experimentar cuando, durante tres días,  perdió a su Hijo. Y después de la actividad pública de Jesús, sufrió la agonía de estar presente en su crucifixión y muerte. A través de tantas pruebas, permaneció siempre fiel a su promesa, sostenida por el Espíritu de fortaleza. Y fue recompensada con la gloria".

 

  "También nosotros debemos permanecer fieles al sí con que aceptamos la oferta de amistad por parte del Señor. Sabemos que no nos abandonará nunca (...) que nos sostendrá siempre con los dones del Espíritu. María aceptó la "propuesta" del Señor en nuestro nombre. Dirijámonos a ella y pidámosle que nos guíe en las dificultades para permanecer fieles a la relación vital que Dios entabló con cada uno de nosotros".

 

  Después de rezar el Ángelus Benedicto XVI saludó en italiano, francés, alemán, español y portugués a los jóvenes de distintos países que llenaban el Hipódromo. Y se despidió con estas palabras: "Ha llegado el momento de decirnos adiós, o mejor hasta pronto. Os doy las gracias por haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney y espero volver a veros dentro de tres años. La Jornada Mundial de la Juventud 2011 se celebrará en Madrid, en España. Hasta entonces recemos unos por otros y demos al mundo nuestro gozoso testimonio de Cristo".

El Papa desafía a los jóvenes a guiar el mundo hacia Cristo

SYDNEY, 19 Jul. 08 (ACI).-En el marco de una soleada mañana australiana, ante más de medio millón de fieles que colmaron el Hipódromo de Radwick en Sydney, el Papa Benedicto XVI clausuró la JMJ 2008 desafiando a los jóvenes a transformar el mundo según el plan de Dios.

 

"Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre vosotros" Fueron las primeras  palabras de la homilía del Papa en la homilía de la Misa final. "Hemos visto esta promesa cumplida, con el poder del Espíritu, Pedro y los Apóstoles fueron a predicar el Evangelio a los confines de la tierra. En estos días yo también he venido como Sucesor de Pedro a esta magnífica tierra Australiana". 

 

"He venido a confirmarlos en su fe, mis hermanos jóvenes hermanos y hermanas y a alentarnos a que abran sus corazones al poder del Espíritu de Cristo y a la riqueza de sus dones. Oro para que este gran encuentro de jóvenes 'venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo'", agregó el Pontífice.

 

"Que la llama del amor de Dios -continuó- descienda para llenar vuestros corazones, que los una plenamente con el Señor y su Iglesia y les envíe a ustedes, cual nueva generación de apóstoles para acercar el mundo a Cristo".

 

El Pontífice preguntó luego: "Pero ¿Cuál es el 'poder' del Espíritu Santo? ¡Es el poder de la vida de Dios! Es el poder del mismo Espíritu que rige sobre las aguas en los albores de la creación".

 

"Aquí en Australia esta 'Gran tierra Austral del Espíritu Santo' todos nosotros hemos tenido una experiencia inolvidable en la presencia del Espíritu y en el poder de la belleza de la naturaleza… hemos tenido una vívida experiencia de la presencia y el poder del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia. Hemos visto a la Iglesia como es verdaderamente: el cuerpo de Cristo, una comunidad viviente de amor, reuniendo a todas las personas de todas las razas, naciones y lenguas de todos los tiempo y lugares, en la unidad nacida de nuestra fe en el Señor resucitado", dijo también el Papa, interrumpido por los aplausos de una multitud que lo seguía con sorprendente atención.

 

Sin embargo, advirtió Benedicto XVI, "la gracia del Espíritu no es algo que podemos merecer o lograr sino que sólo lo podemos recibir como don puro…es por ello que la oración es tan importante: la oración diaria, la oración privada en el sosiego de nuestros corazones y ante el Santísimo Sacramento, así como la oración litúrgica en el corazón de la Iglesia".

 

Desafío a los jóvenes

Luego dirigiéndose a los jóvenes el Papa preguntó en tono de paterno desafío: "Queridos jóvenes, permítanme ahora hacerles una pregunta ¿Qué van a dejar ustedes para las próximas generaciones? ¿Están construyendo sus vidas sobre báses sólidas construyendo algo que perdurará? ¿Están viviendo su vida de manera que abra el camino al Espíritu en medio de un mundo que quiere olvidar a Dios o que incluso lo rechaza en  nombre de una libertad falsamente concebida? ¿Cómo están utilizando los dones que han recibido, el 'poder' por el cual el Espíritu Santo está ahora mismo preparado para liberar dentro de ustedes? ¿Qué legado van a dejar a los jóvenes del futuro? ¿Qué diferencias apostarán?

 

"El mundo -prosiguió el Santo Padre- necesita esta renovación, En muchas de nuestras sociedades, junto con la prosperidad material, un desierto espiritual se está extendiendo, un vacío interior, un temor sin nombre, un sentimiento silencioso de desesperación…la Iglesia también necesita de esta renovación. La Iglesia necesita especialmente de los dones de los jóvenes, de todos los jóvenes…Todos aquellos que el Señor llama al sacerdocio y a la vida consagrada.

"No tengan miedo de decir 'Sí' a Jesús, de encontrar gozo en hacer su voluntad, entregándose completamente en la búsqueda de la santidad y utilizando todo su talento al servicio de los demás".

 

Luego de invocar la protección de  María, terminó con su saludo habitual en diferentes lenguas alentando a los peregrinos a "llevar la Buena Nueva".  A los peregrinos de lengua española les dijo: "Queridos jóvenes, en Cristo se cumplen todas las promesas de salvación verdadera para la humanidad. Él tiene para cada uno de vosotros un proyecto de amor en el que se encuentra el sentido y la plenitud de la vida y espera de todos vosotros que hagáis fructificar los dones que os ha dado, siendo sus testigos de palabra y con el propio ejemplo. No lo defraudéis".

Jóvenes: construid futuro de esperanza para la humanidad

CIUDAD DEL VATICANO, 20 JUL 2008 (VIS).-El Papa se trasladó en helicóptero desde el helipuerto de Victoria Barracks hasta el Centennial Park, un parque público de 1888. Desde allí, se dirigió en papamóvil hasta el Hipódromo de Randwick, que recorrió mientras saludaba y bendecía a los 350.000 jóvenes de todo el mundo que iban a participar en la Santa Misa de clausura de la XXIII Jornada Mundial de la Juventud. Durante la celebración eucarística, el Santo Padre administró el sacramento de la Confirmación a 24 jóvenes.

 

  Refiriéndose al tema de la JMJ: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos”, el Papa afirmó en la homilía que “como fuente de nuestra vida nueva en Dios, el Espíritu Santo también es, de un modo muy real, el alma de la Iglesia, al amor de nos une al Señor y entre nosotros y la luz que abre nuestros ojos para ver las maravillas de la gracia de Dios en todos nosotros”.

 

  Tras poner de relieve que “la fuerza del Espíritu nunca deja de llenar la vida de la Iglesia”, Benedicto XVI señaló que “sin embargo, esta fuerza, la gracia del Espíritu, no es algo que podamos merecer o conquistar; solo podemos recibirla como puro don”.

 

  “Tenemos que permitir -continuó- que el amor de Dios penetre en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestra aridez espiritual, de nuestro conformismo ciego con el espíritu de nuestro tiempo. Solo entonces podemos permitirle que encienda nuestra imaginación y plasme nuestros deseos más profundos. Por eso, la oración es tan importante: la oración cotidiana privada en la tranquilidad de nuestros corazones y ante el Santísimo Sacramento y la oración litúrgica en el corazón de la Iglesia”.

 

  El Papa dio las gracias a Dios por el don de la fe, “que ha llegado hasta nosotros, en este tiempo y en este lugar”, y de modo especial, “a los heroicos misioneros, sacerdotes y religiosos comprometidos, padres y abuelos cristianos, maestros y guías que han edificado la Iglesia en estas tierras”. En este contexto, recordó a la beata Mary McKillop, a san Pedro Chanel y al beato Pedro To Rot.

 

  Dirigiéndose a cada uno de los jóvenes presentes, el Santo Padre preguntó: “¿Qué dejaréis a la próxima generación? ¿Estáis construyendo vuestras vidas sobre bases sólidas? ¿Estáis viviendo vuestras vidas, dejando espacio al Espíritu  en un mundo que quiere olvidar a Dios, o incluso rechazarlo en nombre de un falso concepto de libertad? ¿Cómo estáis usando los dones que se os han dado, la “fuerza” que el Espíritu Santo está dispuesto a difundir ahora sobre vosotros?”.

 

  “Reforzada por el Espíritu y con una rica visión de fe, una nueva generación de cristianos está llamada a contribuir a la construcción de un mundo en el que la vida sea acogida, respetada y cuidada con atención, no rechazada o temida como una amenaza y por tanto, destruida. Una nueva época en la que el amor no sea ávido o egoísta, sino puro, fiel y sinceramente libre, abierto a los demás, respetuoso de su dignidad, un amor que promueva su bien e irradie alegría y belleza. Una nueva era en la que la esperanza nos libere de la superficialidad, de la apatía y del egoísmo que dañan nuestras almas y envenenan las relaciones humanas. Queridos jóvenes amigos -añadió-, el Señor os está pidiendo que seáis profetas de esta nueva época, mensajeros de su amor, capaces de atraer a la gente al Padre y de construir un futuro de esperanza para toda la humanidad”.

 

  Benedicto XVI subrayó que “el mundo necesita esta renovación. En muchas sociedades, junto a la prosperidad material, se está extendiendo el desierto espiritual: un vacío interior, un miedo indefinible, un sentido escondido de desesperación. ¿Cuántos de nuestros coetáneos -preguntó- han construido cisternas rotas y vacías en una búsqueda desesperada de sentido, del sentido último que solo puede dar el amor?”.

 

“¡También la Iglesia -exclamó el Santo Padre- necesita esta renovación! Tiene necesidad de vuestra fe, de vuestro idealismo y de vuestra generosidad para poder ser siempre joven en el Espíritu”.

 

  El Papa alentó a los chicos y chicas a abrir el corazón a la fuerza del Espíritu Santo. “Dirijo este llamamiento de modo especial -dijo- a aquellos que son llamados a la vida sacerdotal y consagrada. ¡No tengáis miedo de decir que “sí” a Jesús, de hallar vuestra alegría en hacer su voluntad, donándoos completamente para llegar a la santidad y usando vuestros talentos al servicio de los demás!”.

 

  Refiriéndose al sacramento de la Confirmación que iba a conferir posteriormente a varios jóvenes, preguntó a los presentes qué significa recibir el “sello” del Espíritu Santo. “Significa -terminó- ser marcados indeleblemente, cambiados inalterablemente, significa ser nuevas criaturas; (...) no tener miedo de defender a Cristo, dejando que la verdad del Evangelio llene nuestro modo de ver, pensar y actuar, mientras trabajamos por el triunfo de la civilización del amor”.

235 mil peregrinos pasan la noche en oración

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-"Velad y orad" fue la esperiencia que vivieron la noche del sábado los 235  mil jóvenes peregrinos quienes pasaron la noche en adoración al santísimo sacramento por medio de oraciones y cantos en Randwick Racecourse. . 

 

Con sleeping y carpas, los jóvenes disfrutaron de una noche bajo las estrellas en medio de oración que los preparó para la misa final  celebrada por el Papa Benedicto XVI, la mañana del domingo.

 

Los jóvenes describen la experiencia como alegre y conmovedora

"La atmósfera fue de alegre celebración y de meditativa oración, dijo el vocero de la JMJ 2008 Jim Hanna.

 

La Vigilia exploró los temas de los 7 dones del Espíritu Santo y la manera en la cual el Espíritu Santo trabaja y transforma la vida de los peregrinos.

 

"Fue realmente una ocasión especial y memorable"  dijo uno de los peregrinos en la mañana del domingo.

Benedicto XVI anuncia que próxima JMJ 2011 será en Madrid

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-Al concluir la Misa final de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2008, el Papa Benedicto XVI anunció ante más de 500 mil jóvenes que espera reencontrarse con ellos dentro de tres años, cuando se celebre la próxima JMJ 2011 en Madrid, España.

 

Desde el Radwick Racecourse, el Papa Benedicto XVI presidió la Eucaristía, impartió el sacramento de la Confirmación a más de 20 jóvenes y pronunció una intensa homilía en la que alentó a los jóvenes a renovar la sociedad y la Iglesia con el valiente anuncio del Evangelio.

Prensa australiana reconoce éxito de JMJ Sydney 2008

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-"7 especiales días con el Papa Benedicto XVI en Sydney" es el titular del Sun Herald uno de los periódicos más leídos en Australia al hablar de la visita de más de 200 mil peregrinos a la ciudad de Sydney con ocasión de la JMJ 2008.

 

Mostrando un recorrido por todas las actividades que se realizaron en la JMJ 2008 durante esta semana, incluyendo la visita de animales australianos a la casa de descanso del Papa, la bienvenida del Papa en Barangaroo, las estaciones de la cruz y la Vigilia eucarística el sábado en la noche, el periódico ha hecho un amplio reportaje incluyendo fotos y testimonios de los peregrinos.

 

De la misma forma, el periódico Daily Telegraph anuncia que regalará afiches a colores a  aquellos que adquieran la edición del lunes.

 

"Miles de jóvenes peregrinos acá por no otra razón más que celebrar su fe y escuchar al Papa,no han sido solamente bienvenidos como visitantes sino como una inspiración" dice el periodista Grez Sheridan en su artículo del domingo.

Ofrecí mi dolor por sufrimientos del mundo, afirma joven actor de Jesús en Via Crucis

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-Alfio Stuto sabe que está aún lejos de ser un santo, pero el viernes experimentó parte de los sufrimientos que el mismo Jesús tuvo que soportar. En su papel de Jesús en el Via Crucis actuado en vivo a la vista de más de 120 mil peregrinos, Alfio relató a ACI Prensa que no todo fue una actuación.

 

Debido a las distancias entre las estaciones algunos de los peregrinos no notaron partes de la actuación pero cuando los guardias lo arrastraron forzándolo a llevar la cruz, sus piernas sufrieron raspones que fueron dolorosos.

 

Alfio dijo que los actores no fueron violentos "pero fue lo suficientemente real como para darse una impresión de lo que pudo ser el sufrimiento de Jesús".

 

"Me sentí particularmente vulnerable cuando fui colgado de cabeza". Sin embargo "en ese momento lo ofrecí por los sufrimientos del mundo", dijo Alfio.

 

Marina Dixon, una terapeuta de belleza que realizó el papel de María, se preparó para la actuación con un espíritu de oración y sacrificio sabiendo que se trataba de "un acto sagrado".

 

Ambos se prepararon para la actuación meditando en los evangelios: "traté de no ver ninguna película porque no quería repetirlos, quería que la actuación fuera pura y honesta", dijo Marina.

 

La experiencia de la actuación en sus palabras "los trajo más cerca de Dios ya que la actuación se convirtió para ellos en oración".

 

"He encontrado otra dimensión de mi fe", dijo Alfio "y espero que por medio de nuestro papel nos podamos volver mensajeros y compartir algo de nuestras emociones y de nuestra fe".

 

Su mensaje para los jóvenes de la JMJ es: "Abran sus corazones a todo lo que sucede en la JMJ, el Espíritu está relimente vivo".

Benedicto XVI visita al retirado Cardenal Clancy en su ruta a la Vigilia

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-Antes de asistir a la vigilia eucarística con los jóvenes, el Papa Benedicto XVI ha visitado al Cardenal Bede Clancy, Arzobispo Emérito de Sydney.

 

El Pontífice hizo una parada en la casa de San José en Randwick –dirigida por las Pequeñas hermanas de los pobres– en su camino a la Vigilia nocturna en Randwick Racecource la noche del sábado.

 

Un vocero de la JMJ 2008 dijo que el Papa Benedicto XVI visitó además a Mons. William Brennan y Mons. William Murray, ambos obispos retirados.

 

El Cardenal Clancy, de 84 años, fue el séptimo Arzobispo de Sydney desde 1983 hasta 2001.

 

El Papa Benedicto XVI se encontró además con Rosemarie Goldie, una mujer de 92 años, nacida en Sydney, y antigua Subsecretaria del Pontificio Consejo para los Laicos, la primera mujer en tener tan importante cargo en el Vaticano.

 

El Pontífice habló además con varios sacerdotes retirados que se encontraban en esta casa en una visita que duró alrededor de 20 minutos. Parece que todos ellos quedaron contentísimos con la visita del Papa, dijo el vocero de la JMJ.

De esta JMJ surgirán jóvenes que lleven a Jesús a todos, dice Cardenal Cañizares

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-El Arzobispo de Toledo y Primado de España, Cardenal Antonio Cañizares Llovera, habló con ACI Prensa en Sydney y comentó que "hasta ahora las jornadas mundiales han significado mucho, ha surgido una juventud nueva y comprometida que está por todas las partes y de esta Jornada también surgirá una juventud que llene de futuro y esperanza llevando al Señor Jesús a todas las gentes".

 

Para el Purpurado, esta JMJ Sydney 2008 "significa mucho para los que están aquí y para los que están afuera porque también lo están siguiendo muchos jóvenes. La Jornada debe generar en ellos ese deseo de acercarse más a la Iglesia y de obrar conforme al Espíritu de Jesús esa vida nueva, esa humanidad nueva que es necesario que surja, que es la vida que surge de Jesús".

 

Al preguntarle su posición sobre la actual polémica en torno al tema de la eutanasia en España, el Cardenal precisó que "la eutanasia no es legítima, nunca el hombre puede eliminar la vida del hombre. La eutanasia directa es un crimen contra el hombre. Nunca el hombre puede estar a favor de la eutanasia sino defender al hombre, estar al lado del enfermo y ofrecer los cuidados que realmente necesita".

 

Finalmente el Purpurado expresó su deseo de que la JMJ siga transcurriendo en ese ambiente de jovialidad y reflexión que se ha respirado hasta ahora.

"Nunca separes santidad de misión", dice el Papa

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-Temprano en al mañana, mientras los peregrinos caminaban sobre el Harbour Bridge rumbo a Randwick Racecourse, recibieron el cuarto mensaje de texto enviado por el Papa.

El Papa dijo: "Querido amigo. Tú debes ser santo y debes ser misionero. Nunca separes santidad de la misión - BXVI".

Más de 150 mil peregrinos cruzan caminando el Harbour Bridge

Sydney, 19 Jul. 08 (ACI).-Desde las 5:30 a.m. el puente Harbour Bridge que conecta el centro con el Norte de Sydney, que normalmente es transitado por cientos de carros, estuvo llena de miles de peregrinos que caminaron hasta la tarde para llegar a Randwick Racecourse, lugar donde se llevará a cabo la Vigilia con el Papa Benedicto XVI de la JMJ Sydney 2008.

 

La actividad le dio la oportunidad a los peregrinos de hacer parte de una experiencia que combina la oración y meditación con cantos y bailes. Una vez más el clima estuvo a favor de los peregrinos con una mañana soleada que le dio a la actividad un ambiente de alegría y jovialidad.

 

"Ha sido una buena preparación para la vigilia", dice Alan un joven australiano sosteniendo su bandera.

La actividad comenzó en el norte de Sydney y se llevó a cabo sobre el Harbour Bridge precedida por la Cruz y el Icono de la JMJ hasta las 2:30pm, hora en que se realizará la última caminata.

 

La caminata recorre aproximadamente 9 kilómetros y dura alrededor de 3 horas.

 

Hacia el final de la caminata, sobre la avenida Anzac Parade, los peregrinos tuvieron al oportunidad de apreciar 7 "Estaciones de Poder" que representan los siete dondes del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Ciencia, Consejo, Fortaleza, Piedad y Temor de Dios. El objetivo de estas estaciones es preparar a los peregrinos para recibir el Espíritu Santo durante la Vigilia y en la Misa Final familiarizándose con sus dones.

 

Al llegar a su destino final, los peregrinos pudieron disfrutar de diferentes festivales de la juventud incluyendo al Padre estadounidense Stan Fortuna cantante de rap y el popular artista cristiano Matt Maher quienes se encargaron de entretener a los peregrinos en Randwick desde las 12 del día hasta la llegada del Papa luego de las 6:30pm.

 

La Vigilia comenzará a las 7 p.m. con la ceremonia del encendido de velas. El evento se enfocará en las vidas de los 10 patronos de la JMJ incluyendo La Beata Mary Mackillop, el Beato Pier Giorgio Frassati y Santa Maria Goretti.

Transformad vuestras vidas acogiendo al Espíritu Santo

CIUDAD DEL VATICANO, 19 JUL 2008 (VIS).-Benedicto XVI llegó poco antes de las 19,00 (las 11,00 de Roma) al hipódromo de Randwick, el más importante de Australia, para celebrar la vigilia de la JMJ con los jóvenes. El hipódromo, que tiene un aforo de 300.000 personas acogió en el pasado las visitas de Pablo VI (1970) y de Juan Pablo II (1986) y fue escenario en 1995 de la beatificación de Sor Mary MacKillop.

 

  La vigilia comenzó con el hipódromo a oscuras para iluminarse poco a poco con las luces llevadas por bailarines en el podium que representaban la apertura al Espíritu Santo. A continuación, la Cruz y el estandarte de la JMJ se colocaron en el escenario para esperar al Papa, que entró acompañado de 12 peregrinos, mientras la asamblea cantaba el himno "Nuestra Señora de la Cruz del Sur".

 

  Una mujer indígena abrió la ceremonia encendiendo las velas que llevaban los 12 peregrinos, que a su voz encendieron las de la Asamblea y las de los obispos. Después siete jóvenes invocaron al Espíritu Santo por la intercesión de los patronos de la JMJ

 

  "Esta noche fijamos nuestra atención sobre cómo convertirnos en testigos -dijo Benedicto XVI dirigiéndose a los jóvenes-. (...) Sabéis que nuestro testimonio cristiano se ofrece a un mundo que es frágil en muchos aspectos. La unidad de la creación se debilita por heridas profundas cuando las relaciones sociales se rompen o cuando el espíritu humano es casi completamente aplastado por la explotación y el abuso de las personas. Efectivamente, la sociedad contemporánea atraviesa por un proceso de fragmentación debido a una forma de pensar que es, por su naturaleza, de corto alcance porque deja de lado el horizonte completo de la verdad, verdad relativa a Dios y a nosotros. Por su misma naturaleza, el relativismo no consigue ver el cuadro entero. Ignora los principios que nos hacen capaces de vivir y crecer en la unidad, en el orden y la armonía".

 

  "La unidad y la reconciliación no pueden alcanzarse solo mediante nuestros esfuerzos. Dios nos hizo uno para otro y sólo en Dios y en su Iglesia encontramos la unidad que buscamos. Y no obstante, frente a las imperfecciones y las desilusiones, tanto individuales como institucionales, a veces tenemos la tentación de construir artificialmente una comunidad "perfecta". No es una tentación nueva. En la historia de la Iglesia hay muchos ejemplos de intentos de esquivar (...) las debilidades y los fallos humanos para crear una unidad perfecta, una utopía espiritual".

 

  Pero esos intentos de construir la unidad, observó el Papa, "en realidad la socavan. Separar al Espíritu Santo del Cristo presente en la estructura institucional de la Iglesia comprometería la unidad de la comunidad cristiana, que es precisamente un don del Espíritu Santo. (...) Por desgracia, la tentación de "ir adelante solos" persiste. Algunos hablan de sus comunidades locales como de algo separado de la llamada Iglesia institucional, describiendo la primera como flexible y abierta al Espíritu, y la segunda como rígida y privada del Espíritu".

 

  "¡La unidad pertenece a la esencia de la Iglesia Católica!”, exclamó el Santo Padre. “Es un don que debemos reconocer y apreciar. Esta noche rezamos por nuestro propósito de cultivar la unidad, de contribuir a ella, de resistir a cualquier tentación de abandonarla . Lo que podemos ofrecer al mundo es precisamente la amplitud, la vasta visión de nuestra fe, sólida, y al mismo tiempo abierta, consistente pero dinámica, verdadera y sin embargo, siempre apuntando hacia un conocimiento más profundo".

 

  "¡Sabed escuchad! A través de las disonancias y las divisiones del mundo ¿oís la voz unida de la humanidad?", preguntó Benedicto XVI a los jóvenes, subrayando que de esa voz común "sube el mismo grito (...) que anhela un reconocimiento, una pertenencia, la unidad. ¿Quién satisface este deseo humano esencial de ser uno, de estar inmerso en la comunión, (...) de ser guiado a la verdad? ¡El Espíritu Santo! Su función es ésta: cumplir la obra de Cristo. Enriquecidos con los dones del Espíritu Santo tendréis fuerza para ir más allá de las visiones parciales, de la utopía vacía, de la fugaz precariedad, para ofrecer la coherencia y la certeza del testimonio cristiano".

 

  El Santo Padre explicó que el Espíritu Santo "ha sido, en varios modos, la Persona olvidada de la Santísima Trinidad" y que "su clara comprensión parece casi fuera de nuestro alcance". Sin embargo, citando a San Agustín, habló de las tres intuiciones del obispo de Hipona sobre el Espíritu Santo, que facilitan de alguna manera su comprensión como "vínculo de unidad en el interior de la Santísima Trinidad", es decir  "unidad como comunión, unidad como amor duradero, unidad como donante y don".

 

  San Agustín afirma, recordó el Papa, que "las dos palabras, Espíritu y Santo, se refieren a aquello que pertenece a la naturaleza divina: (...) a lo que comparten el Padre y el Hijo, a su comunión. Por eso, si la característica propia del Espíritu es ser lo "compartido" del Padre y el Hijo, (...) la cualidad peculiar del Espíritu Santo es la unidad".

 

  "La unidad verdadera no puede basarse nunca en relaciones que nieguen la misma dignidad de las personas. Y tampoco la unidad es la simple suma total de los grupos con los que a veces intentamos definirnos. De hecho, solamente en la vida de comunión la unidad se sostiene y la identidad humana se realiza plenamente: reconocemos la necesidad común de Dios, respondemos a la presencia unificadora del Espíritu Santo y nos entregamos los unos al servicio de los otros".

 

  Otro signo de la presencia del Espíritu Santo, comentó el Santo Padre, es "el amor. Las ideas o las palabras carentes de amor, aunque parezcan sofisticadas o sagaces, no pueden proceder "del Espíritu". Además,  el amor tiene una característica particular: (...) su fin es permanecer. Por naturaleza, el amor es duradero. (...) El Espíritu Santo ofrece amor al mundo: amor que disipa la incertidumbre, que supera el miedo del engaño, que lleva en sí la eternidad; el amor verdadero que nos incorpora a la realidad que permanece".

 

  En cuanto a la intuición de don, Benedicto XVI afirmó que el Espíritu Santo es "Dios que se entrega eternamente, como una fuente inagotable, se ofrece siempre. Observando este don incesante, vemos los límites de lo que es perecedero, la locura de una mentalidad consumista. En particular, empezamos a entender porqué la búsqueda de las novedades nos deja insatisfechos y deseosos de algo más. ¿No estamos buscando un don eterno? ¿La fuente que jamás se agota?".

 

  "¡Queridos jóvenes: hemos visto que el Espíritu Santo realiza la maravillosa comunión de los creyentes en Cristo Jesús. Fiel a su naturaleza de dador y  al mismo tiempo de don, actúa ahora sirviéndose de vosotros. Inspirados por las intuiciones de San Agustín, haced que el amor unificador sea vuestra medida, el amor duradero vuestro desafío, el amor que se entrega vuestra misión1".

 

  "¡Invoquemos al Espíritu Santo: es el artífice de las obras de Dios! -concluyó el pontífice-. ¡Dejad que sus dones os moldeen! Al igual que la Iglesia comparte el mismo camino con toda la humanidad, vosotros estáis llamados a vivir los dones del Espíritu entre los altibajos de la vida cotidiana. Haced que vuestra fe madure mediante los sacramentos. (...) La vida, no es un simple acumular, y es mucho más que el simple éxito. Estar verdaderamente vivos es ser transformados desde el interior, estar abiertos a la fuerza del amor de Dios. Si acogéis la fuerza del Espíritu Santo, también vosotros podréis transformar vuestras familias, las comunidades y las naciones. Liberad estos dones. Que la sabiduría, la inteligencia, la fortaleza, la ciencia y la piedad sean los signos de vuestra grandeza”.

 

  Finalizado su discurso, tuvo lugar la presentación de los 24 candidatos a quienes el Papa conferirá mañana el sacramento de la Confirmación. La vigilia proseguirá toda la noche con la adoración eucarística, que se alternará con momentos de silencio y preparación a la Santa Misa de mañana domingo.

El Papa alienta a jóvenes a resistir tentación de apartarse de la Iglesia

Sydney, 19 Jul. 08 / 07:07 am (ACI) .- “Me llena de profunda alegría estar con ustedes. Invoquemos al Espíritu Santo, Él es el artesano de la obras de Dios", dijo el Papa Benedicto XVI en un sentido mensaje que dio a los 500 mil jóvenes presentes en Randwick Racecourse quienes escucharon atentos las palabras del Santo Padre sosteniendo sus velas encendidas.

 

El Pontífice presidió una espectacular celebración de dos horas que incluyó música, liturgia y el testimonio de 7 jóvenes de diferentes partes del mundo.

 

“Ayer hablamos acerca de la unidad y la armonía de la creación de Dios y de nuestro lugar en ella. Esta noche concentraremos nuestra atención en saber cómo convertirnos en testigos. Necesitamos comprender a la persona del Espíritu Santo y su vivificante presencia en nuestras vidas”, dijo el Papa.

 

“La sociedad hoy está siendo fragmentada en cierta forma de pensar inherentemente recortada, debido a que no tiene en cuenta un horizonte lleno de Verdad, la Verdad acerca de Dios y acerca de nosotros. Por su naturaleza, el relativismo falla cuando se desea ver todo el panorama ya que ignora los verdaderos principios, lo que nos permite vivir y florecer en unidad, orden y armonía”.

 

"¿Cuál es nuestra respuesta como testigos cristianos ante un mundo dividido y fragmentado? La unidad y reconciliación no pueden ser alcanzadas a través de nuestros esfuerzos solitarios. Solo en Dios y en su Iglesia podemos encontrar la verdad que estamos buscando… la unidad es la esencia de la Iglesia, es un regalo que debemos reconocer y apreciar… Resistan a cualquier tentación de alejarse. Queridos jóvenes: ¿no es precisamente por su fe que los amigos en dificultades o en busca de significado en la vida se han acercado a ustedes? ¡Estén atentos! ¡Escuchen!...el papel del Espíritu Santo es: cumplir con el trabajo de Cristo. Enriquecidos con los dones del Espíritu ustedes tendrán el poder para ir poco a poco más allá y ofrecer la consistencia y la certeza de ser testigos cristianos”.

 

El Pontífice habló luego de las dificultades de vivir este programa de vida: “Hay momentos sin embargo en que posiblemente podemos estar tentados de buscar llenar los vacíos apartados de Dios. Tal desvío puede posiblemente ofrecer la ilusión de libertad, pero ¿a dónde nos conduce? ¿A quién podríamos ir?.. separarnos y alejarnos de Él es solo un intento en vano de escapar de nosotros mismos”.

 

Luego habló de San Agustín y su conocimiento del Espíritu Santo como el enlace de la unidad entre la Santísima Trinidad; “unidad como comunión, unidad de amor que habita y unidad de dones y ofrecimiento".

 

Al respecto, destacó que las dos palabras “Espíritu” y “Santo” se refieren a la divinidad de Dios. En otras palabras lo que se comparte ente el Padre y el Hijo y la comunión entre ellos".

 

"Segundo tema: El Espíritu es Dios como amor. El amor es signo de la presencia del Espíritu Santo. Para llegar a la tercera perspectiva, El Espíritu Santo como don…el Espíritu Santo es Dios, dándose eternamente como una fuente que nunca termina”, explicó el Papa.

 

“Permitan que el amor que une sea su manera, el amor respetuoso su reto y el amor que se da a si mismo su misión”, exhortó a los jóvenes.

 

Benedicto XVI anunció que “mañana, ese mismo don del Espíritu será solemnemente conferido en nuestra Confirmación de los candidatos. Esos dones del Espíritu son una manera de participar en el amor de Dios – no son ni los premios ni recompensas. Estos dones son otorgados libremente y requieren solamente una respuesta por parte de quien los recibe: ¡acepto!", destacó.

 

"Amigos -preguntó el Papa-, ¿Aceptan ser atraídos hacia la vida trinitaria de Dios? ¿Aceptan ser atraídos en su comunión de amor? Los dones del Espíritu, dirigidos hacia la unidad, nos acercan a todo el cuerpo de Cristo preparándonos de una mejor manera para construir la Iglesia con el fin de servir al mundo".

 

"Ellos nos llaman a una participación activa y alegre en la vida de la Iglesia, en las parroquias y movimientos eclesiales, en clases de educación religiosa, capellanías universitarias y otras organizaciones católicas”, recalcó.

 

“Esta noche unidos bajo la belleza del cielo nocturno, nuestros corazones y nuestras mentes están llenas de gratitud a Dios por el gran don de nuestra fe trinitaria. Me llena de profunda alegría estar con ustedes. Invoquemos el Espíritu Santo, Él es el artesano de las obras de Dios. ¡Dejen que sus gracias les formen! Así como la Iglesia recorre el mismo camino con toda la humanidad, así también ustedes son llamados para ejercer los dones del Espíritu entre los altibajos de la vida diaria”.

 

El Papa concluyó su reflexión con mensajes dirigidos en diferentes idiomas a todos los peregrinos presentes. Su mensaje a los jóvenes de lengua española fue: “Queridos amigos, el Espíritu Santo dirige nuestros pasos para seguir a Jesucristo en el mundo de hoy, que espera de los cristianos una palabra de aliento y un testimonio de vida que inviten a mirar confiadamente hacia el futuro. Os encomiendo en mis plegarias, para que respondan generosamente a lo que el Señor les pide y a lo que todos los hombres anhelan. Que Dios los bendiga”.

 

Al finalizar su mensaje salió del escenario agitando sus manos mientras los jóvenes aclamaban a coro y con aplausos “¡Benedetto!”. Los peregrinos permanecieron en oración y adoración esperando la Misa final del domingo en la mañana con la que concluirá la jornada.

Una renovación para toda la Iglesia en Australia

CIUDAD DEL VATICANO, 19 JUL 2008 (VIS).-A las 9,30, el Papa celebró la Santa Misa con los obispos y sacerdotes australianos en la Catedral de Santa María de Sydney, que está dedicada a María, Auxilio de los Cristianos, patrona de Australia.

 

  Refiriéndose al comienzo de la homilía al nuevo altar de la catedral que iba a dedicar, el Santo Padre afirmó que “en la liturgia de hoy, la Iglesia nos recuerda que, como este altar, también nosotros estamos consagrados, puestos “aparte” para el servicio de Dios y la construcción de su reino. Sin embargo, con demasiada frecuencia -dijo-, nos encontramos inmersos en un mundo que desearía “arrinconar” a Dios. En el nombre de la libertad y la autonomía humanas, el nombre de Dios es silenciado, la religión es reducida a devoción personal y la fe se rechaza en los ámbitos públicos. A veces esta mentalidad, tan opuesta a la esencia del Evangelio, puede incluso ofuscar nuestra misma comprensión de la Iglesia y de su misión”.

 

  “También nosotros -continuó- podemos caer en la tentación de reducir la vida de fe a una cuestión de mero sentimiento, debilitando así su poder de inspirar una visión coherente del mundo y un diálogo riguroso con las otras muchas visiones que compiten en la conquista de las mentes y los corazones de nuestros contemporáneos”.

 

  Benedicto XVI puso de relieve que la historia, sin embargo, “demuestra que la cuestión de Dios nunca puede ser silenciada y que la indiferencia respecto a la dimensión religiosa de la existencia humana disminuye y traiciona al mismo ser humano. (...) ¿No es este -preguntó- el misterio de la fe que se proclama desde este altar en cada celebración eucarística?”.

 

  “Allí donde se empequeñece al ser humano, el mundo que nos rodea queda mermado; pierde el propio significado último y no alcanza su objetivo. El resultado es una cultura, no de la vida, sino de la muerte. ¿Cómo se puede considerar esto un “progreso”? Al contrario, es un paso atrás, una forma de retroceso, que en último término seca las fuentes mismas de la vida, tanto de las personas como de toda la sociedad”.

 

  Tras hacer hincapié en que “la liturgia de hoy nos ofrece un símbolo elocuente de aquella transformación espiritual progresiva a la que está llamado cada uno de nosotros”, el Santo Padre exclamó: “¡Que esta celebración, en presencia del Sucesor de Pedro, sea un momento de reedificación y de renovación de toda la Iglesia en Australia!”.

 

  “Deseo hacer aquí un inciso para reconocer la vergüenza que todos hemos sentido a causa de los abusos sexuales a menores por parte de algunos sacerdotes y religiosos de esta nación. Estoy muy apenado por el dolor y el sufrimiento que han padecido las víctimas, y les aseguro que, como su pastor, también comparto su sufrimiento. Estos delitos, que constituyen una grave traición a la confianza, deben ser condenados de modo inequívoco. Han provocado gran dolor y han dañado el testimonio de la Iglesia. Os pido a todos que apoyéis y ayudéis a vuestros obispos, y que colaboréis con ellos en combatir este mal. Las víctimas deben recibir compasión y asistencia, y los responsables de estos males deben ser llevados ante la justicia. Es una prioridad urgente promover un ambiente más seguro y más sano, especialmente para los jóvenes”.

 

  Dirigiéndose posteriormente a los jóvenes religiosos, religiosas y seminaristas presentes, el Papa les alentó a “entrar con sinceridad y de modo profundo en la disciplina y en el espíritu de los programas de formación. Caminad cada día -dijo- a la luz de Cristo mediante la fidelidad a la oración personal y litúrgica, alimentados por la meditación de la palabra inspirada por Dios. (...) Que la celebración cotidiana de la Eucaristía sea el centro de vuestra vida”.

 

  El Papa pidió a los seminaristas y religiosos que conformaran cada día su vida “a la amorosa auto-oblación del Señor mismo en obediencia a la voluntad del Padre. De este modo, descubriréis la libertad y la alegría que pueden atraer a otros a ese Amor que va más allá de cualquier otro amor como su fuente y su cumplimiento último”.

 

  “No olvidéis jamás -añadió el Santo Padre- que la castidad por el Reino significa abrazar una vida completamente dedicada al amor, a un amor que os hace capaces de dedicaros sin reservas al servicio de Dios para estar plenamente presentes entre los hermanos y hermanas, especialmente entre los más necesitados. Los tesoros más grandes que compartís con otros jóvenes -vuestro idealismo, la generosidad, el tiempo y las energías- son los verdaderos sacrificios que depositáis sobre el altar del Señor. ¡Tened siempre en cuenta este magnífico carisma que Dios os ha dado para su gloria y para la edificación de la Iglesia!”.

 

  Después de la misa, Benedicto XVI almorzó con los obispos australianos y con su séquito en la Cathedral House.

Estar vivo es amar a Dios y a los demás; y no a falsos dioses, explica el Papa

SYDNEY, 18 Jul. 08 (ACI).-En el encuentro que sostuvo en Darlinghurst, con los jóvenes que hacen parte del programa "Alive" (Vivo) de la Universidad de Notre Dame en Sydney, el Papa Benedicto XVI advirtió cómo muchas veces los jóvenes adoran falsos dioses como los bienes materiales, el amor posesivo y el poder. Ante ellos la verdadera respuesta de felicidad es el amor a Dios y a los demás.

 

El Pontífice precisó que si bien "los bienes materiales son buenos en sí mismos", sucede que "en nuestra sociedad materialista, muchas voces nos dicen que la felicidad se consigue poseyendo el mayor número de bienes posible y objetos de lujo. Sin embargo, esto significa transformar los bienes en una falsa divinidad. En vez de dar la vida, traen la muerte".

 

Seguidamente y tras precisar que "el amor auténtico es evidentemente algo bueno" y que "satisface nuestras necesidades más profundas y, cuando amamos, somos más plenamente nosotros mismos, más plenamente humanos", Benedicto XVI advirtió que sin embargo resulta fácil "transformar el amor en una falsa divinidad. La gente piensa con frecuencia que está amando cuando en realidad tiende a poseer al otro o a manipularlo. A veces trata a los otros más como objetos para satisfacer sus propias necesidades que como personas dignas de amor y de aprecio".

 

"Qué fácil es ser engañado por tantas voces que, en nuestra sociedad, sostienen una visión permisiva de la sexualidad, sin tener en cuenta la modestia, el respeto de sí mismo o los valores morales que dignifican las relaciones humanas. Esto supone adorar a una falsa divinidad. En vez de dar la vida, trae la muerte", añadió.

 

Al hablar luego del poder, el Santo Padre señaló que utilizado "de modo apropiado y responsable nos permite transformar la vida de la gente. Toda comunidad necesita buenos guías. Sin embargo, qué fuerte es la tentación de aferrarse al poder por sí mismo, buscando dominar a los otros o explotar el medio ambiente natural con fines egoístas. Esto significa transformar el poder en una falsa divinidad. En vez de dar la vida, trae la muerte".

 

La respuesta

Al hablar luego de lo que "significa alejarse del camino de la muerte y reemprender el camino de la vida", alejándose de los "falsos dioses", Benedicto XVI explicó la parábola del hijo pródigo y la usó para compararlo a los jóvenes que se están rehabilitando del abuso de alcohol o drogas.

 

Tras reconocer su valentía "decidiendo volver al camino de la vida, precisamente como el joven de la parábola", el Papa les dijo que "os veo como embajadores de esperanza para otros que se encuentran en una situación similar. Al hablar desde vuestra experiencia podéis convencerlos de la necesidad de elegir el camino de la vida y rechazar el camino de la muerte".

 

Luego de comentar que Cristo no ha venido al mundo a llamar a justos sino a pecadores, el Santo Padre alentó a los muchachos a "seguir sus pasos; también vosotros, de modo particular, podéis acercaros particularmente a Jesús precisamente porque habéis elegido volver a él. Podéis estar seguros que, a igual que el padre en el relato del hijo pródigo, Jesús os recibe con los brazos abiertos. Os ofrece su amor incondicional: la plenitud de la vida se encuentra precisamente en la profunda amistad con él".

 

Ante de terminar, el Papa dijo a los jóvenes que el programa "grabado en el interior de cada persona" es el del amor, primero a Dios y luego a los demás: "Si estamos dispuestos a renunciar a nuestras preferencias para ponernos al servicio de los demás, y a dar la vida por el bien de los demás, y en primer lugar por Jesús, que nos amó y dio su vida por nosotros. Esto es lo que los hombres están llamados a hacer, y lo que quiere decir realmente estar 'vivo'".

 

Finalmente, el Papa hizo votos para que sea el Espíritu de Dios quien "os guíe por el camino de la vida, obedeciendo sus mandamientos, siguiendo sus enseñanzas, abandonando las decisiones erróneas que sólo llevan a la muerte, y os comprometáis en la amistad con Jesús para toda la vida. Que con la fuerza del Espíritu Santo elijáis la vida y el amor, y deis testimonio ante el mundo de la alegría que esto conlleva. Esta es mi oración por cada uno de vosotros en esta Jornada Mundial de la Juventud. Que Dios os bendiga", concluyó.

Benedicto XVI expresa pesar por abusos sexuales cometidos en Australia

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-"Quiero reconocer la pena que todos nosotros sentimos como resultado de los abusos sexuales de menores por sacerdotes y religiosos en este país"; fueron las palabras del Papa Benedicto XVI al celebrar la Misa de consagración del nuevo altar de la Catedral de Saint Mary la mañana del sábado ante obispos, seminaristas y novicios de toda Australia.  

 

"Estos constituyen una grave traición de confianza y merecen una inequívoca condena. Han causado gran dolor y han hecho daño al testimonio de la Iglesia. Les pido a todos ustedes apoyar y asistir a sus Obispos y trabajar juntos con ellos en combatir el mal. Las víctimas deben recibir compasión y cuidado y aquellos responsables por estos males deben ser traídos a justicia. Es una urgente prioridad promover un seguro y sano ambiente, especialmente para la gente joven".

 

Adicionalmente, el Pontífice dirigió unas alentadoras palabras a los seminaristas y religiosas presentes en la Eucaristía. "Estamos a punto de celebrar la dedicación del nuevo altar de esta venerable Catedral…cada altar es símbolo de Jesucristo, presente en medio de la Iglesia, como sacerdote, altar y víctima. Él nos invita a los miembros del cuerpo místico de Cristo a  compartir en la oblación de sí mismo. Él nos llama como pueblo sacerdotal de la nueva y eterna Alianza, a ofrecer, en unión con Él, nuestros propios sacrificios diarios por la salvación del mundo".

 

Exhortando a los presentes dijo: "como este altar, nosotros también hemos sido consagrados, 'separados' para el servicio de Dios y la construcción de su reino. Sin embargo, frecuentemente, nos encontramos a nosotros mismos inmersos en un mundo que pone a Dios a un lado. En nombre de la autonomía humana, el nombre de Dios es silenciado, la religión es reducida a una devoción privada y la fe es rechazada en la esfera pública".

 

"Nosotros también podemos estar tentados a hacer de la vida de fe un asunto de simple sentimiento, quitándole el poder de inspirar una consistente visión del mundo y un riguroso diálogo con otras muchas visiones que competen a las mentes y corazones de nuestros contemporáneos".

 

Haciendo alusión al documento del Concilio Varticano II Gaudium et Spes señaló: "la Fe nos enseña que en Jesucristo, la Palabra encarnada, nosotros venimos a entender la grandeza de nuestra propia humanidad, el misterio de nuestra vida en esta tierra y el sublime destino que nos espera en el cielo".

 

"Sin embargo ¡qué difícil es este camino de la consagración! Éste exige una continua conversión y un sacrificio de morir a sí mismo que es la condición para pertenecer plenamente a Dios, un cambio de mente y corazón que nos trae la verdadera libertad y una visión más amplia", agregó el Pontífice.

 

El Santo Padre quiso luego dar un mensaje especial a los seminaristas y religiosos: "queridos amigos, con gran generosidad ustedes han elegido un particular camino de  consagración, basado en su Bautismo y emprendido en respuesta al llamado personal de Dios. Ustedes se han comprometido en diferentes formas a aceptar la invitación de Cristo a seguirlo, a dejar todo y dedicar sus vidas a la búsqueda de la santidad y el servicio a los demás"

 

"El Evangelio de hoy nos llama a 'Creer en la luz'. Estas palabras tienen un especial significado para ustedes, queridos seminaristas y religiosas. Ellos son un llamado a confiar en la verdad de la palabra de Dios y a esperar firmemente en Sus promesas. Acojan la verdad que han escuchado en la segunda lectura de hoy: 'Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre'".

El Santo Padre continuó: "entren sinceramente en la disciplina y el espíritu de sus programas de formación. Caminen en la luz de Cristo diariamente por medio de la fidelidad a la oración personal y litúrgica, nutrida de la meditación en la Palabra inspirada de Dios. De esta manera, queridos jóvenes seminaristas y religiosas, ustedes se convertirán en altares vivientes, donde el amor sacrificial de Cristo se hace presente como una inspiración y una fuente de nutriente espiritual para todos los que conozcan".

 

El Papa terminó sus homilía haciendo alusión al vitral de la Catedral donde está María representada como la Reina de los cielos: "pidámosle a María, auxilio de los Cristianos, que sostenga la Iglesia en Australia en fidelidad a la gracia por la cual el Señor crucificado  aun ahora 'Atrae a sí mismo' toda la creación y cada corazón humano".

"Una vida humana es destruida cada momento que ocurre un aborto"

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-"Enviados al mundo el Espíritu Santo, el principal agente de misión", fue el tema del tercer día de catequesis durante la JMJ 2008.

 

"Crear una cultura de vida", alentó Mons. Samuel Aquila, Obispo de Fargo (Dakota, Estados Unidos) a una numerosa audiencia de peregrinos en la Universidad de Notre Dame en Sydney. "Esto es extremadamente difícil en la cultura de hoy, especialmente cuando somos bombardeados por la tecnología".

 

"Entre muchos de los problemas que tenemos que enfrentar sobre el tema de la vida, uno de los más difíciles es el aborto, construyendo una cultura de vida nosotros debemos tener el coraje de hablar de la dignidad de la vida, particularmente la de los niños no nacidos".

 

"Dios, en el libro del Deuteronomio nos dice que Él nos da la vida para que nosotros y nuestros descendientes tengamos vida y la tengamos en abundancia".

 

Posteriormente habló de manera enfática a los peregrinos:  "Yo les digo, elijan la vida, porque la vida es un don otorgado, la vida es un regalo puro que se nos ha dado…ustedes recibieron el regalo de la vida de Dios. Deben pues ser testigos de ese regalo, pero ¿cómo vivimos nuestras vidas?...no podemos creerle al Padre de la mentira que dice: Es una decisión personal, es privada.  Es entre el individuo y Dios. Eso es relativismo" y resaltó  "una vida humana es destruida cada momento que ocurre un aborto".

 

Finalizada la catequesis, Mons. Aquila celebró la Eucaristía junto con otros sacerdotes  en la Iglesia de San Benedicto, de la Universidad de Notre Dame.

Jóvenes españoles se convierten en misioneros

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Tras Sydney, el futuro de los jóvenes españoles que participan en la Jornada Mundial de la Juventud es el de ser misioneros entres sus amigos, familia, y ambiente de estudio o trabajo, les han dicho sus obispos.

 

Los chicos y chicas peregrinos participaron este viernes, en la ultima sesión de catequesis, que se celebró sobre el tema común: "Enviados al mundo: El Espíritu Santo, el agente principal de la misión".

 

Como colofón a los dos días anteriores, y tras recorrer la llamada a vivir en el Espíritu Santo y reconocerlo como el alma de la Iglesia, los cardenales y obispos les animaron a ser testigos de la fe y compartir con todo el mundo el don que han recibido, según informa la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española.

 

En St Elia's Ascroft, el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia, instó a los jóvenes a ser testigos de la fe y les explicó que "el principio de toda evangelización es siempre la oración".

 

En este contexto, mencionó en particular la vida contemplativa: "los religiosos y religiosas de clausura son los grandes protagonistas de la Jornada Mundial de la Juventud", señaló el arzobispo de Madrid, "porque aunque puedan pasar inadvertidos, son quienes nos sostienen con sus oraciones".

 

En la parroquia de Santa Bernardette Clemton Park, el cardenal Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Toledo, animó a los jóvenes a ser "aire limpio en medio de un mundo que necesita respirar".

 

"La Iglesia --indicó el arzobispo primado de España-- existe para evangelizar. Hoy se necesitan jóvenes para evangelizar a jóvenes, jóvenes rebeldes que no se conformen con lo mediocre, jóvenes que estén con los más pobres".

 

Por su parte, el cardenal Lluis Martínez Sistach impartió la tercera catequesis en la parroquia Sacred Heart Primary Mount Druitt South, donde afirmó que "una fe que no se propone y no se comparte es una fe seca. La fe se fortacele dándola".

 

Por ello explicó a los jóvenes que "la llamada a la misión deriva de por sí de la llamada a la santidad. Cada misionero lo es auténticamente si se esfuerza en el camino de la santidad" porque "el verdadero misionero es el santo". 

 

Este sábado, a las 9.30 horas, (1.30 horas de la madrugada en España) tendrá lugar un encuentro de los obispos con los peregrinos españoles. Será en el Auditorio del Hotel Westin, de Sydney. Se celebrará una eucaristía, presidida por el cardenal Rouco Varela.

Los musulmanes dan la bienvenida al Papa en Sydney

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- La Federación Australiana de Consejos Islámicos está rezando por la paz y la armonía entre toda la gente de buena voluntad durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Sydney.

 

Su presidente Ikebal Patel hizo una declaración esta semana en la que manifiesta "sinceras congratulaciones a la comunidad católica de Australia en representación de los musulmanes de Australia".

 

"Aprovecho esta oportunidad en representación de los musulmanes de Australia para extender también nuestros buenos deseos a los australianos de todos los credos en esta propicia ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud y rezo por la paz, armonía y buena voluntad entre todos los australianos y personas de todo el mundo".

 

"Aprovecho también la ocasión como musulmanes australianos de dar la bienvenida a Su Santidad el Papa Benedicto así como a todos los demás peregrinos a Australia".

 

Patel también mencionó que está "especialmente orgulloso" de que la Iglesia católica aceptara la oferta de la Escuela Islámica Malek Fahd en Sydney de albergar a 350 peregrinos durante las celebraciones.

 

Algunos estudiantes musulmanes colaboran en el servicio a los peregrinos, y la escuela celebra un evento interreligioso durante la semana.

 

Benedicto XVI se mantuvo un encuentro este viernes con representantes de otros credos, incluyendo líderes musulmanes, judíos, budistas e hindúes.

 

Más de 340.000 musulmanes residen en Australia.

 

El padre Mark Podesta, portavoz de la JMJ, dijo que la implicación de las escuelas islámicas "es una oportunidad para mostrar al resto del mundo que personas de diferentes procedencias y diferentes creencias pueden convivir en paz, buena voluntad y armonía".

Los jóvenes afluyen a la Expo Vocacional

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Con una impresionante vista del rompeolas y la promesa descubrir más de 110 modos de vida consagrada, la Expo Vocacional de Sydney está atrayendo un constante flujo de peregrinos.

 

La Jornada Mundial de la Juventud ya tiene fama de proporcionar un entorno en el que la gente joven puede oír la llamada de Dios en sus vidas. Testimonios de miles de jóvenes hablan de una profunda experiencia de fe con implicaciones en su vida práctica y un incremento de vocaciones.

 

Sydney está mostrando que no es diferente.

 

La Expo Vocacional de este año está situada en el corazón de la ciudad, en el Centro de Congresos, en el puerto Darling. El lugar está cerca de otras sedes de la fiesta juvenil como Barangaroo, donde se celebró la misa de apertura.

 

Más de 110 órdenes religiosas, comunidades y movimientos proporcionan información sobre su carisma y vida consagrada.

 

Regalos como cuentas de rosario, tatuajes australianos, bolígrafos y golosinas pretenden atraer a los peregrinos. Pero los visitantes afirman que el testimonio de quienes gestionan los stands es la verdadera atracción.

 

La neozelandesa Joanna Hardy, de 19 años, dijo que acudió a la expo porque buscaba saber más sobre la vida de las órdenes religiosas.

"No quiero convertirme en una monja o algo así --aclaró--. Pero quiero conocer las diferentes órdenes religiosas. La expo literalmente me impresionó. No tenía ni idea de que existieran tantas órdenes religiosas".

 

La hermana Lan, de las religiosas de Nazaret, con sede en Victoria, Australia, observó: "Es una oportunidad única para la gente joven de conocer las órdenes religiosas. Importante para nosotros, es una gran ocasión de encontrarse con la gente joven y hacerles saber que existimos".

 

"Ha habido un flujo constante de peregrinos --informa la religiosa--. Es maravilloso".

 

Otros jóvenes se sienten felices de reconocer que piensan que Dios les está llamando a la vida consagrada a El.

 

Christopher Daniels, de 18 años, de Atlanta, Georgia, explica: "Estuve discerniendo mi vocación por un tiempo, aunque no estoy seguro de a qué orden me uniré, esto definitivamente ayuda".

 

Preguntado qué stands le impresionaron más, dijo: "Las monjas, lo han conseguido realmente todas".

 

Mientras muchos miran a la Iglesia católica en "crisis vocacional", si la expo puede ser una señal, el futuro parece brillante.

 

La hermana Lan añade: "Yo no diría que hay una crisis vocacional. Cuando hay un declinar en un país, hay siempre un crecimiento en otro. Tengo mucha fe en el Espíritu Santo".

Aventura inolvidable de jóvenes chilenos en el barco del Papa

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Creyendo que eran objeto de una broma recibieron en sus correos electrónicos la confirmación de que serían parte de la escolta del barco que llevaría al Papa Benedicto XVI a presidir su primera actividad oficial en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Jorge Juárez y Ane Marie Kampp se inscribieron en un sorteo en la página oficial de la JMJ (www.wyd2008.org), sin saber que ese click los llevaría a una aventura inolvidable que podrían compartir con un peregrino más, informa la Conferencia Episcopal de Chile.

 

Jorge, vive en La Serena y asegura que prestaba servicios a la iglesia desde hace años, pero que sin duda lo vivido en esta jornada le hará profundizar en su fe y que más que nunca se siente comprometido con su patria, y así lo demuestra agitando a cada momento su bandera. "Siento la responsabilidad de comunicar un mensaje de esperanza, eso es lo que Benedicto te transmite".

 

Él invitó a Verónica Basaure de Santiago, amiga que conoció en el envío que se realizó el 21 de junio en Chile, desde esa ocasión se han contactado permanente y  compartieron, en Sydney, el día que aseguran ha sido el más importante de sus vidas.

 

"Yo me sentía un poco sola antes de todo esto --relata Verónica--, cuando iniciamos el proyecto junto a los chicos de mi comunidad de San Agustín nos empezamos a unir y comprometer, ahora sé que fue lo mejor que pude hacer, tengo la certeza de que no estoy sola, que Dios me acompaña y me ha permitido vivir todo esto, no sé como describirlo, sólo quiero agradecerlo mucho".

 

Ane Marie, es una de las mamás que acompaña a la delegación chilena y está convencida de que la familia es el lugar privilegiado para compartir la fe en Cristo; "Yo siempre he vivido mi fe, fui al encuentro en Colonia y también fue potente, y ahora todo esto, estar cerca del Papa en este lugar hermoso... y mi hijo lo vio a cinco metros de distancia, espero que en él, así como en la familia completa cuando lleguemos, esto se pueda transmitir y nos permita acercarnos más, para ser más cristianos, mejores personas a imagen de Cristo".

 

Vanessa Soto fue la elegida de Ane Marie, ella es comunicadora parroquial en Quillota y desde hace meses ha destacado por su entusiasmo en los preparativos del viaje. Señaló: "Yo tengo fe, pero hoy la renové, esta experiencia de venir en el barco escolta, de ver a tantos jóvenes en la bahía, de sentir que Cristo está en todo el mundo, me compromete, me alimenta, me impulsa a ir a nuevos espacios a decir que soy cristiana, estoy muy feliz".

 

La delegación chilena se sintió "absolutamente representada por estos compatriotas, ya que ellos en la proa de la embarcación hicieron flamear nuestra bandera, la que una y otra vez fue aplaudida al aparecer por las pantallas gigantes".

 

Para su grupo, sin duda, el mejor de los orgullos. Isabel Zubicueta, aseguró: "Es una felicidad muy grande que ellos hayan tenido esa oportunidad, los acompañamos y oramos mucho para que esa experiencia tenga muchos frutos".

 

Otro de los integrantes, Juan Carlos Astudillo, señaló: "Estamos felices por ellos y también por nosotros ya que también tuvimos la oportunidad de estar muy cerca del Papa, fue increíble. Cada día, cada actividad, ha marcado nuestras vidas".

La religión es motivo de unidad y no de división, aclara el Papa

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- La religión es motivo de unidad y no de división, aseguró Benedicto XVI al dirigirse en la mañana de este viernes a representantes de otras religiones.

 

En el encuentro, celebrado en la sala capitular de la catedral de Santa María en Sydney, participaron cuarenta representantes de quince confesiones religiosas: judíos, musulmanes, budistas, hindúes, zoroastrianos y mandeos (minoría religiosa de Oriente Medio, que cuenta entre sus lenguas el arameo).

 

En el encuentro, tomaron la palabra para saludar al Papa el rabino jefe de la Gran Sinagoga de Sydney, Jeremy Lawrence, y el jeque Mohamadu Saleem, miembro ejecutivo del Consejo Nacional Australiano de Imanes, quien presentó el "fundamentalismo del amor" como antídoto al "fundamentalismo del odio".

 

Por su parte, el Papa alentó el aprecio que se da en la sociedad australiana por la libertad religiosa, "derecho fundamental" que "da a los hombres y mujeres la posibilidad de adorar a Dios según su conciencia, de educar el espíritu y de actuar según las convicciones éticas que se derivan de su credo".

 

"La armoniosa correlación entre religión y vida pública es especialmente importante en una época en la que algunos han llegado a pensar que la religión es causa de división en vez de una fuerza de unidad", aclaró el Papa.

 

"En un mundo amenazado por siniestras e indiscriminadas formas de violencia --aclaró--, la voz concorde de quienes tienen un espíritu religioso impulsa a las naciones y comunidades a solucionar los conflictos con instrumentos pacíficos en el pleno respeto de la dignidad humana".

 

Según explicó el obispo de Roma, "el sentido religioso arraigado en el corazón del ser humano abre a hombres y mujeres hacia Dios y los lleva a descubrir que la realización personal no consiste en la satisfacción egoísta de deseos efímeros".

 

"Nos guía más bien salir al encuentro de las necesidades de los otros y a buscar caminos concretos para contribuir al bien común. Las religiones desempeñan un papel particular a este respeto, en cuanto enseñan a la gente que el auténtico servicio exige sacrificio y autodisciplina, que se han de cultivar a su vez mediante la abnegación, la templanza y el uso moderado de los bienes naturales", reconoció.

 

Estos valores, reconoció, son particularmente necesarios para los jóvenes, por eso reconoció que "tanto las escuelas confesionales como las estatales podrían hacer más para desarrollar la dimensión espiritual de todo joven".

 

El rabino Jeremy Lawrence declaró que este tipo de encuentros muestras que la fe sigue viva, aunque viste muchos vestidos.

El Vía Crucis más grande de la historia de Australia

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org-Aica).- Benedicto XVI abrió en la tarde de este viernes con una oración la representación de las estaciones del Vía Crucis por parte de un centenar de actores en Sydney, donde preside la Jornada Mundial de la Juventud, que reúne a unos 225.000 jóvenes peregrinos de todo el mundo.

 

Los actores recreaban la última cena, sentados en los escalones de la catedral de Santa María, cuando el Papa salió por la puerta del templo para pronunciar la breve plegaria.

 

El pontífice siguió las otras estaciones por televisión, en la cripta de la catedral.

 

Cuatro mujeres aborígenes lloraron por Jesús de Nazaret en otro momento de la Vía Dolorosa.

 

A través de las numerosas pantallas gigantes que retransmitieron el espectáculo en parques y plazas de Sydney, había visto la última cena en la catedral de Santa María, en la que Alfio Stutio, el actor australiano de 27 años que representó a Jesús, rompió el pan para compartirlo con los doce discípulos.

 

La séptima estación del Vía Crucis continuaba en la pantalla y los presos romanos, entre ellos Simón, estaban representados, como las mujeres de Jerusalén, por aborígenes australianos.

 

Vestían pieles de canguro y llevaban la cara y el cuerpo pintados con ceniza, una señal de duelo en la tradición aborigen, y mientras esperaban la llegada de Jesús al muelle bailaban una danza tradicional del norte de Australia.

Benedicto XVI: El punto de partida del ecumenismo, el Bautismo; el de llegada, la Eucaristía

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- El punto de partida del ecumenismo --el camino hacia la unidad entre los cristianos-- es el Bautismo; el de llegada, la celebración común de la Eucaristía. Así lo explicó este viernes Benedicto XVI a representantes de otras iglesias y comunidades cristianas.

 

En el encuentro, que se celebró en la cripta de la catedral de Santa María de Sydney, estuvieron representadas unas quince comunidades, entre ortodoxos, hijos de la Reforma, anglicanos...

 

Si bien el arzobispo anglicano de Sydney no pudo estar presente, envió a un representante y escribió una carta que ha sido calificada por el padre Federico Lombardi S.I., como "hermosísima", "muy cordial con el Papa y con la Jornada Mundial de la Juventud". 

 

En su discurso, el Papa reconoció que "el movimiento ecuménico ha llegado a un punto crítico".

 

Tras recordar que los cristianos están viviendo el bimilenario de san Pablo, profundizó en la enseñanza del apóstol para constatar que el sacramento del Bautismo es para todos los cristianos "la puerta de entrada en la Iglesia y el 'vínculo de unidad' para cuantos han renacido gracias a él".

 

"Es consiguientemente el punto de partida de todo el movimiento ecuménico", afirmó. "Pero no es el destino final. El camino del ecumenismo tiende, en definitiva, a una celebración común de la Eucaristía, que Cristo ha confiado a sus apóstoles como el Sacramento por excelencia de la unidad de la Iglesia". 

 

"Aunque hay todavía obstáculos que superar, podemos estar seguros de que un día una Eucaristía común subrayará nuestra decisión de amarnos y servirnos unos a otros a imitación de nuestro Señor".

 

Según el obispo de Roma, "un sincero diálogo sobre el lugar que tiene la Eucaristía --estimulado por un renovado y atento estudio de la Escritura, de los escritos patrísticos y de los documentos de los dos milenios de la historia cristiana-- favorecerá indudablemente llevar adelante el movimiento ecuménico y unificar nuestro testimonio ante del mundo". 

 

Punto crítico

 

El Papa consideró que "el movimiento ecuménico ha llegado a un punto crítico" en el que "para avanzar hemos de pedir continuamente a Dios que renueve nuestras mentes con la gracia del Espíritu Santo".

 

"Hemos de estar en guardia contra toda tentación de considerar la doctrina como fuente de división y, por tanto, como impedimento de lo que parece ser la tarea más urgente e inmediata para mejorar el mundo en el que vivimos".

Al comer con el Papa, doce jóvenes cuentan sus dificultades

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- El almuerzo que Benedicto XVI compartió este viernes con doce chicos y chicas de todo el mundo le ha servido para confirmar algo que ya sabía: en algunos países, ser joven es muy difícil.

 

En la comida, que tuvo lugar en la recepción de la residencia de la catedral de Sydney, diez de los muchachos representaron a los cinco continentes. Los otros dos representaban a Australia, el país anfitrión de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

 

Fidel Mateos Rodríguez, laico, de 25 años, de la diócesis de Salamanca (España), ha explicado después que "durante el almuerzo, cada uno de los invitados hemos hablado de nuestra situación personal en nuestros países; el Papa, en especial, ha mostrado sumo interés por los testimonios de los jóvenes asiáticos y africanos, dos continentes en los que es difícil vivir la fe católica".

 

La otra representante del continente europeo, la francesa Marie-Bénédicte Esnault, de 22 años, reconoce que escuchando a sus compañeros de mesa "he pensado que nosotros, que vivimos en países de antigua tradición cristiana somos muy afortunados".

 

Jean Fabien Muaka Baloza, de la República Democrática del Congo, de 29 años, considera que "nuestra conversación ha sido como con un padre de familia. Ha escuchado y ha nos dado su bendición".

 

Jean Fabien invitó al Papa a visitar África para que "venga a darse cuenta de ciertas realidades educativas. Tenemos necesidad de su influencia".

 

Craig Ashby, australiano y representante del pueblo aborigen, narró al Santo Padre la discriminación que todavía vive su gente. El Papa le respondió que la clave para resolverlas está en la educación.

 

Gabriel Nangile, de Papúa Nueva Guinea, cuenta que también él ha hablado de los jóvenes de su país y de la necesidad apremiante de que puedan descubrir una vida espiritual que les libre de los graves peligros que corren.

 

Helena de Sousa de Timor Oriental, de 25 años, habló con el pontífice de la violencia en su país. El Papa se interesó por su situación, recordando que en enero de este año recibió a su presidente, José Ramos-Horta.

 

Al final del encuentro el Papa les regaló a cada uno de los jóvenes, un rosario y una medalla conmemorativa de la Jornada Mundial de la Juventud.

 

Cada joven le correspondió con un regalo, como es el caso del estadounidense Armando Cervantes, de origen mexicano, que le entregó un sombrero con orejas de Mickey Mouse.

 

En representación de Brasil estuvo presente Jorgiana Aldren Lima de Santana, de 26 años. Otros países representados fueron Nueva Zelanda, Nigeria, y Corea del Sur.

 

"Sin duda ha sido una vivencia inolvidable que reafirma mi fe en Dios y en la Iglesia y me sirve como reconocimiento al trabajo que he realizado junto a los jóvenes durante todos estos años", concluye Fidel Mateos.

El Papa adopta a jóvenes en recuperación como "embajadores de esperanza"

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI mantuvo este viernes un encuentro con jóvenes que participan en una comunidad de recuperación y les envió como "embajadores de esperanza" para otros jóvenes en situaciones difíciles.


El Papa compartió en la iglesia de la Universidad Notre Dame de Sydney, unos momentos con este grupo de chicos y chicas que a pesar de sus jóvenes vidas ya han atravesado duras experiencias.


Escuchó dos testimonios de ellos: vidas marcadas por el alcohol, la droga, o por la tentación del suicidio.


Samantha Gerdes, de origen filipino, descubrió tras la muerte de sus padres que había sido adoptada. Al regresar a su familia biológica, sufrió abusos de sus hermanos y malos tratos de su madre. Llegada a Australia, en plena soledad, sintió la tentación del suicidio, de la que ha salido viva gracias al encuentro con la Iglesia y la entrada en la comunidad.


Como ella revelaría después a los periodistas, el Papa le dirigió unas palabras personales para alentarle en su nuevo camino y sentirse orgullosa de lo que está haciendo.


El otro joven que tomó la palabra fue Andrew Holmes, quien ha dejado atrás una vida arruinada por el alcohol y la droga. "Pero hoy todo ha cambiado", afirmó al contar su breve biografía.


Los muchachos forman parte del programa de rehabilitación "Alive" (Vivo), gestionado por la Agencia de Servicios Sociales de la archidiócesis de Sydney.


El Papa quería con este encuentro mostrar que las Jornadas Mundiales de la Juventud son también para muchachos en dificultad y escogió como momento más adecuado la tarde del viernes, día en el que los peregrinos recordaron con el Vía Crucis, la memoria de la pasión y la muerte de Jesús.


En sus palabras a los muchachos, el Santo Padre constató que seguramente hoy se arrepienten de haber tomado elecciones que, aunque en el pasado se presentaban como muy atractivas, "os han llevado a un estado más profundo de miseria y de abandono".


"El abuso de las drogas o del alcohol, participar en actividades criminales o nocivas para vosotros mismos, podrían aparecer entonces como la vía de escape a una situación de dificultad o confusión", reconoció.


"Ahora sabéis que en vez de dar la vida, han traído la muerte". Por eso, sus palabras se convirtieron en un reconocimiento del "coraje que habéis demostrado decidiendo volver al camino de la vida, precisamente como el joven de la parábola".


"Habéis aceptado la ayuda de los amigos o de los familiares, del personal del programa Alive, de aquellos que tanto se preocupan por vuestro bienestar y felicidad".


Por eso aseguró que "os veo como embajadores de esperanza para otros que se encuentran en una situación similar".


"Al hablar desde vuestra experiencia podéis convencerlos de la necesidad de elegir el camino de la vida y rechazar el camino de la muerte", afirmó, presentándoles el seguimiento de Jesús como opción de vida.


"Jesús os recibe con los brazos abiertos --subrayó--. Os ofrece su amor incondicional: la plenitud de la vida se encuentra precisamente en la profunda amistad con él".


Este camino, según el Papa, es un "programa grabado en el interior de cada persona". Implica estar dispuestos "a renunciar a nuestras preferencias para ponernos al servicio de los demás, y a dar la vida por el bien de los demás, y en primer lugar por Jesús, que nos amó y dio su vida por nosotros".


"Esto es lo que los hombres están llamados a hacer, y lo que quiere decir realmente estar 'vivo'".

El obispo de Roma concluyó sintetizando su mensaje con las palabras que miles de años antes pronunció el profeta Moisés: "elige la vida, y vivirás tú y tu descendencia amando al Señor tu Dios".

Aventura inolvidable de jóvenes chilenos en el barco del Papa

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Creyendo que eran objeto de una broma recibieron en sus correos electrónicos la confirmación de que serían parte de la escolta del barco que llevaría al Papa Benedicto XVI a presidir su primera actividad oficial en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Jorge Juárez y Ane Marie Kampp se inscribieron en un sorteo en la página oficial de la JMJ (www.wyd2008.org), sin saber que ese click los llevaría a una aventura inolvidable que podrían compartir con un peregrino más, informa la Conferencia Episcopal de Chile.

 

Jorge, vive en La Serena y asegura que prestaba servicios a la iglesia desde hace años, pero que sin duda lo vivido en esta jornada le hará profundizar en su fe y que más que nunca se siente comprometido con su patria, y así lo demuestra agitando a cada momento su bandera. "Siento la responsabilidad de comunicar un mensaje de esperanza, eso es lo que Benedicto te transmite".

 

Él invitó a Verónica Basaure de Santiago, amiga que conoció en el envío que se realizó el 21 de junio en Chile, desde esa ocasión se han contactado permanente y  compartieron, en Sydney, el día que aseguran ha sido el más importante de sus vidas.

 

"Yo me sentía un poco sola antes de todo esto --relata Verónica--, cuando iniciamos el proyecto junto a los chicos de mi comunidad de San Agustín nos empezamos a unir y comprometer, ahora sé que fue lo mejor que pude hacer, tengo la certeza de que no estoy sola, que Dios me acompaña y me ha permitido vivir todo esto, no sé como describirlo, sólo quiero agradecerlo mucho".

 

Ane Marie, es una de las mamás que acompaña a la delegación chilena y está convencida de que la familia es el lugar privilegiado para compartir la fe en Cristo; "Yo siempre he vivido mi fe, fui al encuentro en Colonia y también fue potente, y ahora todo esto, estar cerca del Papa en este lugar hermoso... y mi hijo lo vio a cinco metros de distancia, espero que en él, así como en la familia completa cuando lleguemos, esto se pueda transmitir y nos permita acercarnos más, para ser más cristianos, mejores personas a imagen de Cristo".

 

Vanessa Soto fue la elegida de Ane Marie, ella es comunicadora parroquial en Quillota y desde hace meses ha destacado por su entusiasmo en los preparativos del viaje. Señaló: "Yo tengo fe, pero hoy la renové, esta experiencia de venir en el barco escolta, de ver a tantos jóvenes en la bahía, de sentir que Cristo está en todo el mundo, me compromete, me alimenta, me impulsa a ir a nuevos espacios a decir que soy cristiana, estoy muy feliz".

 

La delegación chilena se sintió "absolutamente representada por estos compatriotas, ya que ellos en la proa de la embarcación hicieron flamear nuestra bandera, la que una y otra vez fue aplaudida al aparecer por las pantallas gigantes".

 

Para su grupo, sin duda, el mejor de los orgullos. Isabel Zubicueta, aseguró: "Es una felicidad muy grande que ellos hayan tenido esa oportunidad, los acompañamos y oramos mucho para que esa experiencia tenga muchos frutos".

 

Otro de los integrantes, Juan Carlos Astudillo, señaló: "Estamos felices por ellos y también por nosotros ya que también tuvimos la oportunidad de estar muy cerca del Papa, fue increíble. Cada día, cada actividad, ha marcado nuestras vidas".

Jóvenes españoles se convierten en misioneros

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- Tras Sydney, el futuro de los jóvenes españoles que participan en la Jornada Mundial de la Juventud es el de ser misioneros entres sus amigos, familia, y ambiente de estudio o trabajo, les han dicho sus obispos.

 

Los chicos y chicas peregrinos participaron este viernes, en la ultima sesión de catequesis, que se celebró sobre el tema común: "Enviados al mundo: El Espíritu Santo, el agente principal de la misión".

 

Como colofón a los dos días anteriores, y tras recorrer la llamada a vivir en el Espíritu Santo y reconocerlo como el alma de la Iglesia, los cardenales y obispos les animaron a ser testigos de la fe y compartir con todo el mundo el don que han recibido, según informa la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española.

 

En St Elia's Ascroft, el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia, instó a los jóvenes a ser testigos de la fe y les explicó que "el principio de toda evangelización es siempre la oración".

 

En este contexto, mencionó en particular la vida contemplativa: "los religiosos y religiosas de clausura son los grandes protagonistas de la Jornada Mundial de la Juventud", señaló el arzobispo de Madrid, "porque aunque puedan pasar inadvertidos, son quienes nos sostienen con sus oraciones".

 

En la parroquia de Santa Bernardette Clemton Park, el cardenal Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Toledo, animó a los jóvenes a ser "aire limpio en medio de un mundo que necesita respirar".

 

"La Iglesia --indicó el arzobispo primado de España-- existe para evangelizar. Hoy se necesitan jóvenes para evangelizar a jóvenes, jóvenes rebeldes que no se conformen con lo mediocre, jóvenes que estén con los más pobres".

 

Por su parte, el cardenal Lluis Martínez Sistach impartió la tercera catequesis en la parroquia Sacred Heart Primary Mount Druitt South, donde afirmó que "una fe que no se propone y no se comparte es una fe seca. La fe se fortacele dándola".

 

Por ello explicó a los jóvenes que "la llamada a la misión deriva de por sí de la llamada a la santidad. Cada misionero lo es auténticamente si se esfuerza en el camino de la santidad" porque "el verdadero misionero es el santo". 

 

Este sábado, a las 9.30 horas, (1.30 horas de la madrugada en España) tendrá lugar un encuentro de los obispos con los peregrinos españoles. Será en el Auditorio del Hotel Westin, de Sydney. Se celebrará una eucaristía, presidida por el cardenal Rouco Varela.

El Vía Crucis más grande de la historia de Australia

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org-Aica).- Benedicto XVI abrió en la tarde de este viernes con una oración la representación de las estaciones del Vía Crucis por parte de un centenar de actores en Sydney, donde preside la Jornada Mundial de la Juventud, que reúne a unos 225.000 jóvenes peregrinos de todo el mundo.

 

Los actores recreaban la última cena, sentados en los escalones de la catedral de Santa María, cuando el Papa salió por la puerta del templo para pronunciar la breve plegaria.

 

El pontífice siguió las otras estaciones por televisión, en la cripta de la catedral.

 

Cuatro mujeres aborígenes lloraron por Jesús de Nazaret en otro momento de la Vía Dolorosa.

 

A través de las numerosas pantallas gigantes que retransmitieron el espectáculo en parques y plazas de Sydney, había visto la última cena en la catedral de Santa María, en la que Alfio Stutio, el actor australiano de 27 años que representó a Jesús, rompió el pan para compartirlo con los doce discípulos.

 

La séptima estación del Vía Crucis continuaba en la pantalla y los presos romanos, entre ellos Simón, estaban representados, como las mujeres de Jerusalén, por aborígenes australianos.

 

Vestían pieles de canguro y llevaban la cara y el cuerpo pintados con ceniza, una señal de duelo en la tradición aborigen, y mientras esperaban la llegada de Jesús al muelle bailaban una danza tradicional del norte de Australia.

Benedicto XVI: El punto de partida del ecumenismo, el Bautismo; el de llegada, la Eucaristía

SYDNEY, viernes, 18 julio 2008 (ZENIT.org).- El punto de partida del ecumenismo --el camino hacia la unidad entre los cristianos-- es el Bautismo; el de llegada, la celebración común de la Eucaristía. Así lo explicó este viernes Benedicto XVI a representantes de otras iglesias y comunidades cristianas.

 

En el encuentro, que se celebró en la cripta de la catedral de Santa María de Sydney, estuvieron representadas unas quince comunidades, entre ortodoxos, hijos de la Reforma, anglicanos...

 

Si bien el arzobispo anglicano de Sydney no pudo estar presente, envió a un representante y escribió una carta que ha sido calificada por el padre Federico Lombardi S.I., como "hermosísima", "muy cordial con el Papa y con la Jornada Mundial de la Juventud".

 

En su discurso, el Papa reconoció que "el movimiento ecuménico ha llegado a un punto crítico".

 

Tras recordar que los cristianos están viviendo el bimilenario de san Pablo, profundizó en la enseñanza del apóstol para constatar que el sacramento del Bautismo es para todos los cristianos "la puerta de entrada en la Iglesia y el 'vínculo de unidad' para cuantos han renacido gracias a él".

 

"Es consiguientemente el punto de partida de todo el movimiento ecuménico", afirmó. "Pero no es el destino final. El camino del ecumenismo tiende, en definitiva, a una celebración común de la Eucaristía, que Cristo ha confiado a sus apóstoles como el Sacramento por excelencia de la unidad de la Iglesia". 

 

"Aunque hay todavía obstáculos que superar, podemos estar seguros de que un día una Eucaristía común subrayará nuestra decisión de amarnos y servirnos unos a otros a imitación de nuestro Señor".

 

Según el obispo de Roma, "un sincero diálogo sobre el lugar que tiene la Eucaristía --estimulado por un renovado y atento estudio de la Escritura, de los escritos patrísticos y de los documentos de los dos milenios de la historia cristiana-- favorecerá indudablemente llevar adelante el movimiento ecuménico y unificar nuestro testimonio ante del mundo". 

 

Punto crítico

 

El Papa consideró que "el movimiento ecuménico ha llegado a un punto crítico" en el que "para avanzar hemos de pedir continuamente a Dios que renueve nuestras mentes con la gracia del Espíritu Santo".

 

"Hemos de estar en guardia contra toda tentación de considerar la doctrina como fuente de división y, por tanto, como impedimento de lo que parece ser la tarea más urgente e inmediata para mejorar el mundo en el que vivimos".

Jóvenes madrileños participarán vía satélite en Misa presidida por el Papa en JMJ

MADRID, 18 Jul. 08 (ACI).-La Arquidiócesis de Madrid informó que los jóvenes que no pudieron viajar a la JMJ de Sydney, se conectarán vía satélite con esta ciudad el domingo 20 para participar de la Misa de clausura que presidirá el Papa Benedicto XVI.

 

Esta conexión vía satélite se llevará a cabo en el marco de la Vigilia de Oración que se realizará en la Catedral de la Almudena la noche del sábado, y que comenzará con una Eucaristía.

 

Durante esta actividad, se escucharán también los testimonios de jóvenes, misioneros y familias jóvenes. La Vigilia estará presidida por el Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. César Franco Martínez.

 

Más de 500 millones de personas vieron globalmente las Estaciones de la Cruz de la JMJ 2008

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-Alrededor de 270 mil peregrinos y habitantes de Sydney y más de 500 millones de televidentes vieron las estaciones de la cruz que fueron actuadas en vivo por un grupo de jóvenes alrededor de la ciudad de Sydney.

 

La dramática presentación, que comenzó en las escaleras de la Catedral de San Mary, acompañada de un coro musical de fondo, tuvo lugar en diferentes sitios de la ciudad incluyendo La Galería de arte, El parque Domain, El Opera House de Sydney, terminado con la  conmovedora escena de la crucifixión al caer la tarde en el Darling Harbour y Barangaroo.

 

El Papa Benedicto XVI estuvo presente en la Primera estación y luego siguió la actividad por televisión desde la Cripta de la Catedral de San Mary.

 

La presentación, que fue una dramatización muda acompañada de música coral, fue seguida silenciosamente por los peregrinos que aprovecharon este momento para reflexionar y profundizar en la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

 

Camillus Okane, un estudiante de 21 años, fue elegido para hacer el papel de Tomás.  "Fue una experiencia conmovedora, de manera especial ver las reacciones de la gente, algunos lloraban, otros rezaban.  Fue bastante impactante", dijo Camillus a ACI Prensa.

 

El director de las Estaciones, Franco Cavarra, viene preparando esta presentación en vivo desde diciembre de 2007, cuando se eligió a un grupo de jóvenes que han practicado durante seis meses para lograr lo que los peregrinos pudieron presenciar. 

 

90 vestuarios fueron trabajados por 20 personas 3 meses previos a la presentación.

 

El momento cumbre de la crucifixión en una cruz de 3.5 metros alrededor de la 6 de la tarde, con los colores rojizos del atardecer hizo contener la respiración a más de un peregrino por su realismo. "Parecía real" dijo a ACI Prensa una peregrina chilena que puedo presenciarlo de cerca.

 

El teatro en vivo contó con la actuación de 83 actores y fue seguido por la cruz  que fue cargada por algunos de los peregrinos y aborígenes australianos.

Jóvenes romanos seguirán vigilia de Santo Padre en JMJ vía satélite

ROMA, 18 Jul. 08 (ACI).-La Vicaría de Roma organizó una jornada de oración y celebración el próximo sábado 19 de julio, en la que se podrá seguir en directo la vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, en la que participará el Papa Benedicto XVI.

 

En el evento, que se realizará en la Basílica de San Juan de Letrán a las 8:30 a.m. (hora italiana), participarán jóvenes tanto de la capital italiana, como de la región de Lacio.

 

Tras la acogida y entrega de la camiseta de la JMJ a los participantes, el Vicario de Roma, Cardenal Agostino Vallini; presidirá una Eucaristía. Luego se podrá seguir en directo la vigilia con el Papa Benedicto XVI en el hipódromo de Sándwich (Sydney), a través de una pantalla gigante colocada en la nave central de la catedral.

"Fue como un Padre, queriendo escucharnos y saber de nuestras vidas"

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-"No se por qué me eligieron pero le agradezco al Espíritu Santo por eso" fueron las palabras de Armando Cervantes, estadounidense de padres  latinos, al preguntarle cuál fue la razón para que lo eligieran entre los jóvenes de todo el mundo para disfrutar de un almuerzo con el Papa en su estadía durante le JMJ 2008 en Sydney.

 

"Me llamaron de la conferencia episcopal preguntarme si quería almorzar con el Papa y obviamente acepté la invitación", relató Armando a ACI Prensa.

 

Armando, junto con otros 11 jóvenes de Estados Unidos, Australia, España, Papua Nueva Guinea, Timor Oriental, Nigeria, Congo, Brasil, Francia, Australia y Corea, tuvo la suerte de ser elegido para disfrutar de un almuerzo con el Papa en la Casa de la Catedral de Saint Mary el viernes a mediodía en el marco de la JMJ 2008.

 

"Estábamos los doce parados afuera, nerviosos sin saber qué decir.  Nos dijeron que estaríamos con el Papa en pocos minutos y cuando apareció nos llenamos de alegría"

 

"Fue como un Padre, queriendo escucharnos y saber de nuestras vidas -describió Armando -. Sólo quería saber de nosotros"   "Quería enterarse qué hacíamos, qué estudiábamos, qué hacíamos en la Iglesia; quería genuinamente conocer de nuestras vidas".

 

El joven describió su experiencia como la de estar en familia: "parecía que fuéramos una familia sentada a la mesa, cada quien hablando de lo que hace"

 

Contó que el Papa habló todo el tiempo en inglés pero cuando se dirigía  a cada uno lo hacía en portugués, español y francés, según el idioma del país del que provenía el joven.

 

"Una de las cosas que me impresionó más es que uno de ellos le preguntó si podíamos salir  a darle nuestros regalos y él dijo: "Yo estoy preparado y dispuesto a ir  a donde los jóvenes vayan".

 

"Hay un amor profundo que tiene hacia los jóvenes y aunque no nos conociera, estaba listo para conocernos, para amarnos, para rezar por nosotros".

 

Por su parte, Fidel Mateo Rodríguez, de 25 años, quien fue elegido como representante de España, describió la experiencia  como."conmovedora". "Básicamente nos ha escuchado, sobre nosotros, nuestra vida y preocupaciones", dijo a ACI Prensa., tras mencionar que el Papa se mostró interesado en la situación de Asia y Africa.

 

Al preguntarle por el momento más especial del almuerzo no dudó en decir: "la entrega de regalos.  El le trajo un Rosario en plata de Salamanca , y una imagen del Apóstol Santiago de Compostela. "Fue un momento muy cercano". Dijo que el regalo más original fue un gorro de Mickey Mouse que le dio la delegación de Estados Unidos. "No se lo ha puesto, pero lo ha acogido con mucha gracia". Dijo mientras sonreía.

El Papa sigue en contacto con peregrinos via SMS

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI comenzó su día de manera usual durante la JMJ – con sus oraciones de la mañana y su inspirador mensaje de texto para todos los peregrinos.

 

"El Espíritu nos impulsa hacia los otros, el fuego de su amor nos hace misioneros de la caridad de Dios. Nos vemos mañana en la tarde – BVI".

 

El mensaje fue enviado antes de reunirse con los líderes cristianos y los líderes de otras religiones.

 

Este es el cuarto mensaje que le envía a todos los peregrinos que participan de la JMJ 2008 en Sydney.

"El camino del ecumenismo apunta hacia una común celebración de la Eucaristía"

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI se reunió este viernes en la mañana con líderes de diferentes iglesias cristianas incluyendo anglicanos, ortodoxos, luteranos, presbiterianos, unitarios y metodistas.

 

Luego de un saludo por parte del Cardenal Pell y el Obispo anglicano Forsyth, el Papa:Benedicto XVI recordó que "Australia es un país marcado por diferencias étnicas y religiosas" y mencionó  la alianza firmada en 2004 por los miembros de Concilio Nacional de Iglesias en Australia como ejemplo de "franca y cordial discusión".

 

" Este año celebramos el aniversario de los 2000 años del  nacimiento  de San Pablo, un trabajador incansable por la unidad en la Iglesia naciente…Pablo nos recuerda la gran gracia que hemos recibido al volvernos miembros del cuerpo de Cristo por medio del bautismo, "

 

"El camino del ecumenismo apunta hacia una común celebración de la Eucaristía, la cual Cristo confió a sus apóstoles como el sacramento de la unidad de la Iglesia por excelencia… Aunque aun hay obstáculos por sobrepasar, podemos estar seguros de que una común eucaristía fortalecería nuestra resolución de amar y servir unos a otros en imitación de nuestro Señor".

 

El Pontífice mencionó que el movimiento ecuménico ha alcanzado una coyuntura  en la cual es necesario además de profundizar en la doctrina, acompañarla en la práctica con obras de caridad.  "La historia de la Iglesia nos ha demostrado que la praxis es inseparable de lo que surge de la didache o enseñanza. En la medida en nos preocupamos por logar una profunda comprensión d los misterios divinos, en esa misma medida nuestro elocuente trabajo de caridad hablará de las bondades de Dios en todo".

 

"Por esta razón el diálogo ecuménico avanza no solo a través del intercambio de ideas sino compartiendo mutuamente y enriqueciéndonos de nuestros dones"

 

"Una 'idea' apunta a la Verdad, un 'don' expresa amor.  Ambos son esenciales para dialogar, abriéndonos a aceptar los dones espirituales de otros cristianos nos ayudan a apresurar nuestra habilidad de percibir la luz de la Verdad que nos viene del Espíritu Santo", agregó el Papa.

 

Para finalizar, habló de la figura de la Iglesia como "cuerpo". "Cada parte de de la estructura de la Iglesia puede temblar y desmoronarse si no tiene a Cristo como piedra angular…como cristianos debemos trabajar juntos para asegurar que el edificio se levante fuerte de manera que otros se vean atraídos a entrar y descubrir la abundancia de los tesoros de la gracia que hay en él".

 

El Arzobispo Anglicano de Sydney, Peter Jansen no estuvo presente en  la reunión, pues asiste a la cumbre anglicana de Lambeth,  pero envió una carta que, según el Vocero de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, expresa su deseo de seguir fortaleciendo las relaciones de los anglicanos con el Santo Padre.

"Nuestra confesión atraviesa tiempos muy difíciles", reconoce máximo líder anglicano

CANTERBURY, 18 Jul. 08 (ACI).-En su mensaje de bienvenida a la Conferencia de Lambeth a los obispos anglicanos del mundo, el máximo líder de esta iglesia y arzobispo de Cantebury, Rowan Williams, reconoció que "nuestra confesión atraviesa tiempos muy difíciles y no podemos ignorar las divisiones y conflictos que nos han azotado estos últimos años".

 

Según informa AFP, así lo indicó Williams al iniciar la reunión que se prolongará durante 3 semanas y que se realiza en medio de una crisis interna "al borde del cisma por la cuestión de la ordenación de mujeres y homosexuales al rango de obispos" y a la que "casi un cuarto de los cerca de 800 obispos de esa fe han decidido no asistir por las profundas divergencias con el camino tomado por su iglesia en los últimos años".

 

El obispo de New Hampshire, Gene Robinson, ordenado por los episcopalianos, rama anglicana en Estados Unidos, no ha sido invitado a Canterbury, pero ha anunciado que asistirá a reuniones al margen de la conferencia, indica AFP.

 

Los organizadores del evento han previsto "grupos de discusión, 'indaba', inspirados en la tradición zulú, para intentar favorecer la escucha entre los participantes que abordarán temas variados como la sexualidad, el medio ambiente o la evangelización", tras lo cual se establecerá un "compromiso anglicano", texto que limitará la libertad de innovar de diferentes provincias.

 

"Cerca de 300 obispos y arzobispos conservadores anunciaron, a la salida de una cumbre en Jerusalén a finales de junio, la formación de una nueva comunión en el seno de la Iglesia anglicana que no reconoce la autoridad del arzobispo de Canterbury. Estos religiosos dicen representar a más de la mitad de los anglicanos del mundo", finaliza la agencia.

"Armonía entre religión y vida pública: los más importante de nuestro tiempo"

Sydney, 18 Jul. 08 (ACI).-En una reunión con mas con mas de 40 representantes de diferentes religiones en la casa de la  Catedral de San Mary, El Papa Benedicto XVI  habló de la necesidad de que se considere la religión no como una causa de división sino una causa de unidad.

 

"En un mundo golpeado por siniestras e indiscriminadas formas de violencia, la voz unánime de la gente religiosa urge a las naciones y comunidades resolver los conflictos por medio de medios pacíficos y con una total consideración por la dignidad humana".

 

El Papa destacó al respecto que "las religiones tienen una papel especial porque ellas enseñan a la gente que el auténtico servicio requiere sacrificio y propia disciplina que deben ser cultivados a través del sacrificio, templanza y el moderado uso de los bienes terrenos"

 

"Amigos, estos valores, estoy seguro que ustedes están de acuerdo conmigo, son particularmente importantes para adecuar la formación de los jóvenes quienes normalmente son tentados por una visión de la vida como un objeto", dijo el Santo Padre. 

 

Sobre el papel de la religión en la educación resaltó que  "en Australia, como en otros lugares, la religión ha sido un factor motivante en la fundación de muchos instituciones religiosas y sigue ocupando un papel muy importante en el currículo de los colegios hoy. Exhorto calurosamente a aquellos que forman parte de estas iniciativas a continuar la conversación acerca de los valores que integran las dimensiones intelectual, humana y religiosa de una sana educación".

 

Sobre la posición de la Iglesia frente a las religiones aseguró " La Iglesia comparte estas observaciones con otras religiones.  Motivadas por la caridad, ella se aproxima al diálogo creyendo que la verdadera fuente de la libertad se encuentra en la persona de Jesús de Nazaret…Los Cristianos creemos que es Él quien revela el potencial humano en virtud de su bondad y nos libera  del pecado y la oscuridad",

 

El Pontífice termino su reunión encomendándolos a la providencia de Dios Todopoderoso asegurando sus oraciones por su misión.

Benedicto XVI pone en Sydney los cimientos de una ecología humana

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presentó este jueves durante la fiesta de bienvenida de las Jornadas de la Juventud los fundamentos de una ecología humana, que tiene en cuenta tanto el entorno natural como el social.

 

El largo discurso del pontífice, lleno de imágenes de los paisajes que pudo apreciar durante sus 20 horas de vuelo de Roma a Sydney, hunde sus cimientos en la innata dignidad de toda persona, creada a imagen y semejanza de Dios, y en su responsabilidad ante la creación.

 

El pontífice comenzó denunciando las "heridas que marcan la superficie de la tierra: la erosión, la deforestación, el derroche de los recursos minerales y marinos para alimentar un consumismo insaciable".

 

"Algunos de vosotros provienen de islas-estado, cuya existencia misma está amenazada por el aumento del nivel de las aguas; otros de naciones que sufren los efectos de sequías desoladoras", dijo a las 500.000 personas que participaron en la fiesta, sobre todo en el embarcadero de Barangaroo, entre los cuales más de 200.000 jóvenes.

 

Ahora bien, aclaro, al hombre no sólo le rodea un entorno natural, sino que existe también el entorno "social", "el hábitat que nos creamos nosotros mismos". Éste, siguió constatando, también "tiene sus cicatrices; heridas que indican que algo no está en su sitio".

 

Entre los ejemplos citó "el abuso de alcohol y de drogas, la exaltación de la violencia y la degradación sexual, presentados a menudo en la televisión e internet como una diversión".

 

"Me pregunto cómo uno que estuviera cara a cara con personas que están sufriendo realmente violencia y explotación sexual podría explicar que estas tragedias, representadas de manera virtual, han de considerarse simplemente como 'diversión'", confesó el obispo de Roma.

 

La causa de la crisis

 

Esta crisis de la ecología natural y de la ecología social el Papa la atribuyó al hecho de que "la libertad y la tolerancia están frecuentemente separadas de la verdad".

 

"Esto está fomentado por la idea, hoy muy difundida, de que no hay una verdad absoluta que guíe nuestras vidas. El relativismo, dando en la práctica valor a todo, indiscriminadamente, ha hecho que la 'experiencia' sea lo más importante de todo".

 

En realidad, "las experiencias, separadas de cualquier consideración sobre lo que es bueno o verdadero, no llevan a una auténtica libertad, sino más bien a una confusión moral o intelectual, a un debilitamiento de los principios, a la pérdida de la autoestima, e incluso a la desesperación".

 

El papa invitó a los jóvenes a no dejarse "engañar por los que ven en vosotros simplemente consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar como belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad".

 

"¿Sabemos reconocer que la dignidad innata de toda persona se apoya en su identidad más profunda -como imagen del Creador- y que, por tanto, los derechos humanos son universales, basados en la ley natural, y no algo que depende de negociaciones o concesiones, fruto de un simple compromiso?", preguntó el Papa.

 

Esto le llevó a reflexionar sobre "el lugar que ocupan en nuestra sociedad los pobres, los ancianos, los emigrantes, los que no tienen voz".

 

"¿Cómo es posible que la violencia doméstica atormente a tantas madres y niños? ¿Cómo es posible que el seno materno, el ámbito humano más admirable y sagrado, se haya convertido en lugar de indecible violencia?", siguió interrogándose.

 

Dignidad innata de toda vida humana

 

Según el pontífice, "la preocupación por la no violencia, el desarrollo sostenible, la justicia y la paz, el cuidado de nuestro entorno, son de vital importancia para la humanidad".

 

"Pero todo esto no se puede comprender prescindiendo de una profunda reflexión sobre la dignidad innata de toda vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, una dignidad otorgada por Dios mismo y, por tanto, inviolable", alertó.

 

"Nuestro mundo está cansado de la codicia, de la explotación y de la división, del tedio de falsos ídolos y respuestas parciales, y de la pesadumbre de falsas promesas".

 

"Nuestro corazón y nuestra mente --concluyó-- anhelan una visión de la vida donde reine el amor, donde se compartan los dones, donde se construya la unidad, donde la libertad tenga su propio significado en la verdad, y donde la identidad se encuentre en una comunión respetuosa".

El Papa alaba a Australia por reparar las injusticias de los aborígenes

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI alabó en el primer discurso pronunciado en Australia la valentía con la que el país está reparando las injusticias sufridas por los pueblos indígenas que habitaban la isla antes de la llegada de los colonizadores.

 

En la mañana de este jueves, recibió la bienvenida de las autoridades australianas en el gótico palacio del Gobienro donde tuvo lugar el acto de acogida. El pontífice fue acogido en el parque de la residencia por el gobernador general, Michael Jeffery y por el primer ministro, Kevin Rudd.

 

El Papa reconoció que Australia es una "nación joven", sin embargo, recordó, "miles de años antes de la llegada de los colonos occidentales, los únicos habitantes de este territorio eran personas originales del País, aborígenes e isleños del Estrecho de Torres".

 

Los jefes ancianos de los aborígenes australianos le acogerían después, en la tarde, en el muelle de Rose Bay con cantos en el dialecto local y en las diversas lenguas de las poblaciones indígenas de Oceanía.

 

"Gracias a la audaz decisión del Gobierno australiano de reconocer las injusticias cometidas en el pasado contra los pueblos indígenas, se están dando ahora pasos concretos con el fin de alcanzar una reconciliación basada en el respeto recíproco", reconoció el Papa en su discurso a las autoridades.

 

Por eso alentó a seguir colmando "la diferencia entre los australianos indígenas y los no indígenas en lo que se refiere a la expectativa de vida, los planes educativos y las oportunidades económicas".

 

"Este ejemplo de reconciliación da esperanza en todo el mundo a los pueblos que anhelan ver consolidados sus derechos, así como reconocida y promovida su aportación a la sociedad", aseguró.

Un magisterio pontificio en SMS sobre el Espíritu Santo

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Hasta ahora el magisterio de los Papas contaba con encíclicas, mensajes, cartas, exhortaciones postsinodales, constituciones apostólicas... En las Jornadas Mundiales de la Juventud Benedicto XVI ha creado el mensaje texto, o SMS de los teléfonos móviles, dedicado a descubrir quién es el Espíritu Santo.

 

Este jueves, antes de llegar en barco a la Bahía de Sydney y de participar en la fiesta de bienvenida, el pontífice envió a los jóvenes un mensaje texto que decía: "El Espíritu Santo es el principal agente de la historia de la salvación: déjale escribir también la historia de tu vida - BXVI" ("The Holy Spirit is the principal agent of salvation history: let him write your life-history 2 - BXVI")

 

Este miércoles, antes de llegar a Sydney y de conceder una "audiencia" a animales australianos, el Papa envió otro texto sobre la tercera persona de la Santísima Trinidad: "¡El Espíritu Santo dio a los Apóstoles y os da a vosotros el poder para proclamar valientemente que Cristo ha resucitado! - BXVI" ("the Holy Spirit gave the Apostles & gives u the power boldly 2 proclaim that Christ is risen! - BXVI").

 

En su primer mensaje, enviado el martes, el Papa escribió: "Joven amigo, Dios y su pueblo esperan mucho de ti porque tienes en ti el don supremo del Padre, el Espíritu de Jesús - BXVI" ("Young friend, God and his people expect much from u because u have within you the Fathers supreme gift: the Spirit of Jesus - BXVI").

Jóvenes en Sydney en el barco con el Papa: "Ha sido una experiencia extraordinaria"

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-"Ha sido una experiencia extraordinaria tener al Papa en medio de nosotros: estábamos todos en la barca con nuestras banderas, contentos por los momentos que estábamos viviendo", dijo Ryan Stichweh, estadounidense que hizo parte de los 200 muchachos que hicieron el recorrido desde Rose Bay hasta Barangaroo con el Santo Padre en la ceremonia de acogida a los jóvenes.

 

Tran Huuong Quyen, vietnamita, dijo asimismo a la agencia italiana SIR que ha sido "muy emocionante" estar con el Pontífice, mientras que para los malayos Eddy Dorairajah y Valerie Chen, ha sido muy intenso estar cerca del Papa: "Pudimos estar en la cubierta de la nave y lo vimos de cerca. Lo hemos saludado, hemos agitado nuestra bandera, nos saludó de vuelta… ha sido extraordinario".

 

Yvette Necheine expresó por su parte que está "feliz, ha sido un verdadero privilegio. Aunque no he podido hablar directamente con él, porque la seguridad era verdaderamente enorme, lo he visto y me ha sorprendido su simplicidad".

 

Para el canadiense Sebastian LaCroix, y la australiana de origen iraquí Wasan Sadik, este día ha sido muy intenso también: "Hemos leído y cantado himnos, hemos cantado el aria en total alegría. Hemos bailado y todos juntos hemos agitados las banderas y el foulard para saludar a los jóvenes que esperaban al Papa".

"Déjale al Espíritu Santo escribir la historia de tu vida", mensaje del Papa a jóvenes

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-En su tercer mensaje de texto a los participantes de la JMJ Sydney 2008, el Papa Benedicto XVI pidió a los jóvenes que le permitan al Espíritu Santo "escribir la historia de tu vida".

 

El mensaje de texto enviado antes de que el Santo Padre llegara en barco a la bahía de Sydney dice lo siguiente: "El Espíritu Santo es el principal agente de la historia de la salvación: déjale escribir también la historia de tu vida - BXVI".

Expo Vocacional, un éxito en Sydney

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-La "Vocation expo", una extensa muestra ferial donde diversas congregaciones masculinas y femeninas proponen sus carismas a los jóvenes que asisten a la JMJ 2008 en Sydney, se ha constituido en "un verdadero éxito de asistencia", revelan sus organizadores.

 

Las diversas congregaciones, institutos y movimientos apelan con atractivos despliegues y algo de sentido del humor a los miles de jóvenes que han colmado el campo ferial vocacional ubicado en el Sydney exibition center en Darling harbour.

 

La exposición vocacional inaugurada el martes 15, se cerrará el domingo 20 de julio, tras la clausura de la JMJ 2008.

 

Según el P. Donai Pellonar, coordinador de la Vocation Expo, "a través de esta iniciativa procuramos proponer a los jóvenes de la JMJ todas las posibles vocaciones, entre ellas el sacerdocio, la familia, la vocación a la vida religiosa y consagrada.

 

Al montaje de la exposición han contribuido 75 organizaciones entre institutos, congregaciones, familias religiosas, movimientos, asociaciones y grupos católicos.

El Papa ante la tumba de la beata australiana que había sido excomulgada Mary MacKillop, sierva de los pobres.

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI visitó en la mañana de este jueves la tumba de la primera beata australiana, Mary MacKillop, cofundadora de las Religiosas de San José, sierva de los pobres y analfabetos, que injustamente fue excomulgada.

 

Cuando la superiora de las hermanas de San José se dirigió a él Papa para asegurar que Australia reza para que sea proclamada santa, el Papa respondió: "Un día será canonizada, estamos esperando un milagro".

 

Poco antes, en la ceremonia de bienvenida que le concedieron las autoridades australianas en el palacio del Gobierno de Sydney, el Papa la presentó como "una de las figuras eminentes de la historia de este país".

 

"Sé que su perseverancia frente a la adversidad, sus intervenciones para defender a cuantos eran tratados injustamente y su ejemplo concreto de santidad han llegado a ser fuente de inspiración para todos los australianos", afirmó.

 

"Generaciones de australianos tienen motivos para agradecer a ella, a las Religiosas de san José del Sagrado Corazón y a otras congregaciones religiosas la red de escuelas que han fundado aquí, así como también el testimonio de la vida consagrada".

 

Mary MacKillop, beatificada por Juan Pablo II en 1995, en Sydney, nació en Melbourne en 1842, en el seno de una familia que había emigrado de Escocia.

 

Cuando el Padre Julian Tennyson Woods conoció a Mary en 1861, fue inspirado por su deseo de servir a Dios, y compartieron la convicción poco común en esa época de que todos los niños debían tener acceso a la educación católica. Por este motivo, fundaron la congregación religiosa.

 

Su extraordinaria obra educativa le atrajo los celos de muchas personas, incluso dentro de la Iglesia, quienes ejercieron presiones y llevaron a que el obispo de Adelaida dictara su excomunión.

 

Mary respondió con obediencia. El mismo obispo la volvió a acoger en la comunión con la Iglesia, antes de su muerte, reconociendo su grave error con humildad.

 

Murió el 8 de agosto de 1909. Sus hijas religiosas siguen viviendo su espíritu con el lema: "Nunca dejar una necesidad sin hacer algo para remediarla".

Jóvenes españoles descubren un nuevo rostro de la Iglesia en Sydney En la predicación de sus cardenales y obispos

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Muchos jóvenes españoles, habituados a las constantes críticas de los medios de comunicación a los obispos e incluso a la experiencia religiosa, están descubriendo un nuevo rostro de la Iglesia: una Iglesia que abre los brazos y tiende puentes.

 

Un momento único para los chicos y chicas para tomar contacto en primera persona con sus obispos son las catequesis que están teniendo lugar en tres de las mañanas de estos priemros días de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

 

Este jueves se celebró la segunda catequesis en la que los obispos han hablado sobre el tema "El Espíritu Santo, alma de la Iglesia". Diez cardenales y obispos españoles han dirigido la palabra a los muchachos divididos en grupos.

 

El mensaje es decisivo, comenta la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española, pues "hoy muchos jóvenes son atraídos por Cristo y el mensaje del Evangelio, pero les cuesta reconocer que Él está presente en la Iglesia y que actúa a través de ella; de aquí la importancia, han señalado en las catequesis los obispos, de profundizar su relación con la Iglesia, Cuerpo de Cristo y misterio de comunión".

 

>

En la parroquia de St. Michael Daceyville, el arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia, cardenal Antonio María Rouco Varela, ha afirmado que "la vida de cada ser humano es un proyecto para la eternidad y no para la muerte". Al referirse a la Iglesia ha dicho que "es de Cristo, no nuestra" y que "no ha nacido como nace un club social, sino que ha nacido de Dios".

 

Al igual que en la catequesis de este miércoles, el cardenal de Madrid ha hecho constantes referencias a la vida de los santos, en especial, dada la presencia de muchos jóvenes latinoamericanos, ha glosado la figura de san Juan Diego, quien recibió las apariciones de la Virgen de Guadalupe en México.

 

"Al final --ha señalado el cardenal--, se nos olvidarán los nombres de los jugadores de la selección española de fútbol que han ganado la Eurocopa 2008, pero la vida de los santos permanece".

 

En la sala principal de conciertos del Opera House de Sydney, el arzobispo de Toledo y primado de España, cardenal Cañizares Llovera, ha señalado que "el mundo de hoy necesita el testimonio de la Iglesia. Cristo no es un personaje del pasado; vive y está presente en nuestras vidas por la acción del Espíritu. No es posible amar a Cristo sin amar a la Iglesia".

 

El cardenal de Toledo ha presentado a la Iglesia como el eje de la vida de los santos y ha afirmado que la Iglesia "ha de tender puentes a todos los hombres y ser un espacio de comunión hacia una nueva humanidad".

 

Por ultimo, el arzobispo de Barcelona, cardenal Martínez Sistach, en la parroquia St. Francis Xavier Lavender Bay, ha explicado cómo la iglesia evangeliza "en el Espíritu".

 

"Toda la comunidad cristiana --apunta el cardenal Sistach-- tiene que inspirarse para su misión en la alegría que el Espíritu Santo infunde en los corazones de los creyentes".

 

Por ello, ha subrayado que "la Iglesia no puede descuidar su misión de dar a conocer a todas las gentes el gran bien que es el conocimiento del verdadero rostro de dios y la amistad con Jesucristo. Es el deber de la evangelización. La Iglesia debe, por tanto, evangelizar y también reevangelizar un mundo, muchas veces, descristianizado y secularizado".

 

Luego, en el mismo lugar de las catequesis, los obispos compartieron el almuerzo con los peregrinos. Posteriormente, se dirigieron hacia el muelle de Barangaroo para dar la bienvenida a Benedicto XVI.

 

Los tres cardenales españoles presentes en Sydney tuvieron la oportunidad de acompañar a Benedicto XVI en su travesía en barco por la Bahía de Sydney.

Confesión, confesión por todas partes

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- El arzobispo de Sydney afirma que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) está ayudando a restaurar un elemento clave para la vida de la Iglesia: el sacramento de la reconciliación.

 

Con este fin, el cardenal George Pell aseguró que el sacramento está disponible en la ciudad anfitriona esta semana. Los sacerdotes, que recibieron con su acreditación un calendario de confesiones, están situados a lo largo de toda la ciudad en auténticos confesonarios improvisados.

 

Se les puede ver bajo los árboles del Domain, en torno a las aguas del Puerto Darling y en los huecos de cada iglesia de la ciudad.

 

La Universidad de Notre Dame ha instalado seis zonas de confesiones, que según informa Alton Pelowski de Michigan nunca están sin penitentes.

 

"Es impresionante ver la reverencia y determinación de cada joven peregrino en busca de significado", explica a Zenit.

 

Probablemente el sitio más visitado para recibir este sacramento es el Centro de Adoración y Reconciliación en el Centro de Convenciones y Exhibiciones de Sydney, que registra nutridas filas de penitentes que desembocan allí tras asistir a sus catequesis matinales.

 

Otros lugares accesibles son la imponente Opera House, el Domain, y eventualmente los pabellones del Hipódromo de Randwick, que el sábado y el domingo será el lugar de la vigilia y la misa de clausura, presididas por Benedicto XVI.

 

El cardenal Pell explica a Zenit que está determinado a repetir la efusión del espíritu necesario para la plena reconciliación con Cristo de la que fue testigo en el año 2000, durante la Jornada Mundial de la Juventud de Roma.

 

El cardenal considera que cuando la gente joven tiene la oportunidad de recibir el sacramento de la reconciliación, normalmente acude.

 

"Hemos visto en la escuela de la catedral y en nuestros grupos de la Jornada Mundial de la Juventud que casi todos lo hacen, y los no católicos desean acudir también --añadió--. Aunque no pueden recibir la absolución, pueden venir para una charla y desnudar su alma".

 

El cardenal Pell dijo que está "convencido de que un elemento significativo tras la rabia y la hostilidad de mucha gente joven es el efecto de la culpabilidad desplazada, y todo lo que se dice sobre la primacía de la conciencia no les ayuda".

 

"La gente se siente culpable --añadió--, aunque no le llamen culpabilidad. Tratan de enterrarla dentro de sí, pero después emerge en toda suerte de direcciones inesperadas".

 

"En un tiempo en el que hay un creciente negocio de psicología, autoayudad, etc. --reconoce el cardenal--, es triste que se dé una caída en la práctica de la confesión, y la Jornada Mundial de la Juventud está ayudando a renovar esto: uno de los más importantes dones que la Iglesia ofrece".

Tres millones y medio de comidas para los jóvenes peregrinos

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Aproximadamente 225.000 jóvenes están participando en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que empezó este martes y acabará el domingo con una misa de clausura que reunirá a medio millón de personas.

 

Los organizadores informan que 125.000 de los jóvenes peregrinos son de otros países; otros cien mil son de la nación anfitriona. El evento es el mayor y más multinacional que hubo nunca en suelo australiano, incluso más que las Olimpiadas de 2000.

 

Estados Unidos es el país que ha enviado a más peregrinos, con 15.000.

 

Estas son algunas de las estadísticas que han distribuido los organizadores, con las que ofrecen una instantánea del acontecimiento.

 

Unos 8.000 voluntarios están ayudando en las actividades. Unos 2.000 sacerdotes y 500 obispos y cardenales están presentes; se hicieron 500 casullas para los prelados y estolas para cada uno de los sacerdotes.

 

Se hicieron un millón de formas para la Comunión y se utilizarán 120 botellas de vino para las misas de apertura y clausura.

 

Los peregrinos se alimentarán con tres millones y medio de raciones de comida y se usarán 232.000 velas durante el evento. En torno a cien mil jóvenes están durmiendo en 400 escuelas y parroquias y 10.000 en el Parque Olímpico de Sydney.

 

En torno a cien actores están implicados en las estaciones de la representación del Via Crucis.

Australia tiene aproximadamente 5,12 millones de católicos en 1.363 parroquias. Esto es aproximadamente el 26% de la población. Tienen 20 diócesis territoriales, cuatro diócesis de Iglesias Orientales Católicas y una diócesis militar.

 

La mayor región, Sydney, con sus cuatro diócesis, tiene en torno a 1,5 millones de católicos. La archidiócesis de Sydney tiene casi 600.000 de ellos en unas 141 parroquias con 480 sacerdotes.

 

Hubo tres anteriores visitas papales a Australia. En 1970, estuvo Pablo VI; en 1986, Juan Pablo II; y en 1995 el pontífice polaco volvió y beatificó a Mary MacKillop.

La separación del Plan de Dios Creador causa desorden

CIUDAD DEL VATICANO, 17 JUL 2008 (VIS).-Los jefes Ancianos de los Aborígenes australianos acogieron esta tarde al Santo Padre en el muelle de Rose Bay con una ceremonia de bienvenida, con cantos en el dialecto local y en las diversas lenguas de las poblaciones indígenas de Oceanía.

 

Benedicto XVI se embarcó en la nave Sydney 2000 para recorrer las 6 millas marítimas que le separaban del Barangaroo East Darling Harbour. A su lado, en la terraza del segundo puente de bordo iban los cardenales Tarcisio Bertone, George Pell y Stanislaw Rylko, mientras en el primer y tercer puente, grupos de jóvenes enarbolaban las banderas de la JMJ. Una flotilla de barcas con jóvenes a bordo acompañaba la "nave papal" durante el trayecto hasta la ensenada de Barangaroo, que lleva el nombre de la esposa del jefe de la población aborigen local.

 

A su llegada, el Santo Padre fue acogido por numerosos jóvenes aborígenes australianos y por jóvenes de la zona del Pacífico, que entonaron cantos indígenas seguidos por el "Tu es Petrus".

 

El Papa dio las gracias a los Ancianos de los Aborígenes y pidió que transmitieran su saludo a todos sus pueblos. "Estoy profundamente emocionado de encontrarme en vuestra tierra -dijo- conociendo los sufrimientos e injusticias que ha soportado, pero consciente también de la regeneración y de la esperanza que en estos momentos viven, con orgullo legítimo, todos los australianos".

 

"Frente a mí -prosiguió- veo una imagen vibrante de la Iglesia universal. La variedad de naciones y culturas de la que procedéis demuestra que la Buena Nueva de Cristo es para todos y para cada uno; ha llegado a los confines de la tierra. Y, sin embargo, sé que buena parte de vosotros sigue buscando una patria espiritual. Algunos, absolutamente bienvenidos entre nosotros, no son católicos ni cristianos. Otros, se mueven en las fronteras de la vida de la parroquia y de la Iglesia. Quiero ofreceros mi aliento: acercaos al amoroso abrazo de Cristo; reconoced a la Iglesia como vuestra casa. Ninguno está obligado a quedarse fuera, porque desde el día de Pentecostés la Iglesia es universal".

 

Benedicto XVI elogió "el majestuoso esplendor de la belleza natural de Australia", que "suscita un sentido profundo de temor reverencial, como una rápida ojeada a la historia de la creación que narra la Génesis: la luz y las tinieblas, el sol y la luna, las aguas, la tierra y las criaturas. Todo eso es bueno a los ojos de Dios".

 

Pero "hay heridas que marcan la superficie de la tierra: la erosión, la deforestación, el derroche de los recursos minerales y marinos para alimentar un consumismo insaciable" y (...) no sólo el ambiente natural, sino el social, el hábitat que creamos, tiene cicatrices: heridas que indican que algo no va bien, (...) un veneno que amenaza con corroer lo que es bueno, plasmar de nuevo lo que somos y distorsionar el fin para el que fuimos creados. Los ejemplos abundan, los más patentes son el alcohol y el abuso de drogas, la exaltación de la violencia y la degradación sexual, presentados a menudo en la televisión e Internet como diversión".

 

"Me pregunto -observó el Papa- cómo podría alguien explicar a las personas víctimas de la violencia o de la explotación sexual que esas tragedias, reproducidas de forma virtual, se consideran sencillamente una "diversión". Hay algo siniestro que brota del hecho de que la libertad y la tolerancia se separan muy a menudo de la verdad. Todo ello se alimenta de la idea, ampliamente difundida en nuestra época, de que no hay una verdad absoluta que guíe nuestra vida. El relativismo, dando valor a todo sin discriminación, ha hecho que "la experiencia" sea lo más importante".

 

"¡La vida no está gobernada por la suerte, no es casual! -exclamó-. Vuestra existencia personal ha sido querida y bendecida por Dios y tiene una finalidad. La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias. (...) Es una búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza. Con ese fin tomamos nuestras decisiones, ejercemos nuestra libertad y, en esto, en la verdad, en el bien y en la belleza, encontramos la felicidad y la alegría. No os dejéis engañar por los que ven en vosotros simples consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar por belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad.

 

"Cristo ofrece más. Ofrece todo. Sólo él, que es la Verdad, puede ser el Camino y por lo tanto la Vida", pero "la tarea de ser testigos hoy es difícil. Muchos pretenden que Dios se deje al margen y que la religión y la fe, oportunas para los individuos, se excluyan de la vida pública o se usen sólo para seguir fines pragmáticos limitados. Esta visión secularizada intenta explicar la vida humana y plasmar la sociedad con pocas o con ninguna referencia al Creador. Se presenta como una fuerza neutral, imparcial y respetuosa de cada uno. En realidad, como toda ideología, el secularismo impone una visión global. Si Dios es irrelevante en la vida pública, la sociedad podrá ser plasmada según una imagen privada de Dios y las discusiones y las políticas relativas al bien común se llevarán a cabo basándose más en las consecuencias que en los principios enraizados en la verdad".

 

Sin embargo, advirtió el pontífice, "la experiencia demuestra que la separación del plan de Dios creador causa un desorden que tiene repercusiones inevitables sobre el resto de la creación. Cuando se eclipsa a Dios, nuestra capacidad de reconocer el orden natural, el fin y el bien comienza a desvanecerse".

 

El Santo Padre invitó a los jóvenes a "estar alerta a los signos de dar la espalda a la estructura moral que Dios ha dado a la humanidad" y a "reconocer que la dignidad innata del individuo se asienta en su identidad más profunda, como imagen del Creador y que, por eso, los derechos humanos son universales, basados en la ley natural y no en algo que depende de negociaciones o condescendencia, ni tanto menos del compromiso. Así llegamos a pensar en el puesto que ocupan en nuestra sociedad los pobres, los ancianos, los inmigrantes, los que no tienen voz. ¿Cómo puede ser que la violencia doméstica atormente a tantas madres y a tantos niños? ¿Cómo es posible que (...) el seno materno se haya convertido en lugar de violencia innombrable?".

 

"La creación de Dios es única y buena. La preocupación por la no violencia, el desarrollo sostenible, la justicia y la paz, el cuidado del medio ambiente, son de importancia vital para la humanidad. Pero no podemos comprender todo ello si prescindimos de una reflexión sobre la dignidad innata de la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural, dignidad otorgada por Dios y por lo tanto inviolable".

 

"Nuestro mundo está cansado de la avidez, de la explotación, de la división, del tedio de falsos ídolos y respuestas parciales, y de la pena de falsas promesas- concluyó Benedicto XVI-. Nuestro corazón y nuestra mente anhelan una visión de la vida donde reine el amor, donde los dones se compartan, se edifique la unidad, la libertad encuentre su significado en la verdad y la identidad se encuentre en una comunión respetuosa. ¡Esta es obra del Espíritu Santo! ¡Esta es la esperanza que ofrece el Evangelio de Jesucristo!".

 

Finalizado el encuentro, el Papa se trasladó a la Cathedral House en papamóvil y durante el recorrido pasó ante la Opera House, desde 2007 patrimonio mundial de la humanidad, siendo aclamado por la multitud.


La esperanza de los católicos chinos: Una Jornada de la Juventud en Pekín

SYDNEY, jueves, 17 julio 2008 (ZENIT.org).- Este miércoles fue el día de la gran "fiesta de los jóvenes asiáticos". Los más de diez mil chicos y chicas del continente que han llegado a Sydney para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) dieron vida, en la velada de este miércoles, a un concierto-fiesta en el Olimpic Park.

 

En el espectáculo se dieron momentos artísticos, testimonios y oraciones en inglés, mandarín y cantonés.

Dar una ojeada era especialmente sugerente, con miles de jóvenes, muchos de ellos vestidos con trajes tradicionales que ondeaban pancartas y banderas de los diversos países de origen. La fiesta de los asiáticos se inscribe en las inicitivas del Festival Juvenil y tuvo en programa también momentos de lectura y estudio de la Biblia.

 

"Estar aquí en Sydney --declaró a "L'Osservatore Romano" el joven Pun Ming Chi E, de 22 años, seminarista llegado de Hong Kong-- nos ayuda a ver que en el mundo los católicos, aún viniendo de países tan diversos, tienen verdaderamente una sola fe y una sola Iglesia".

Hong Kong, relata, es una realidad multicultural, donde respecto a los católicos -que son de todos modos una pequeña minoría- hay respeto y está garantizada la libertad. "Pero ciertamente esta experiencia que estoy viviendo en tierra australiana -asegura- me dará una fuerza ulterior para vivir la fe en mi país".

 

¿Su sueño, su esperanza? "Que en Pekín -responde sonriendo- se pueda organizar antes o después una jornada mundial de la juventud. Para nosotros los católiocos sería la ocasión de celebrar libremente nuestra fe, unidos a los otros jóvenes católicos del resto del continente y de todo el planeta".

 

Entre los participantes en la fiesta, muchos asiáticos que ya desde hace años viven en Australia. Es una presencia consistente: sólo en Sydney se calcula que son el 3%. Son originarios de realidades muy diversas en cuanto a raíces étnicas, organización social, estructura política. Y sin embargo en la misma experiencia de fe muestran un único rostro: el de una Iglesia joven, a menudo en minoría o perseguida, pero decidida a proseguir en el camino de amistad con Dios y de solidaridad con toda la humanidad.

 

Especialmente significativa la presencia de los jóvenes vietnamitas. Aquí viven mil quinientos: una comunidad sólida y activa, que se ha movilizado de modo especial para dar hospitalidad a los dos mil vietnamitas que asisten en estos días a la JMJ. Se ha tratado no sólo de una obra de acogida sino también de una concreta ayuda económica para permitir a los chicos del país asiático poder llegar a Sydney.

 

Como testimonio de la centralidad de la realidad eclesial del continente en esta JMJ, hay que señalar también la iniciativa que implicará a casi setecientos jóvenes franceses, quienes desde Australia prolongarán su peregrinación misionera en países asiáticos como Tailandia, Hong Kong, Vietnam, Camboya, India, Indonesia y China.

"Hay una gran esperanza para la Iglesia y para el mundo", afirma Obispo español

Sydney, 17 Jul. 08 (ACI).-Mons. Juan Antonio Martinez, Obispo Auxiliar de Madrid y Secretario de la Conferencia Episcopal Española, ha hecho parte activa de la JMJ 2008 desde su comienzo. En su opinión, con los jóvenes "hay una gran esperanza para la Iglesia y el mundo".

 

En entrevista concedida a ACI Prensa luego de dirigir una de las catequesis a peregrinos de Chile, Venezuela, Costa Rica y otros países hispanohablantes, el Prelado comentó que "al ver la actitud de quienes han venido, jóvenes que se ve que participan en la Iglesia nos damos cuenta que hay un movimiento juvenil católico que no se queda en un solo país sino que esta en todo los países. Jóvenes entregados a querer vivir la vida cristiana y por lo tanto que hay una gran esperanza para la Iglesia y para el mundo".

 

Frente a la posibilidad de que la JMJ 2008 se lleve a cabo en España, Mons. Martinez se mostró entusiasta: "bueno si el Santo Padre, como según se rumorea, anuncia esta posibilidad, sin duda que la juventud española tomará este anuncio con un gran entusiasmo como una ocasión para la evangelización de la juventud y de sociedad española que lo necesita mucho".

 

El Prelado invitó además a los jóvenes a "que asistan a la próxima JMJ para encontrarse con el Papa a fortalecer su fe y a comprometerse decididamente con Jesucristo y con su buena noticia de salvación".

 

Mons. Martínez planea asistir a todas las actividades en las que estará presente el Papa Benedicto XVI y espera con gran entusiasmo poder asistir a la Misa de clausura de esta 23º JMJ.

Libertad y tolerancia no deben separarse de la verdad, advierte Benedicto XVI

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI denunció que actualmente en la sociedad "hay también algo siniestro que brota del hecho de que la libertad y la tolerancia están frecuentemente separadas de la verdad. Esto está fomentado por la idea, hoy muy difundida, de que no hay una verdad absoluta que guíe nuestras vidas".

 

Ante más de 500 mil personas presentes en la Bahía de Sydney, el Santo Padre advirtió cómo con esta manera de pensar "el relativismo, dando en la práctica valor a todo, indiscriminadamente, ha hecho que la 'experiencia' sea lo más importante de todo".

 

"En realidad, las experiencias, separadas de cualquier consideración sobre lo que es bueno o verdadero, pueden llevar, no a una auténtica libertad, sino a una confusión moral o intelectual, a un debilitamiento de los principios, a la pérdida de la autoestima, e incluso a la desesperación", precisó.

 

"Queridos amigos, la vida no está gobernada por el azar, no es casual. Vuestra existencia personal ha sido querida por Dios, bendecida por él y con un objetivo que se le ha dado. La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias, por útiles que pudieran ser. Es una búsqueda de lo verdadero, bueno y hermoso. Precisamente para lograr esto hacemos nuestras opciones, ejercemos nuestra libertad y en esto, es decir, en la verdad, el bien y la belleza, encontramos felicidad y alegría. No os dejéis engañar por los que ven en vosotros simplemente consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar como belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad".

 

Ante esta situación, dijo el Papa, "Cristo ofrece más. Es más, ofrece todo. Sólo él, que es la Verdad, puede ser la Vía y, por tanto, también la Vida. Así, la 'vía' que los Apóstoles llevaron hasta los confines de la tierra es la vida en Cristo. Es la vida de la Iglesia. Y el ingreso en esta vida, en el camino cristiano, es el Bautismo".

 

Seguidamente el Pontífice recordó la importancia del Bautismo para los cristianos y subrayó a los cientos de miles de asistentes que "estáis en este mundo sabiendo que Dios tiene un rostro humano, Jesucristo, el 'camino' que colma todo anhelo humano y la 'vida' de la que estamos llamados a dar testimonio, caminando siempre iluminados por su luz".

 

Benedicto XVI dijo luego que la tarea del "testigo no es fácil. Hoy muchos sostienen que a Dios se le debe 'dejar en el banquillo', y que la religión y la fe, aunque convenientes para los individuos, han de ser excluidas de la vida pública, o consideradas sólo para obtener limitados objetivos pragmáticos. Esta visión secularizada intenta explicar la vida humana y plasmar la sociedad con pocas o ninguna referencia al Creador. Se presenta como una fuerza neutral, imparcial y respetuosa de cada uno. En realidad, como toda ideología, el laicismo impone una visión global".

 

"Si Dios es irrelevante en la vida pública, la sociedad podrá plasmarse según una perspectiva carente de Dios. Sin embargo, la experiencia enseña que el alejamiento del designio de Dios creador provoca un desorden que tiene repercusiones inevitables sobre el resto de la creación. Cuando Dios queda eclipsado, nuestra capacidad de reconocer el orden natural, la finalidad y el «bien», empieza a disiparse. Lo que se ha promovido ostentosamente como ingeniosidad humana se ha manifestado bien pronto como locura, avidez y explotación egoísta. Y así nos damos cuenta cada vez más de lo necesaria que es la humildad ante la delicada complejidad del mundo de Dios".

 

Seguidamente denunció que en el entorno social de las personas muchas veces no se respeta la dignidad de las personas y cuestionó: "¿Sabemos reconocer que la dignidad innata de toda persona se apoya en su identidad más profunda –como imagen del Creador– y que, por tanto, los derechos humanos son universales, basados en la ley natural, y no algo que depende de negociaciones o concesiones, fruto de un simple compromiso? Esto nos lleva reflexionar sobre el lugar que ocupan en nuestra sociedad los pobres, los ancianos, los emigrantes, los que no tienen voz. ¿Cómo es posible que la violencia doméstica atormente a tantas madres y niños? ¿Cómo es posible que el seno materno, el ámbito humano más admirable y sagrado, se haya convertido en lugar de indecible violencia?"

 

"Nuestro mundo está cansado de la codicia, de la explotación y de la división, del tedio de falsos ídolos y respuestas parciales, y de la pesadumbre de falsas promesas. Nuestro corazón y nuestra mente anhelan una visión de la vida donde reine el amor, donde se compartan los dones, donde se construya la unidad, donde la libertad tenga su propio significado en la verdad, y donde la identidad se encuentre en una comunión respetuosa".

 

"Esta es obra del Espíritu Santo. Ésta es la esperanza que ofrece el Evangelio de Jesucristo. Habéis sido recreados en el Bautismo y fortalecidos con los dones del Espíritu en la Confirmación precisamente para dar testimonio de esta realidad. Que sea éste el mensaje que vosotros llevéis al mundo desde Sydney", concluyó.

En medio de la maravilla de la creación profundas heridas afectan al hombre, dice el Papa

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-En un intenso discurso dirigido a las casi 500 mil personas que estaban reunidas en la Bahía de Sydney para participar de la Fiesta de Acogida a los Jóvenes, el Papa Benedicto XVI explicó cómo dentro de la maravilla de la creación, existen profundas heridas que afectan al ser humano y que distorsionan su esencia más profunda.

 

Tras saludar a los presentes y recordar como, imitando el anuncio de Cristo de los Apóstoles, muchos hombres y mujeres han llevado el Evangelio hasta tierras lejanas como Australia para inspirar a nuevas generaciones, el Santo Padre dijo que "hoy me toca a mí. Para algunos puede parecer que, viniendo aquí, hemos llegado al fin del mundo. Ciertamente, para los de vuestra edad cualquier viaje en avión es una perspectiva excitante. Pero para mí, este vuelo ha sido en cierta medida motivo de aprensión".

 

Luego de explicar que " la vista de nuestro planeta desde lo alto ha sido verdaderamente magnífica" con lo que el Pontífice dio a conocer que su discurso lo preparó en Australia, Benedicto XVI comentó cómo "el relampagueo del Mediterráneo, la magnificencia del desierto norteafricano, la exuberante selva de Asia, la inmensidad del océano Pacífico, el horizonte sobre el que surge y se pone el sol, el majestuoso esplendor de la belleza natural de Australia, todo eso que he podido disfrutar durante dos días, suscita un profundo sentido de temor reverencial".

 

Luego de subrayar como en medio de la creación, al centro de ella están los seres humanos que "llegamos a admitir que también hay heridas que marcan la superficie de la tierra: la erosión, la deforestación, el derroche de los recursos minerales y marinos para alimentar un consumismo insaciable".

 

Ante esta realidad, prosiguió el Santo Padre, ha de recordarse al hombre: "vemos cada día los logros del ingenio humano. La calidad y la satisfacción de la vida de la gente crecen constantemente de muchas maneras, tanto a causa del progreso de las ciencias médicas y de la aplicación hábil de la tecnología como de la creatividad plasmada en el arte".

 

Benedicto XVI resaltó luego que "todos nosotros, jóvenes y ancianos, tenemos momentos en los que la bondad innata de la persona humana –perceptible tal vez en el gesto de un niño pequeño o en la disponibilidad de un adulto para perdonar– nos llena de profunda alegría y gratitud. Sin embargo, estos momentos no duran mucho. Por eso, hemos de reflexionar algo más".

 

"Y así descubrimos que no sólo el entorno natural, sino también el social –el hábitat que nos creamos nosotros mismos– tiene sus cicatrices; heridas que indican que algo no está en su sitio. También en nuestra vida personal y en nuestras comunidades podemos encontrar hostilidades a veces peligrosas; un veneno que amenaza corroer lo que es bueno, modificar lo que somos y desviar el objetivo para el que hemos sido creados", denunció el Papa.

 

"Los ejemplos abundan, como bien sabéis. Entre los más evidentes están el abuso de alcohol y de drogas, la exaltación de la violencia y la degradación sexual, presentados a menudo en la televisión e Internet como una diversión. Me pregunto cómo uno que estuviera cara a cara con personas que están sufriendo realmente violencia y explotación sexual podría explicar que estas tragedias, representadas de manera virtual, han de considerarse simplemente como 'diversión'.

 

"Queridos amigos, la creación de Dios es única y es buena. La preocupación por la no violencia, el desarrollo sostenible, la justicia y la paz, el cuidado de nuestro entorno, son de vital importancia para la humanidad. Pero todo esto no se puede comprender prescindiendo de una profunda reflexión sobre la dignidad innata de toda vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, una dignidad otorgada por Dios mismo y, por tanto, inviolable", precisó el Papa.

Vibrante bienvenida al Papa Benedicto XVI

SYDNEY, 17 Jul. 08 (ACI).-"Cualquiera que sea el país del que venimos, por fin estamos aquí", dijo el Papa Benedicto XVI a los más 500 mil peregrinos reunidos hoy en la bahía de Sydney que le dieron una calurosa bienvenida en medio de una soleada tarde.

 

Luego de ver al Pontífice durante su viaje a la bahía de Barangaroo a través de pantallas gigantes los jóvenes lo recibieron en medio de saludos y canciones mientras se trasladaba en su papamóvil hasta el escenario donde fue recibido por un baile típico aborigen.

 

Luego de caminar al escenario, acompañado por el Cardenal George Pell y el Arzobispo Phillip Wilson, el Papa Benedicto VI se mostró alegre y complacido agitando sus manos a los peregrinos que cantaban y aclamaban entusiastas "Viva el Papa" "Benedetto" moviendo las banderas de sus diferentes países.

 

El Cardenal George Pell le dio una calurosa bienvenida diciendo: "El Arzobispo Moran en su primera homilía, explicó que en Australia él había encontrado 'la misma piedad, el mismo amor por la religión, la misma generosidad y espíritu de sacrificio que su Iglesia en Europa. Santo Padre, nosotros esperamos usted pueda llegar a esta misma conclusión durante el tiempo que estará con nosotros".

El Papa: Las JMJ me llenan de confianza ante el futuro del mundo

Sydney, 17 Jul. 08 (ACI).-"Gracias a la audaz decisión del Gobierno australiano de reconocer las injusticias cometidas en el pasado contra los pueblos indígenas, se están dando ahora pasos concretos con el fin de alcanzar una reconciliación basada en el respeto recíproco" dijo el Papa Benedicto XVI durante su recibimiento Oficial en la Casa de Gobierno este jueves, al comenzar su intensa jornada.

 

"Justamente estáis tratando de colmar la diferencia entre los australianos indígenas y los no indígenas en lo que se refiere a la expectativa de vida, los planes educativos y las oportunidades económicas".

 

El Primer Ministro de Australia, Kevin Rudd, junto con otras personalidades del Gobierno incluyendo al General Mayor Michael Jeffery, el Premier Morris Iema, y el Gobernador General de NSW Marie Bashir estrecharon la mano del Pontífice además de algunos Obispos que estuvieron presentes.

En su discurso de bienvenida el Primer Ministro dijo al Papa Benedicto XVI que era recibido no solo por los católicos, sino por los australianos de todas las religiones. "Su Santidad, usted es bienvenido como Apóstol de la paz, en tiempos en que una voz de paz es una voz que todos necesitamos", señaló Rudd.

 

Además de mencionar el tema de los aborígenes, el Pontífice expresó en su discurso su inmensa alegría por compartir con los jóvenes: "Es para mí una alegría rezar con ellos, compartir con ellos y celebrar la Eucaristía junto con ellos. La JMJ me llena de confianza ante el futuro de la Iglesia y el futuro de nuestro mundo", dijo.

 

Posteriormente, se refirió la Iglesia en Australia como una de las más jóvenes y cosmopolitas, destacando la diversidad y pluralidad de culturas. Habló del importante papel que han jugado los católicos en la construcción de la Nación mencionando a la beata Mary Mackillop, resaltando su figura como ejemplo de esperanza en medio de la adversidad: "su ejemplo de santidad ha llegado a ser fuente de inspiración para todos los australianos".

 

Luego el Pontífice mencionó la importancia de proteger el medio ambiente y el compromiso que Australia ha tomado frente a esta urgente tarea: "noto que Australia se está comprometiendo seriamente en afrontar la propia responsabilidad de cuidad el ambiente natural".

 

Se refirió a Australia como un "territorio particularmente fértil para el diálogo ecuménico e interreligioso… Espero con ilusión encontrar a los representantes locales de las diferentes comunidades cristianas y de otras religiones… sin embargo, estoy aquí ante todo para reunirme con los jóvenes, tanto de Australia como otra parte del mundo".

 

Al ritmo del himno oficial del Vaticano, el Santo Padre caminó por las afueras de la Casa de Gobierno saludando a algunos visitantes y a miembros de la prensa. Al finalizar la ceremonia, dos niños ofrecieron al Pontífice un ramo de flores que llevó consigo a su papamóvil, para partir a la visita de la tumba de la Beata australiana Mary Mackillop.

"Mary Mackillop será canonizada, estamos esperando por un milagro" dijo el Papa Benedicto XVI

Sydney, 17 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI, al iniciar su cargada agenda para este jueves, día en el que inicia su participación en la Jornada Mundial de la Juventud 2008, visitó esta mañana la tumba de la primera beata australiana, Mary Mackillop.

 

Mary Mackillop nació en Victoria en 1842 y fundó las Hermanas de San José en 1866. Murió en el Norte de Sydney en 1909 y estuvo profundamente comprometida con la educación de los pobres. Fue beatificada por el Papa Juan Pablo II en enero de 1995.

El Papa Benedicto XVI se detuvo a rezar ante la tumba de la Beata mientras la superiora de las hermanas de San José se dirigió a él diciendo: "nuestra Iglesia y la gente de Australia están esperando el día en que ella sea canonizada".

 

Él Pontífice sonrió y respondió: "Un día será canonizada, estamos esperando por un milagro".

 

El Papa pasó un corto tiempo en oración después de recibir un busto de bronce de Mary Mackillop de manos de las "josefinas" como recuerdo de su histórica visita.

JMJs son un don de renovación para toda la Iglesia, recuerda Cardenal Rylko

ROMA, 17 Jul. 08 (ACI).-El Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Cardenal Stanislaw Rylko, indicó que las "JMJs son un don para toda la Iglesia, en todos sus componentes, porque toda la Iglesia redescubre su rostro joven, para usar una expresión de Juan Pablo II", en entrevista concedida al diario oficioso Vaticano, L'Osservatore Romano (LOR).

 

En el diálogo, el Purpurado dijo también que "donde hay una crisis de fe hay también necesidad de testimonios jóvenes, llenos de entusiasmo y alegría. Como está sucediendo aquí en Sydney, en donde la gente común, al principio escéptica e indigente, comienza a ver a esta multitud de jóvenes en fiesta que han invadido con su alegría, y se deja contagiar por ella".

 

Seguidamente, el Cardenal comentó que "en una situación de cristianismo cansado, como sucede en los países occidentales, los jóvenes pueden ser la primavera de la Iglesia, en el sentido que sn portadores de una frescura que no envejece, que no está fosilizada. A loa jóvenes de hoy se les pide el coraje de la misionariedad".

 

"No por gusto se ha elegido para este evento el tema del Espíritu Santo, que apunta a hacer comprender la importancia del sacramento de la confirmación, a través del cual se obtiene la fuerza para testimoniar nuestra fe en una sociedad que parece interesada en otros modelos. Nuestra esperanza es que los jóvenes puedan conocer mejor al Espíritu Santo, entren en relación con Él y se deje guiar por Él para sus opciones fundamentales".

 

Tras comentar que según las autoridades australianas esta JMJ Sydney 2008 es el evento más grande alguna vez desarrollado en Australia, el Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos explicó que en su dicasterio se creó un fondo para que jóvenes de países ricos pudiera donar 10 euros y así ayudar a muchachos de Asia y África a que asistieran a este gran evento eclesial mundial.

 

Para el Cardenal Rylko, uno de los aspectos que salen a relucir en las JMJs es el vocacional. "Muchos jóvenes, después de haber participado en las Jornadas, han hecho opciones importantes: consagración religiosa, vida sacerdotal, mayor compromiso en los movimientos. También han surgido interesantes vocaciones para la familia".

 

"Las grandes asambleas mundiales permiten a los jóvenes no sentirse solos y esto infunde valor. También aquí en Sydney los participantes pueden recoger frutos en abundancia en la medida en la que abran sus corazones a los dones de la gracia que emanan del Espíritu Santo", finalizó.

Ceremonia de bienvenida, visita a la tumba de la Beata Mckillop

CIUDAD DEL VATICANO, 17 JUL 2008 (VIS).-Después de celebrar misa en privado en la Capilla de la Catedral House, el Papa se trasladó a la Government House, un elegante edificio gótico construido entre 1837 y 1845, donde tuvo lugar la ceremonia de bienvenida.

 

  El Santo Padre fue acogido en el parque de la residencia por el gobernador general, Michael Jeffery y por el primer ministro, Kevin Rudd. También estaban presentes autoridades políticas y civiles y algunos prelados de la Iglesia australiana.

 

  Al inicio de su discurso, Benedicto XVI se preguntó cuál era el motivo que llevaba a tantos jóvenes a emprender un viaje tan largo para participar en un evento como la Jornada Mundial de la Juventud. “Están deseosos -dijo- de tomar parte en un acontecimiento que pone de relieve los grandes ideales que los inspiran, y regresan a sus casas llenos de esperanza, decididos a construir un mundo mejor. Para mí es una alegría estar con ellos, rezar con ellos y celebrar la Eucaristía junto con ellos. La JMJ me llena de confianza en el futuro de la Iglesia y en el futuro de nuestro mundo”.

 

  “Durante miles de años, antes de la llegada de los emigrantes occidentales, los únicos habitantes de este lugar -dijo- eran personas originarias del país, aborígenes e isleños del Estrecho de Torres. (...) Gracias a la valiente decisión del gobierno australiano de reconocer las injusticias cometidas en el pasado contra los pueblos indígenas, se están dando pasos concretos para alcanzar una reconciliación basada en el respeto recíproco. Estáis tratando justamente de colmar la separación entre australianos indígenas y no indígenas acerca de las perspectivas de vida, los avances educativos y las oportunidades económicas. Este ejemplo de reconciliación ofrece esperanza en todo el mundo a aquellos pueblos que anhelan ver afirmados sus derechos y su contribución a la sociedad reconocida y promovida”.

 

  El Papa resaltó la contribución de los colonos católicos de Europa a la nación australiana, “especialmente en los campos de la educación y de la sanidad”. En este contexto recordó a la beata Mary McKillop, “una de las figuras eminentes de la historia de este país”.

 

  Refiriéndose a continuación a “las maravillas de la creación de Dios”, que se reflejan en tierra australiana, el Santo Padre señaló que este país “se está comprometiendo seriamente en la responsabilidad de cuidar en el ambiente natural”. Además, añadió, “ha sostenido generosamente operaciones internacionales para el mantenimiento de la paz, contribuyendo a la resolución de conflictos en el Pacífico, en el sur de Asia y en otros lugares”.

 

  Tras recordar que el lema de la Jornada Mundial de la Juventud 2008 está inspirado en el Espíritu Santo, Benedicto XVI pidió para que la tercera persona de la Santísima Trinidad “renueve espiritualmente este país, el pueblo australiano, la Iglesia en Oceanía y en realidad a los confines de la tierra”.

 

  “¡Que mediante la acción del Espíritu Santo, los jóvenes reunidos aquí para la JMJ -terminó-, tengan la valentía de llegar a ser santos! Esto es lo que necesita el mundo, por encima de cualquier otra cosa”.

 

  Terminada la ceremonia, el Papa visitó el “Mary MacKillop Memorial”, donde se encuentra la tumba de la primera beata australiana, cofundadora de las Religiosas de San José. Posteriormente se desplazó a la "Admiralty House", donde hizo una visita de cortesía al Gobernador General, Michael Jeffery y se encontró con el Primer Ministro, Kevin Rudd.

Sacerdote lamenta que solo un joven cubano esté presente en JMJ

LA HABANA, 16 Jul. 08 (ACI).-El P. Jesús del Pino, párroco de Guáimaro (Camagüey), lamentó que solo un joven cubano, con nacionalidad española, pueda estar presente en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), debido a que el Gobierno de Nueva Zelanda negó la visa al resto de la delegación "por miedo a una posible inmigración ilegal".

 

En comunicación con ACI Prensa, el sacerdote recordó que Nueva Zelanda era escala obligada de la delegación cubana. Indicó que pese a que el Gobierno comunista de Cuba dio permiso a los jóvenes para viajar; fueron las autoridades neozelandesas las que les negaron las visas a los peregrinos. Solo pudo acceder el P. Castor Álvarez, quien, "aunque nacido y residente en Cuba toda la vida, tiene ciudadanía española".

 

"Lo triste y doloroso es que haya gobiernos que por miedo a una posible inmigración ilegal, le priven a los cubanos la posibilidad de participar en eventos que hubieran marcado fuertemente su vida", expresó el P. del Pino.

En ese sentido, el sacerdote preguntó "¿qué esperanza hay para la Iglesia cubana?", si aparte de las restricciones propias del Gobierno cubano, "nos limitan los de afuera también".

 

"Menos mal que muchos otros países sí abren las puertas a los cubanos y esperemos que este mal ejemplo no se extienda, porque sería muy doloroso contar con otra limitación más, además de las internas que brotan del sistema y de las consabidas que provienen del embargo-bloqueo", indicó.

 

El P. del Pino lamentó que "no ayuda a Cuba, ni a la Iglesia esto que ha ocurrido".

Por primera vez, jóvenes de Molokai en las Jornadas de la Juventud Isleños inspirados por dos próximos santos

SYDNEY, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- Cuando se habla de Hawai, la gente piensa en un destino de viaje exótico con palmeras, surf, y playas de arena. Lo último que probablemente viene a la mente es una pequeña y vibrante comunidad de católicos, entusiasmados por sus próximos santos, una nueva iglesia y un viaje histórico para ver al Papa. Bienvenidos a la realidad de la Isla de Molokai.

 

"Todo lo que hago, todo lo que soy, se ha construido en torno a mi fe", dice Ayla Bicoy, una feligresa de 18 años de la comunidad católica de Molokai, integrada por tres iglesias que comparten un sacerdote.

 

Bicoy es una de los trece jóvenes y seis adultos que dejaron la pequeña isla el 12 de julio hacia Oahu, donde se unieron a otros peregrinos hawaianos dirigidos a Sydney, Australia, para participar en la Jornada Mundial de la Juventud 2008, del 15 al 20 de julio. Es la primera vez que alguien de Molokai asiste a este tipo de encuentros de los jóvenes con el Papa.

 

"Era algo que nadie en nuestra isla había intentado y mucha gente pensaba que nosotros no podríamos hacerlo, pero nosotros dijimos que queríamos y lo hemos hecho", explica Bicoy.

 

Australia está más cerca de Hawai que las pasadas sedes de la Jornada Mundial de la Juventud, lo que hace el viaje relativamente más asequible. Sin embargo, cada peregrino necesitaba reunir 3.300 dólares. Para una comunidad que ahorra continuamente para construir una nueva iglesia, el año pasado fue un pulular de actividades para recoger dinero, pero esto no ha impedido el sueño de los jóvenes que querían ir a Sidney.

 

Como otros jóvenes de todo el mundo, este grupo organizó varias colectas de fondos --rastrillos, venta de dulces el Día de San Valentín, venta de plantas, etc.-- y contactaron con familiares y amigos buscando donativos.

 

Recibieron fondos de los religiosos de los Sagrados Corazones, de los misioneros católicos originarios de las islas Hawai, y de donantes de su "Angel Club".

 

Los jóvenes de Molokai tienen una motivación añadida para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud y hacer que se conozca su isla entre otros católicos de todo el mundo. Los isleños esperan la canonización de sus dos héroes beatos.

 

"Tenemos dos próximos santos que son parte importante de la historia de nuestra isla --dice Bicoy--. Esto nos da una gran vida, una historia cercana de la que podemos aprender y que podemos emular. No pienso que ninguno de nosotros comprenda realmente lo especial que es nuestra parroquia, hasta que hablemos a otros sobre ella".

 

El beato padre Damián de Veuster (Cf. Zenit, 10 de julio de 2008), cuyo nombre será dado a la nueva iglesia que se espera terminar en 2011, ejerció su ministerio con cientos de isleños residentes que sufrían la enfermedad de Hansen, la lepra, a finales del siglo XIX, y estaban confinados en la península de Kalaupapa, enel extremo norte de la isla. La beata madre Marianne Cope posteriormente vino en su apoyo ayudando a los pacientes cuando él mismo contrajo la enfermedad.

 

Bicoy y su hermana más joven se implicaron en los actividades de los jóvenes católicos de la isla a través de su escuela. Su madre, Alicia, que es también voluntaria en el grupo, explica que la parroquia ofrecía a sus jóvenes la oportunidad de encontrarse semanalmente.

 

Durante años participaron en proyectos se servicio: retiros, reuniones sociales, debates sobre los acontecimientos actuales, estudio de la biblia y exploraron las enseñanzas católicas mediante juegos interactivos.

 

El año pasado, su equipo juvenil se encontraba mensualmente con su sacerdote, el padre Clyde Guerreiro.
A principios de enero, miembros del grupo joven empezaron a dirigir a animar una misa juvenil vespertina dominical mensual, normalmente seguida de una cena compartida.

 

Bicoy confiesa que con su asistencia a la Jornada Mundial de la Juventud espera adquirir un mayor aprecio de la universalidad de la fe católica y un "más firme arraigo" de sus creencias a través del compañerismo con otros de todo el mundo que comparten la misma fe.

 

La madre de Bicoy reza para que todo el grupo, incluyendo sus hijas, sean embajadores del beato Damián y su comunidad local "llena de aloha".

 

"Estoy muy entusiasmada por ellas --dijo--. Ya me estoy imaginando las experiencias que nos trareán a casa y el fuego espiritual que se encenderá".

Policía enfermo regala su gorra oficial a Benedicto XVI

SYDNEY, 16 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI se despidió de la residencia Kenthurst, donde tuvo unos días de descanso previos a la Jornada Mundial de la Juventud, con un encuentro con el personal que veló por su seguridad.

En uno de los momentos más emotivos, bendijo a un ex policía gravemente enfermo, que llegó en una camilla. El oficial retirado –que laboró por 25 años en la policía– le obsequió su gorra en agradecimiento, y el Santo Padre no dudó en ponérsela por unos instantes.

 

Esta tarde, el Papa Benedicto XVI se dirigió a Sydney donde en pocas horas iniciará las actividades centrales de la JMJ número 23, incluyendo la gran Vigilia juvenil y la Misa de clausura.

Peregrinos chilenos entregan a colonia en Australia imagen de Virgen del Carmen

SYDNEY, 16 Jul. 08 (ACI).-En una Misa presidida por el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile, Mons. Cristián Contreras, la delegación chilena entregó a la colonia residente en Australia, una imagen de la Virgen del Carmen, Patrona del país sudamericano.

 

Según informa la web del Episcopado chileno, la Eucaristía se celebró en la parroquia Todos los Santos, en el suburbio de Liverpool. Asistieron más de 500 peregrinos, además de chilenos y latinos residentes en el país.

 

En su homilía, Mons. Contreras alentó a "descubrir el anhelo de Dios que guía los destinos de la historia", así como a "salir de este encuentro de la juventud y de esta Misa con la fuerza del profeta Elías, que nace de un Dios revelado". El Prelado recordó que "el cristianismo no quita nada y lo ofrece todo".

 

Varios de los participantes chilenos en la Jornada Mundial de la Juventud expresaron su alegría por asistir a este evento, y asumieron el compromiso de llevar el Evangelio a los jóvenes de sus respectivas diócesis.

 

"La verdad estoy súper contenta de representar a los compatriotas y llevar esta experiencia a Chile, va a ser una nueva vida allá", expresó Jocelyn Aguayo, peregrina de Concepción.

 

Por su parte, Andrea Rozas, peregrina de Purranque, afirmó que "ha sido una bendición de Dios, una bendición del Espíritu, llevar el mensaje de Jesús al resto de los jóvenes".

Evangelizar con audacia, pide el Papa a los jóvenes por SMS

SYDNEY, 16 Jul. 08 (ACI).-En su segundo mensaje de texto enviado a los jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney 2008, el Papa Benedicto XVI abogó por una evangelización audaz.

"El Espíritu Santo dio a los apóstoles y te da a ti el poder de ser audaz para proclamar que Cristo ha resucitado, BXVI", se lee en el SMS que llegó a los teléfonos móviles de los participantes que solicitaron el servicio al momento de inscribirse en el encuentro.

 

Hasta el domingo, los peregrinos recibirán un mensaje del Santo Padre, escrito en inglés y en forma abreviada.

El cardenal de Honduras invita a los jóvenes peregrinos a tomar "vitamina C" "Confirmación, comunión, confesión y Cristo"

SYDNEY, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- El cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, invitó este miércoles a peregrinos hispanohablantes en Sydney a ser santos tomando "vitamina C", es decir, descubriendo en sus vidas las fuerza de cuatro palabras: "confirmación, comunión, confesión y Cristo".

 

El purpurado hondureño, quien es también presidente de Cáritas Interancional, dirigió una de las catequesis que han comenzado en este día a 600 chicos y chicas provenientes de Chile, Argentina, México, España, Costa Rica y Uruguay.

 

Los peregrinos que participan en Sydney, Australia, de la XXIII Jornada Mundial de la Juventud asisten del miércoles al viernes a catequesis multitudinarias sobre el Espíritu Santo y la misión, dictadas en 25 idiomas por cardenales y obispos de todo el mundo, en 250 locales diferentes.

 

Durante la sesión del miércoles los obispos reflexionaron sobre el tema "Llamados a vivir en el Espíritu Santo", enmarcado en la cita bíblica: "Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por Él".

 

El cardenal presentó la centralidad del bautismo en la vida cristiana. "El bautismo es el día en que nacemos para Dios, aquí empieza la vida, ahí empieza la misión. Es el día más importante de nuestra vida y muchas veces no lo recordamos", subrayó.

 

"Digamos sí a lo que es sí y no a lo que es no. Sabemos que vivir esto en la vida cotidiana a veces puede ser difícil, pero contamos con la presencia del Espíritu en nuestras vidas".

 

Rescató también la importancia de conocer a Cristo "Sólo podemos seguir al Señor si tenemos un encuentro íntimo con Él".

 

Finalmente habló de la presencia del Espíritu en la vida de los jóvenes. "En la Confirmación nos convertimos en soldados de Cristo pero a veces nos cuesta vivir la gracia del sacramento pero no podemos olvidar que el Espíritu nos acompaña... El Espíritu Santo quiere hacer de cada uno de ustedes un santo" concluyó el Purpurado.

 

El cardenal Rodríguez Maradiaga sintetizó su catequesis pidiendo a los jóvenes que tomen mucha "vitamina C", es decir "confirmación, comunión, confesión y Cristo".

 

Todas las catequesis en los diversos lugares estuvieron acompañadas de cantos, reflexiones, preguntas, así como también un momento para confesiones, y concluyen con una misa celebrada por el cardenal u obispo asignado al grupo.

 

Tras las catequesis y la oración de la mañana, en la tarde se celebró en diferentes lugares de Sydney el Festival de la Juventud.

El primer ministro de Australia subraya la armonía entre fe y razón Al dar la bienvenida a los jóvenes peregrinos

SYDNEY, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- El primer ministro de Australia ha dado la bienvenida a su país a los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud, afirmando que la fe y la razón son "buenas compañeras" en la historia y lo serán en el futuro.

 

Kevin Rudd habló a los jóvenes reunidos en Sydney para la 23 Jornada Mundial de la Juventud antes de la misa de inauguración celebrada por el cardenal George Pell, el 15 de julio.

 

"Australia da la bienvenida a Sydney a los jóvenes del mundo. Australia da la bienvenida a los jóvenes del mundo a esta celebración de fe y esta celebración de vida. Y como primer ministro de Australia os doy la bienvenida a vosotros de cada tierra, cada sendero, cada continente en este, nuestro planeta", dijo.

 

El líder dijo a los jóvenes que son la "luz del mundo en un tiempo en el que el mundo tiene mucha oscuridad".

 

"Demasiado a menudo en la historia del mundo cuando los jóvenes viajaban en gran número a otras partes del mundo, lo hacían a causa de la guerra. Pero vosotros estáis aquí como peregrinos de paz", dijo.

 

El primer ministro habló sobre el papel de la fe en el mundo actual y en la historia.

 

"Algunos dicen que no hay lugar para al fe en el siglo XXI --añadió--. Yo digo que están equivocados. Algunos dicen que la fe es el enemigo de la razón. Y digo, también ellos están equivocados. Porque la fe y la razón son buenas compañeras en la historia humana y en nuestro futuro humano. Rico en humanidad, rico en progreso científico".

 

"Algunos sólo hablan de lo que ven mal en el cristianismo y en la Iglesia. Yo digo, déjennos hablar también de lo que está bien en el cristianismo y en la Iglesia".

 

Rudd subrayó que la Iglesia inició las primeras escuelas y hospitales para los pobres: "Y digo que el cristianismo ha sido una abrumadora fuerza del bien en el mundo".

 

"Australia es una tierra de gran libertad, una tierra de muchas culturas, una tierra de muchos credos --añadió Rudd--. Pero también una tierra profundamente marcada y orgullosa de esta herencia y futuro cristianos de la nación. Y dentro de esta gran herencia cristiana, honramos también profundamente la gran herencia católica de Australia".

 

El catolicismo es ahora la tradición religiosa con el mayor número de adeptos en el país, en torno al 26% de sus veinte millones de habitantes.

 

"Venís aquí como jóvenes peregrinos del mundo --añadió Rudd--. Os digo para concluir, como primer ministro de Australia, que sois huéspedes bienvenidos a nuestra tierra. Ojalá que cada uno de vosotros se enriquezca durante el tiempo que pase entre nosotros, así como vosotros enriquecéis a Australia. Bienvenidos a Australia".

Cardenales y obispos españoles invitan a los jóvenes a ser misioneros

SYDNEY, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- Cardenales y obispos españoles invitaron este miércoles a los peregrinos de su país a ser misioneros en la primera serie de catequesis que han ofrecido como parte del programa previsto por las Jornadas Mundiales de la Juventud.

 

Un total de 10 obispos y miles de peregrinos españoles han participado en las sesiones, que se han celebrado en diferentes parroquias de Sydney y de las diócesis vecinas.

 

El tema central ha sido "El Espíritu Santo y la misión", a la luz del acontecimiento de Pentecostés y todas han seguido un esquema común que ha concluido con una Eucaristía.

 

Tras una breve introducción, según informa la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española, los obispos han pronunciado las catequesis, que han estado seguidas y precedidas por sendos momentos para la reconciliación. 

 

Para finalizar, y antes de la Santa Misa, ha habido un espacio para el debate, la reflexión y la adoración del Santísimo.

 

Hoy han impartido catequesis los cardenales Rouco Varela, Cañizares Llovera y Martínez Sistach; el arzobispo Barrio; y los obispos Munilla, Blázquez, Catalá, Murgui, Reig y Martínez Camino.

 

Catequesis de los tres cardenales españoles presentes en Sidney En la parroquia de St. Bernardette' s Dundas Valley, el arzobispo de Madrid, cardenal Rouco Varela, ha invitado a los jóvenes a profundizar en el misterio del Espíritu Santo y lo ha hecho, en la festividad de la Virgen del Carmen, de la mano de la tradición carmelitana y en especial de Santa Teresa de Jesús, "ejemplo de vida contemplativa en el Espíritu Santo".

 

En la parroquia de St. Joseph Moorebank, el Arzobispo de Toledo, Cardenal  Cañizares, ha señalado que "los jóvenes están cansados de que les hablen de valores, hay que hablarles de Jesús. Recibir el Espíritu Santo les posibilita llevar una vida nueva, una vida sana".

 

Por ultimo, el Arzobispo de Barcelona, Cardenal Martínez Sistach,  en la parroquia St. Bernardettes Clemton Park, ha recordado a los peregrinos que "Cristo quiere llegar a los hombres de todas las épocas, a todos los lugares y ambientes de la sociedad". Por ello, ha pedido a los jóvenes ser como los Apóstoles que, en cumplimiento de esta misión e  impulsados por el Espíritu Santo, "invitaban a todos los hombres a cambiar de vida, a convertirse". 

 

Los obispos han concluido la jornada, en el mismo lugar de las catequesis, compartiendo el almuerzo con los peregrinos.

 

Otros actos
El momento de encuentro de los peregrinos españoles con los obispos, que estaba previsto en un principio para esta tarde, será finalmente el próximo sábado por la mañana. En lugar aún por determinar, se celebrará una Eucaristía, que estará presidida por el Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Rouco Varela.

El Papa se traslada a la Catedral House de Sydney

CIUDAD DEL VATICANO, 16 JUL 2008 (VIS).-A las 18,00 (las 10,00 hora de Roma), el Santo Padre se despidió del Kenthurst Study Centre de Sydney, donde ha transcurrido en forma privada los primeros días de su estancia en Australia. A continuación se trasladó en automóvil a la Cathedral House de Sydney, residencia papal hasta el final de su viaje apostólico, que inicia mañana oficialmente con la ceremonia de bienvenida en la Government House.

El Papa recibe una visita especial: un koala, un canguro y un canario

Sydney, 16 Jul. 08 (ACI).-El Papa Benedicto XVI se reunió esta mañana con algunos "visitantes" especiales, incluyendo un koala, un "red necked" (canario de cuello rojo), un "wallaby joey" (una especie de canguro pequeño) y otros animales únicos australianos, en el Centro de Estudio Kenthurst, poco antes de trasladarse a la Residencia de la Catedral de Sydney. 

 

Dany Casey, Jefe de Operaciones de la JMJ 2008, dijo que el Papa tocó a los animales y agradeció al equipo del zoológico Taronga. Uno por uno los tocó tiernamente no sin mostrar desconcierto cuando le tocó el turno a la serpiente. "Los 40 minutos que duró su visita fue un completo éxito", dijo Danielle McGill, vocero del zoológico de Taronga.

 

"Quisimos ofrecer al Santo Padre una oportunidad de experimentar algo de la fauna única de Australia y fue un placer cuando supimos que nuestros socios del zoológico de Taronga se ofrecieron a ayudar". Dijo el Padre Frank Modesta, vocero de la JMJ 2008.

 

"El Santo Padre expresó su deseo de conocer algunos de nuestros animales nativos así que fue para nosotros un placer ofrecerle esta experiencia". Dijo el sacerdote.

 

Antes de encontrarse con los "amigos" nativos, El Papa Benedicto XVI envió su mensaje de texto diario a los peregrinos.

Al finalizar la tarde y luego de dos días de descanso, reflexión y meditación, el Papa Benedicto XVI se trasladó a la Casa de la Catedral de St Mary donde permanecerá durante su estadía.

Las sesiones de catequesis presentan un Jesús cercano Un diácono urge a los jóvenes a no olvidar que son peregrinos

SYDNEY, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- La Jornada Mundial de la Juventud ofrece tanta festividad que es fácil dejarse capturar por el glamour y olvidar que es una peregrinación, explica un diácono que ha dirigido una sesión de catequesis este miércoles.

 

Las sesiones de catequesis forman parte de la experiencia de este encuentro juvenil. Generalmente consisten en enseñanzas de pastores, diálogo y celebración de la misa. La primera de las sesiones de catequesis empezó este martes en varios lugares de Sydney. El diácono Daniel Strickland participó en una de las sesiones más vivas, que tuvo lugar en Hyde Park.

 

Los Misioneros del Amor de Dios guiaron a los peregrinos en la oración y adoración con una banda de tres piezas. El diácono Strickland urgió a los reunidos a responder con profundidad, no sólo emoción.

 

"Podemos dejarnos impresionar por el glamour de la Jornada Mundial de la Juventud --dijo--. Y de este modo podemos olvidar que somos peregrinos. Necesitamos centrarnos sólo en Jesús".

>

 

Jennifer Abel, de 17 años, de Perth, dijo que la experiencia de oración y adoración estuvo llena de fuerza: "Es maravilloso formar parte de tal multitud. Experimentar a Jesús a través de la adoración con tanta gente me hace sentir realmente cerca de El". Los Misioneros del Amor de Dios están obteniendo seguidores en Australia, con su presencia en la Jornada Mundial de la Juventud que atrae a grandes multitudes. Animan una de las asociaciones religiosas con crecimiento más rápido en Australia.

 

El grupo empezó en 1986 cuando algunos hombres de la carismática Comunidad de Discípulos de Jesús sintió la llamada al sacerdocio, aunque querían seguir formando parte de la comunidad.

 

Acordaron rezar semanalmente ante el Santísimo Sacramento durante un año para descubrir la guía de Dios. Al final del año, empezaron una vida en común, dedicada a vivir el Evangelio radicalmente, imitando a Jesús en su pobreza, edificando una vida de oración en común.

 

Su trabajo apostólico se centra en los marginados de la sociedad. Tienen una conexión especial con la población indígena de Australia, con misiones en Darwin y el Territorio del Norte, y también con jóvenes mediante visitas escolares, grupos juveniles y campamentos de verano.

 

El padre Ken Barker, el fundador, explica que sus votos les ayudan a dedicarse a "la predicación de la buena noticia de Jesús para la salvación de todos los hombres y mujeres".

 

"Nos proponemos llevar a la gente a una relación personal con Cristo, y experimentar una nueva efusión del Espíritu Santo en sus vidas --añade--. La clave de la Jornada Mundial de la Juventud se puede encontrar en el tema de la semana en estas palabras de los Hechos de los Apóstoles (1,8), 'Recibid la fuerza'. Pues sabemos que el Espíritu Santo cambiará los corazones de quienes asisten estos días".

Mil canadienses rezan y veneran reliquias de Pier Giorgio Frassati en JMJ

SYDNEY, 16 Jul. 08 (ACI).-Mil jóvenes canadienses se reunieron en la Catedral de Saint Mary en esta capital para venerar las reliquias de Pier Giorgio Frassati, beato italiano que falleció antes de cumplir 24 años y que es además uno de los 10 Patrones de la JMJ Sydney 2008.

 

Estos jóvenes se reunieron para rezar Vísperas y para realizar la adoración eucarística. Presidiendo la liturgia estaba el P. Thomas Rosica, responsable de la JMJ; y se encontraba presente también Wanda Gawronska, sobrina de Pier Giorgio. Según informa L'Osservatore Romano (LOR), el sacerdote hizo un recuento de la vida del Beato italiano a partir del sermón de la montaña del Evangelio de Mateo.

 

"Las bienaventuranzas en el sermón de Cristo en la montaña son una receta para la santidad extrema. Cada crisis que la Iglesia afronta, cada crisis que el mundo debe enfrentar, es una crisis de santos. Se ve que es una época en la que los jóvenes y las jóvenes necesitan verdaderos héroes, así es la nuestra", dijo el presbítero.

 

Al hablar de Frassati, el P. Rosica dijo que "Pier Giorgio no eligió ser sacerdote o religioso, prefiriendo dar testimonio del Evangelio como laico. Nunca fundó una orden religiosa o dio vida a un movimiento eclesial. Nunca dirigió un ejército ni fue elegido para un puesto público. La muerte le llegó antes de que pudiera graduarse. Nunca pudo comenzar una carrera. No pudo descubrir cuál podría haber sido su vocación. En suma, era simplemente un joven enamorado de su familia y amigos, enamorado de las montañas y el mar; pero sobre todo enamorado de Dios".

 

Tras asegurar que las dos columnas de su vida eran la Eucaristía y el amor a la Virgen María, el sacerdote señaló que "lo que tenía, Pier Giorgio lo donaba para ayudar a los pobres, utilizando incluso lo que le costaba andar en autobús y corriendo en vez de tomarlo, para llegar a tiempo a casa a la hora de la comida. Los pobres y sufrientes eran sus patones y literalmente él era su servidor, cosa que consideraba un privilegio".

 

LOR también informa que del 15 al 18 de julio se realiza una exposición en el Exhibition Hall di Sydney sobre la vida del Beato italiano, organizada por el servicio de pastoral juvenil del Episcopado italiano.

Alegría de los peregrinos opacará protestas contra JMJ 2008

Sydney, 16 Jul. 08 (ACI).-Comentando la decisión de una corte de Sydney que invalidó la ley que impedía las protestas que perturbaran a los peregrinos durante la JMJ 2008, Mons. Anthony Fisher, Coordinador del evento, señaló que esta medida reducirá el interés de aquellos que estaban molestos con la JMJ, diciendo que estas protestas serán sobrepasadas por la alegría de los peregrinos.

 

La ley de New South Wales había dispuesto multas mayores de  5.500 dólares australianos (casi el mismo equivalente en dólares norteamericanos) para aquellos que causaran molestias a los peregrinos durante este evento masivo. La ley respondía al anuncio de minúsculos grupos anti-católicos que habían anunciado "protestas" contra el Papa dirigidas a molestar a los jóvenes peregrinos.

 

Los activistas planean tener una demostración el sábado contra la Iglesia católica y su posición frente a la homosexualidad y los anticonceptivos.  Aseguraron que usarán "provocativas" camisetas y entregarán preservativos a los peregrinos.

 

La Iglesia católica no ha tenido ningún comentario sobre la decisión y el Gobierno de New South Wales dice que no apelará.

 

Mons. Fisher sugirió que la regla reducirá el interés en la protesta del fin de semana "porque ellos no protestarán más contra esta ley".

44 jóvenes de Sudán presentes en JMJ gracias a generosidad de austriacos

ROMA, 16 Jul. 08 (ACI).-La generosidad de 750 jóvenes austriacos que participan en la Jornada Mundial de la Juventud en Sydney, entre otros, permitió que 44 muchachos sudaneses puedan también participar, por primera vez, en este importante evento en el que podrán ver y escuchar al Papa Benedicto XVI.

 

Según informa la agencia italiana SIR, los jóvenes sudaneses provienen de todas las diócesis del país y están haciendo realidad este sueño gracias a la solidaridad de los austriacos quienes se sumaron a la obra de caridad de la organización internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada para financiar el viaje de los africanos.

 

"Es la primera vez en la historia de la Iglesia de Sudán que tenemos una delegación de jóvenes de todo el país, en el que están representadas todas las diócesis de católicas", explicó el misionero comboniano Celestino Prevedello, coordinador de la JMJ de ese país africano.

 

Durante los "días de las diócesis", los jóvenes sudaneses se han encontrado con sus compatriotas cuyas familias fugaron del país durante la guerra civil, y que están establecidos en Australia.

 

Se encuentra también en Sydney el Arzobispo de Kartum, Cardenal Gabriel Zubeir Wako, quien celebrará una Misa con la comunidad de Sudán en Australia al término de la JMJ.

La historia inédita de la Cruz de los Jóvenes Revelaciones del cardenal Paul Josef Cordes

ROMA, miércoles, 16 julio 2008 (ZENIT.org).- Todos los participantes en las Jornadas Mundiales de la Juventud han visto la Cruz de los Jóvenes --ha presidido en la tarde del martes la misa de inauguración--, pero muy pocos conocen las peripecias de sus orígenes.

 

Las ha narrado el cardenal Paul Josef Cordes, hoy presidente del Consejo Pontificio "Cor Unum", quien en la primera Jornada Mundial de la Juventud, en 1984, era vicepresidente del Consejo Pontificio para los Laicos.

 

Reveló esta historia inédita de la Cruz al celebrar los 25 años del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo, dependiente de la Santa Sede, el 15 de marzo pasado.

 

* * *

 

Las Jornadas de la Juventud se han convertido en una cadena que une países y continentes. Esto se hizo también evidente en Colonia cuando el país fue invadido por una gran multitud internacional de jóvenes globales pacíficos, entusiasmados por la primera vez de un Papa alemán. La fuerza comunional de la fe se encarna de modo especialmente tangible cada vez que en la jornada conclusiva se produce la entrega de la Cruz del Año Santo. Dada la importancia de tal Cruz, querría decir lo que sé de su historia; porque esta historia se inicia también en el Centro san Lorenzo.

 

A comienzos del Año Santo extraordinario de 1983/84, el Santo Padre se dio cuenta de que en la basílica de San Pedro faltaba una cruz alta que atrajera la mirada de quien allí rezaba. Hizo por tanto colocar en la Confesión un cruz de madera de dos metros largos. Cuando atravesó por última vez la Puerta Santa, entregó esta cruz a los jóvenes del Centro San Lorenzo y, como si hablara en privado, dijo a los cinco que la recibían: "Al acabar el Año Santo, os confío el signo de este año jubilar: la Cruz de Cristo. Llevadla al mundo como signo del amor de Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo, el Señor muerto y resucitado, hay salvación y redención".

 

Los jóvenes del Centro San Lorenzo estaban ya conquistados cuando me contaron esto. Tenían la intención de llevar de verdad la Cruz por el mundo. Pensé en redimensionar su fervoroso entusiasmo diciendo que cada uno lleva su cruz al mundo. Pero ellos tenían la intención de tomarse a la letra la consigna del Papa. Acabé por ceder ante su insistencia. Pero, ¿a quién interesaba una cruz de madera, aunque hubiera sido alzada en San Pedro en el Vaticano, por más que fuera un deseo del Papa? Tuvimos por tanto que adjudicar un lugar específico a la Cruz con un acto de culto. Y henos aquí entonces en pequeña comitiva rezando y cantando por las calles de Roma, dirigiéndonos hacia los centros de los diversos movimientos espirituales: Comunión y Liberación, los carismáticos, la parroquia de los Mártires Canadienses con comunidades del Camino Neocatecumenal... Al final de las procesiones, se celebraban catequesis, la liturgia y una adoración solemne de la Cruz, a menudo según el estilo de la comunidad monástica de Taizé.

 

Poco después, en julio de 1984, tuvo lugar en Munich el 'Katholikentag'. Creamos un estuche de metal para poder transportar nuestra cruz y volamos a Baviera. El obispo auxiliar, monseñor Tewes, ya difunto, era el responsable de la liturgia. Le pedimos que hiciera erigir para la celebración conclusiva, en el 'Olimpiastadion', una cruz grande y sencilla de madera que fuera visible para todos. Pero le costaba comprender nuestra petición: ¡Traer desde Roma una cruz de madera! ¿Acaso en Munich escaseaban cruces suficientemente bellas? Insistimos diciendo que era la Cruz del Año Santo, y el Papa nos había exhortado a llevarla por el mundo como signo de la salvación que viene de Cristo. Monseñor Tewes sigió dando largas. Entonces nos pusimos a recorrer las calles, esta vez de la capital bávara, armados con un megáfono, rezando y cantando. Fue grande nuestra alegría cuando el obispo accedió a nuestro deseo y la Cruz tuvo su lugar de honor durante la ceremonia conclusiva.

 

En el encuentro siguiente con el Santo Padre pude referirle: "Los jóvenes del Centro San Lorenzo han cumplido el encargo recibido de llevar la Cruz del Año Santo por el mundo". Por toda respuesta el Papa dijo: "Entonces llevadla al cardenal Tomacek a Praga". No era para nada fácil hacerlo por razones políticas. Checoslovaquia era uno de los países más fuertemente seguidores del comunismo. La Iglesia no tenía allí libertad ni espacio vital. Y el gran opositor del régimen, el cardenal de Praga, estaba totalmente aislado y controlado visualmente. Sólo con alguna estratagema lograríamos llevar la Cruz hasta el héroe de la resistencia anticomunista, que entonces ya tenía 86 años, y consolarlo en su arresto domiciliario.

 

Los jóvenes proyectaron el plan: obtener el visado para un grupo de estudiantes de la Universidad de Tubinga en viaje de estudios a Praga. Las autoridades comunistas concedieron la visa de entrada, y ellos lograron camuflarse como un equipo de albañiles, entrar en el alojamiento del cardenal y transportar allí a escondidas la Cruz. El cardenal estaba conmovido hasta las lágrimas y bendijo a aquellos jóvenes temerarios que con gran riesgo personal y peligro le habían manifestado el afecto del Papa. Se hicieron fotos que luego serían publicadas en uno de los mayores diarios alemanes, causando gran sensación.

Desde entonces a hoy, la Cruz del Año Santo ha hecho, por así decir, carrera. Ahora ya no se llama "Cruz del Año Santo" sino "Cuz de la Jornada de la Juventud". El deseo de ternerla es tal que ha habido que hacer duplicados, para que ante ella, en el mundo entero, se pueda recordar el amor de Jesús. Ante ella han rezado jóvenes de todos los continentes y, gracias a tales oraciones alguno ha redescubierto la relación entre los propios pecados y la pasión del Señor y, tras años y años, ha reencontrado el camino del confesonario. ¡Verdaderamente la Cruz ha sido un signo eficaz de salvación!

Jóvenes de la JMJ 2008 reflexionan sobre Espíritu Santo y misión

Sydney, 15 Jul. 08 (ACI).-Luego de una alegre y calurosa bienvenida con la Misa de apertura de ayer en Barangaroo, los peregrinos madrugaron esta mañana para asistir a las catequesis que se realizan en 29 idiomas en 250 locaciones durante las mañanas de miércoles a viernes.

 

Las catequesis, que este año se centraran en el tema Espiritu Santo y misión. son presididas por cardenales y obispos de todo el mundo. Durante la sesión del miércoles los Obispos reflexionaron sobre el tema Llamados a vivir en el Espíritu Santo, enmarcado en la cita bíblica: (Gal 5, 25) "Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por Él".

 

El Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa, quien condujo una de las catequesis en español, habló de la centralidad del bautismo en nuestra vida Cristiana. "El bautismo es el día en que nacemos para Dios, aquí empieza la vida, ahí empieza la misión. Es el día mas importante de nuestra vida y muchas veces no lo recordamos"

 

Frente a 600 peregrinos provenientes de Chile, Argentina, México, España, Costa Rica y Uruguay, habló del reto de vivir la vida cristiana recordando las palabras de la Papa Juan Pablo II: "Digamos sí a lo que es sí y no a los que es no. Sabemos que vivir esto en la vida cotidiana a veces puede ser difícil, pero contamos con la presencia del Espíritu en nuestras vidas".

 

Rescató también la importancia de conocer a Cristo "Sólo podemos seguir al Señor si tenemos un encuentro íntimo con Él".

 

Finalmente habló de la presencia del Espíritu en la vida de los jóvenes. "En la Confirmación nos convertimos en soldados de Cristo pero a veces nos cuesta vivir la gracia del sacramento pero no podemos olvidar que el Espíritu nos acompaña... El Espíritu Santo quiere hacer de cada uno de ustedes un santo" concluyó el Purpurado.

 

Todas las catequesis en las diversdas localidades estuvieron acompañadas de cantos, reflexiones, preguntas, así como también un momento para confesiones,  y concluyen con una Misa celebrada por el cardenal u obispo asignado al grupo.

 

La catequesis del jueves estará centrada en el tema: El Espíritu Santo, alma de la Iglesia.

Obispo español lidera caminata de cinco días con ocasión de la JMJ

MADRID, 15 Jul. 08 (ACI).-Mons. Carlos López Hernández, Obispo de Salamanca (España), encabezó este martes 15 una peregrinación de cinco días desde esta ciudad hasta el famoso santuario de Santiago de Compostela.

 

Caminando y durmiendo en el suelo junto con 60 jóvenes, el Prelado preside la Peregrinación Diocesana de Jóvenes a Santiago de Compostela, para vivir allí la XXIII Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Sydney (Australia).

Los jóvenes de Salamanca, junto al Obispo, se unirán a otros 120 jóvenes peregrinos de diversas diócesis de la región de Castilla.

 

El grupo que encabeza Mons. López Martínez espera llegar al Sepulcro del Apóstol el día 18 a mediodía y participar de una serie de actividades con otros jóvenes de diversas diócesis españolas. Las actividades concluirán con la conexión vía satélite con la Eucaristía de clausura de la JMJ 2008 que presidirá el Papa Benedicto XVI en Sydney.

Una multitudinaria misa inaugura las Jornadas Mundiales de la Juventud

SYDNEY, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- El cardenal George Pell, arzobispo de esta ciudad, dejó un mensaje de esperanza a una entusiasta multitud de jóvenes en la misa de inauguración de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

 

Antes de que la celebración comenzara, en la tarde de este martes, unos 150.000 chicos y chicas fueron acogidos por el buen tiempo y por una fiesta de cultura aborigen.

 

Después, comenzó una procesión de 168 banderas, que precedió a la Cruz de los jóvenes y al icono de la Virgen María. El cardenal saludó a los peregrinos internacionales en cuatro idiomas.

 

Sus palabras fueron acogidas con un estruendoso aplauso acompañado por cantos y coros parecidos a los de las audiencias del Papa en Roma.

 

Se unieron al cardenal Pell otros 26 cardenales, 400 obispos, unos 300 miembros del coro de los jóvenes y una orquesta de 80 instrumentos.

 

Poco antes había dicho a los periodistas que quería celebrar la mayor misa de su vida.

 

Cuando el sol se ponía en la bahía de Sydney, el cardenal Pell presentó lo que significa la esperanza basándose en el texto de la primera lectura de la liturgia, tomado del profeta Ezequiel, en el que aparece el tétrico valle de los huesos secos.

 

Desde el estrado de madera original australiana, el arzobispo de Sydney presentó a los jóvenes la imagen de muerte expuesta por el profeta: los pájaros que devoran los cuerpos "en un inmenso campo de batalla de personas sin enterrar".

 

Dios le pidió a Ezequiel que profetizara sobre esos huesos, recordó el cardenal. Cuando lo hizo, se produjo un ruido. Hubo un estremecimiento, y los huesos quedaron recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por encima. Luego Dios infundió el espíritu en ellos, "revivieron y se incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército".

 

Las sorpresas de Dios

 

El cardenal Pell reconoció que su mensaje no se dirigía prioritariamente a aquellos que ya están firmes en la fe, sino que buscaba "dar la bienvenida y alentar a todos, a quien se ve a sí mismo perdido, sumergido en la desesperanza, o agotado".

 

"Las causas de las heridas son secundarias, drogas, alcohol, crisis familiares, lujuria de la carne, soledad o muerte. Y quizá hasta el vacío del éxito", aseguró.

 

"El llamado de Cristo es para todos los que sufren, no sólo para los católicos o personas de otras religiones, sino especialmente para los que no pertenecen a ninguna religión".

 

"Cristo les está llamando a regresar a casa, a vivir el amor, la reconciliación y la comunión", aseguró.

 

"Nosotros, cristianos, creemos en el poder del Espíritu para convertir y cambiar las personas del mal al bien, del miedo y la incertidumbre a la fe y la esperanza", añadió.

 

"Nuestra tarea consiste en estar abiertos al poder del Espíritu para permitir que el Dios de las sorpresas pueda actuar por medio nuestro", aseguró.

 

"Independientemente de cuál sea nuestra situación, tenemos que rezar para tener un corazón abierto, para tener la voluntad de dar el siguiente paso, aunque tengamos miedo de ir demasiado lejos".

 

"Si le damos la mano a Dios, él hará lo demás. La confianza es la clave. Dios no nos fallará".

 

Luego, comentando la segunda lectura, tomada de la carta de san Pablo a los Gálatas, el cardenal Pell invitó a los jóvenes "a no quedarse sentados tras la barrera, a dejar sus opciones abiertas, pues sólo el compromiso trae la realización".

 

Ser discípulo de Jesús exige disciplina, añadió, reconociendo que si bien "el autocontrol no te hará perfecto --al menos no es mi caso-- es necesario para desarrollar y proteger el amor en nuestros corazones y para prevenir que otras personas, en especial nuestra familia y amigos, queden heridos por nuestras caídas en la suciedad o en la acidia".

 

Nuevo espíritu

 

El obispo auxiliar del cardenal Pell, monseñor Anthony Fisher, encargado de la organización de las Jornadas Mundiales de la Juventud, considera que esta homilía es particularmente impactante para Australia.

 

El obispo reconoció que una interpretación literal de Ezequiel se aplica muy bien a un país que sufre sequía desde hace diez años, como es el caso de Australia. Pero el mensaje habla más bien de un "pueblo en decadencia".

 

"La promesa que hace Cristo de vida nueva es para nuestra cultura, nuestro país, para los países de los que proceden los peregrinos, para todos los que están sufriendo y para los jóvenes que experimentan la droga", afirma el prelado.

 

Este es el mensaje que dejan las Jornadas Mundiales de la Juventud, Cristo es la auténtica esperanza.

"Cuando uno se siente como huesos secos, debe sentir la esperanza de un nuevo Espíritu, de una nueva vida", concluye.

BXVI envía su primer SMS a los jóvenes "Joven amigo, Dios y su pueblo esperan mucho de ti..."

SYDNEY, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto, o BXVI en lenguaje SMS, ha enviado su primer mensaje de texto por teléfono móvil en la mañana de este martes a los jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud de Australia.

 

El mensaje, redactado con las abreviaturas típicas del formato, dice así: "Joven amigo, Dios y su pueblo esperan mucho de ti porque tienes en ti el don supremo del Padre, el Espíritu de Jesús, BXVI" ("Young friend, God and his people expect much from u because u have within you the Fathers supreme gift: the Spirit of Jesus - BXVI").

 

Se trata de un servicio que es distribuido por la compañía telefónica australiana Telstra, que ha colocado ocho estaciones temporales desde las que los peregrinos pueden enviar mensajes de texto a sus familiares y amigos.

 

Cuatro pantallas gigantes, llamadas "muros de oración", presentan además mensajes de inspiración enviados por los jóvenes a los pasantes. Se alzan ante la Ópera de Sydney, y en otros tres lugares estratégicos de la ciudad.

 

Para los usuarios de Telstra el servicio es gratuito. Los jóvenes se han suscrito a este servicio cuando se registraron para participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

Hablan los músicos del Festival de la Jornada Mundial de la Juventud

SYDNEY, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- Tras la Misa de inauguración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), 150.000 peregrinos fueron invitados a un festival de música y oración con una serie de artistas populares.

 

Las actuaciones incluyeron a artistas de primera línes tales como Tap Dogs, Fire Dancers, The Australian Girls Choir, los nacionalmente aclamados cantores del tema de la JMJ, Guy Sebastian, Gary Pinto y Paulini Curuenavuli. Acabó con un espectacular despliegue de fuegos artificiales que iluminaron el puerto añadiendo brillo extra a las ya sonrientes caras.

 

Los organizadores de la JMJ insisten en que la música contemporánea con sabor católico desempeña un papel clave para transmitir los mensajes. 

 

El cantante tongano-australiano Paulini, que actuó con su banda, explica por qué es así a Zenit: "La música es algo que todos aman y les hace estar juntos".

 

Los compositores de la canción del tema oficial de la JMJ están de acuerdo. Guy Sebastian y Gary Pinto dijeron a Zenit que es un honor ser testigos de la fuerza del Evangelio cuando es presentado en canción.

 

Sebastian, ganador del Australian Idol (popular concurso musical), espera que la canción "ayude ulteriormente a cimentar el mensaje de este maravilloso evento en los corazones de la gente" y que "mediante el canto de 'Aleluya, recibe la fuerza', los jóvenes sepan que esto no lo hacemos sólo por nuestros talentos sino por la fuerza de Dios. ...Nada es imposible para el Espíritu Santo".

 

Pinto tiende una animadora mano a todos los jóvenes músicos católicos y artistas para asegurarles que como músicos "estamos al servicio vocacional de la belleza. ¿Qué mayor belleza podemos ofrecer a la gente que la de Dios? Es tan humilde y espiritualmente gratificante ser capaz de devolver los dones que hemos recibido de Él...".

 

Y otros grupos han respondido a la llamada, no sólo los grandes nombres.

 

La banda Emmanuel Worship es un grupo de músicos de Brisbane, Queensland, que interpretaron su música en un encuentro especial e interpretan su música en reuniones juveniles, ya sean muy litúrgicas o punk rock.

 

La troupe se ha comprometido en la difusión del mensaje de la Jornada Mundial de la Juventud en toda Australia, a través de la animación de una serie de eventos con la peregrinación de la Cruz de los jóvenes y el icono de la Virgen María.

 

Patrick Keady, teclista y compositor del grupo Emmanuel Worship, explica a Zenit: "Con la música, lo que estamos tratando de hacer es comunicar un mensaje antiguo, que parecía muerto, pero que no lo está; es fresco, vivo y vibrante".

 

"La música es un lenguaje universal que todos captan. Cuando hablas este lenguaje, estás prestando un servicio a la transición de la generación mayor a la nueva generación que necesita ascender y ocupar su lugar en la historia. Y lo hace en un modo que ellos comprenden".

 

Como bandas de música cristianas que producen sonidos similares al de la cultura pop, buscan aprovechar estilos particulares de música que ayuden a los jóvenes a hacer una experiencia de Jesús.

 

"El punto inicial definitivamente tiene que ser una relación personal con Jesús", reconoce Bernard Drumm, de 23 años, guitarrista de otro de los grupos presentes en Sydney, Mass Revival.

 

Estas dos bandas cristianas, como católicas, también tratan de que su público descubra otro rostro del catolicismo.

 

"Muchos jóvenes católicos han crecido con muchos malentendidos sobre la Iglesia y sus enseñanzas --dijo Drumm, seminarista--. Piensan que algo de ayer no tiene nada que ver con el hoy".

 

"Como católicos --añade--, parece que gastamos un montón de tiempo en defender nuestras creencias y tratar de explicarnos a nosotros mismos en medio del olvido... en lugar de permitir que la alegría que encontramos en ello inspire el centro del corazón de los demás de manera que puedan empezar su propia búsqueda de esa Verdad que es la fuente de nuestra alegría".

 

El tambor del grupo Mass Revival, Michael Campbell, piensa que "la experiencia de compartir que proporciona la música es representativa de lo que hay aquí, en la Jornada Mundial de la Juventud, donde hay tantos jóvenes de diferentes culturas y lenguas que vienen juntos, cantando y bailando en el Señor"

 

El cantante principal de Mass Revival, Daniel Foster, añade: "La Jornada Mundial de la Juventud pone de relieve que uno es parte de una gran Iglesia. Este evento muestra que somos una Iglesia que se preocupa por los jóvenes en Australia, e incluso los nos católicos verán que esto vale la pena".

 

"Así cada uno de nosotros músicos y artistas utilizamos nuestros dones en conjunción con el Espíritu Santo. En el nombre de Dios y por su acción le pedimos que se sirva de nosotros para ayudar a refrescar a nuestra Iglesia, aquí, en esta gran tierra sureña y en todo el mundo".

Comienzan las conversiones en la Jornada Mundial de la Juventud

SYDNEY, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Sydney ya está trayendo conversiones a la Iglesia católica y eso que no ha hecho más que comenzar.

 

Basia Slusarczyk, de 24 años, coordinadora de la comunidad católica de origen polaco en la JMJ, ha explicado a Zenit que su novio está participando en el rito de iniciación cristiana para adultos que quieren recibir el bautismo. Su conversión se debe a la experiencia de rezar con ella por los frutos de la JMJ.

 

"Está participando conmigo en la JMJ y espero que esta semana de acontecimientos y solidaridad con tantos católicos de todos el mundo le haga sentirse orgulloso de unirse a la familia católica", afirma Basia.

 

Se encontraba entre un grupo de jóvenes polacos-australianos, vestidos con trajes polacos tradicionales, en la ceremonia de veneración de la cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud y del icono de la Virgen María en el Parque Belmore.

 

Con el impacto que traen los jóvenes peregrinos a Sydney, Basia cree que el evento juvenil traerá nueva vida a la Iglesia en Australia, y despertará a los que estaban dormidos.

 

"Tenemos iglesias pequeñas y vibrantes en Australia, pero las futuras generaciones necesitan que estén vivas", considera.

 

Basia afirma que los jóvenes se sienten arrastrados por Benedicto XVI tal y como sucedía con Juan Pablo II, quien comenzó estas Jornadas Mundiales.

 

"[Karol Wojtyla] se preocupó mucho cuando le pidieron que fuera el nuevo arzobispo de Cracovia, pues esto significaba para él dejar su trabajo diario con los jóvenes", recuerda Basia.

 

"Pero cuando fue elegido Papa, mantuvo su amor por los jóvenes, incluso después, a pesar de su enfermedad. Tenía algo en sus ojos y en su voz que arrastraba a los jóvenes".

 

Basia dirige un grupo de 200 jóvenes inscritos a la Jornada de Sydney, aunque reconoce que no todos son de origen polaco, pues algunos son de raíces irlandesas, canadienses o de Australia occidental.

 

"Todos somos fans de Juan Pablo II, pues comprendemos el enorme impacto que ha tenido en cada uno de nosotros y en el mundo", añade Agnieszka Agnes Jaszczyszyn, de 34 años, la otra responsable del grupo.

 

Pero sus oraciones se concentran en el actual Papa: "Gracias a Benedicto XVI podemos celebrar ahora la Jornada Mundial de la Juventud en Sydney en 2008," reconoce. "Los jóvenes del mundo han venido gracias a él".

 

Llegan la Cruz y el icono de María

 

Las calles de Sydney se llenaron este lunes de peregrinos para dar la bienvenida a la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud y el Icono de la Virgen María.

 

La Cruz fue entregada a los jóvenes del mundo por Juan Pablo II en 1984 para que fuera llevada como símbolo del amor de Cristo por la humanidad. El icono de maría fue su segundo regalo a los jóvenes, en 2003.

 

La llegada a la ciudad de los dos símbolos era la culminación de un viaje global. Después de haber atravesado todos los continentes, la Cruz y la imagen fueron entregados a jóvenes representantes de Australia por Benedicto XVI el domingo de Ramos del año 2006 en Roma.

 

Cientos de peregrinos siguieron la Cruz y el icono durante su llegada, transportados por barco hasta el característico muelle circular de la ciudad. Luego, los chicos y chicas, cargando las imágenes, atravesaron el centro de negocios de la ciudad hasta llegar a Belmore Park, una imagen nunca antes vista en esas latitudes.

 

Allí, cada uno de los peregrinos tuvo la posibilidad de venerar la Cruz y el icono, y muchos de ellos, incluidos unos muchachos de Texas, quedaron conmovidos hasta las lágrimas, abrazándose mutuamente, mientras los demás cantaban a su alrededor.

 

En la tarde de este martes, la Cruz y el icono formaron parte del escenario de apertura de la la misa inaugural de las Jornadas Mundiales de la Juventud, presidida por el cardenal George Pell, arzobispo de Sydney, en el embarcadero de Barangaroo, con la participación de unas 140.000 personas.

Las campanas repican la hora cero de las Jornadas de la Juventud

SYDNEY, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- Como si fuera Noche Vieja, miles de jóvenes peregrinos se reunieron ante la catedral de Santa María en Sydney para asistir al final de la cuenta atrás de la Jornada Mundial de la Juventud.

 

Este encuentro juvenil mundial comenzó el martes por la mañana, hora local australiana, y culminará el domingo, con una misa presidida por Benedicto XVI en el hipódromo de Randwick.

 

Desde hace 500 días el reloj anunciaba los días que faltaban para el gran evento. Los miles de chicos y chicas gritaron al unísono los diez últimos segundos que faltaban para la medianoche y después estallaron en un "Happy World Youth Day!" (¡Feliz Jornada Mundial de la Juventud!).

 

Los jóvenes peregrinos han dado inicio a seis días de intensa actividad en la tarde de este martes con una misa de inauguración en el embarcadero de Barangaroo, presidida por el cardenal George Pell, arzobispo de Sydney, con la participación de más de 140 mil personas.

 

Monseñor Phillip Wilson, arzobispo de Adelaida (Australia) confío a Zenit que está convencido de los efectos positivos que ya está teniendo la peregrinación entre los jóvenes del país.

 

"He podido ver realmente a Cristo en las actividades de los últimos días en mi misma diócesis de Adelaida y estoy convencido de que él va a ocuparse de estos peregrinos durante esta semana en Sydney", dice.
A Matthew Whan, encargado del Servicio Católico Juvenil de Sydney, estos 500 días de preparación se le han hecho largos y cortos a la vez.

 

"Ha sido una carrera fantástica y a veces frenética y ahora nuestros grupos están tratando de disfrutar de la semana y de los frutos que dejará", dijo.

 

Whan y su equipo se han encargado del registro y coordinación de los 17.000 jóvenes que participan en la Jornada procedentes de la diócesis de Sydney.

La historia inédita de las Jornadas Mundiales de la Juventud

ROMA, martes, 15 julio 2008 (ZENIT.org).- Cuando en 1983 se pensó en convocar una Jornada Mundial de la Juventud, en el Vaticano parecía una idea descabellada, imposible de realizar. Hoy, como demuestra Sydney, se ha convertido en uno de los acontecimientos evangelizadores más importantes para la Iglesia.

 

El cardenal Paul Josef Cordes, hoy presidente del Consejo Pontificio "Cor Unum", en ese momento vicepresidente del Consejo Pontificio para los Laicos, narró la historia inédita de las Jornadas Mundiales de la Juventud al celebrar los 25 años del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo, dependiente de la Santa Sede, el 15 de marzo pasado.

 

* * *

La idea de crear las Jornadas Mundiales de la Juventud nació en el Año Santo extraordinario 1983/84. La ciudad eterna fue invadida por asociaciones, sociedades, hermandades y grupos de todo tipo. Uno de los voluntarios del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo (creado por Juan Pablo II hace 25 años junto al Vaticano), don Massimo Camisasca de "Comunión y Liberación", preguntó: "¿Por qué, en este Año Santo, no hacemos también un encuentro internacional de la juventud?". Respondí: "La idea es interesante; pero ¿quién podrá organizarlo?". Me parecía evidente que un asunto semejante excedía completamente las posibilidades del Consejo Pontificio para los Laicos. Y que habría podido lograrlo sólo a condición de que se empeñaran en ello todas las nuevas iniciativas espirituales que colaboraban en el Centro. Los reunimos y fuimos capaces de arrancarles su disponibilidad, contra el parecer de algunos de entre los dirigentes mayores, que, debido a sus pésimas experiencias en una reunión análoga celebrada el Año Santo de 1975, suscitaron muchas reservas. Pero --gracias a Dios-- los escépticos no lograron apagar la fresca serenidad y el necesario impulso juvenil de los demás.

 

Cuanto más se acercaba la primera Jornada de la Juventud, tanto más fuertes se manifestaban las resistencias externas. De algunas diócesis que habíamos invitado, llegaban comentarios críticos, como: "No es competencia del Vaticano ocuparse de nuestros jóvenes". El alcalde (comunista) de Roma se desdijo a última hora de autorizaciones ya concedidas, de manera que no fue posible preparar el previsto campamento de tiendas en el parque de la Pineta Sacchetti de Roma ni instalar allí los alojamientos asignados. A los ecologistas se asociaron periodistas para dar la alarma sobre la inmediata devastación de jardines y áreas públicas de la urbe. Aparecieron artículos de periódico con títulos del tipo "Llegan los Hunos". Y sin embargo, a pesar de nuestra total inexperiencia en cuanto a megareuniones de ese tipo, y a pesar de los obstáculos interpuestos, el gran encuentro fue un éxito triunfal. Algo así como trescientos mil jóvenes acogieron la invitación del Papa y el Domingo de Ramos participaron en la eucaristía en la Plaza de San Pedro. La masa de extranjeros era muy superior a la esperada, y sin embargo todo se desarrollò de modo tan ordenado y ejemplar que asombró al mundo entero. El nonagenario cardenal decano Carlo Confalonieri, que había seguido algunas fases de la fiesta juvenil desde la terraza de la basílica vaticana, observó: "Ni siquiera los romanos más viejos pueden recordar algo semejante".

 

En el Consejo para los Laicos desgastamos hasta la última de nuestras fuerzas físicas . Durante medio año no tuvimos en mente otra cosa que la Jornada de la Juventud. Todo el resto lo habíamos dejado de lado. Que nos echasen en cara el haber creído en ella y haberl querido organizarla con todas nuestras fuerzas; de hecho habíamos pagado nuestra deuda con la juventud mundial hasta el último céntimo. Evidentemente el Papa Juan Pablo II pensaba de otro modo. Poco antes de las vacaciones veraniegas nos hizo saber: "El año próximo ha sido proclamado por la ONU el Año de la Juventud. ¿No sería el caso de invitar de nuevo a Roma a la juventud del mundo?".

 

Al oír la propuesta, es comprensible que nuestro entusiasmo fuera muy contenido. Quedaba muy poco tiempo para los preparativos, ya que la pausa de las vacaciones estivales con los dos meses de interrupción estaba a las puertas, y la fecha a fijar sería de nuevo el Domingo de Ramos. Sin decir que no habríamos podido de nuevo durante medio año pretender el empeño de grupos del Centro para una nueva Jornada de la Juventud. Por otra parte debíamos decir sí al Papa, sobre todo porque es el Papa, y luego porque habíamos visto en primera persona que la primera Jornada de la Juventud había marcado un gran impulso de fe para muchísimos jóvenes. Nuestra buena disposición a la obediencia encontró pronto un eco inesperado, que nos quitó muchas preocupaciones: Chiara Lubich, la fundadora de los Focolares, puso a nuestra disposición todas las fuerzas de su movimiento, de modo que pudimos apoyarnos en una organización ya rodada.

 

Por segunda vez, la participación de los jóvenes fue oceánica: en la liturgia de clausura ante la basílica de Letrán se contaron cerca de doscientas cincuenta mil personas. En el Consejo para los Laicos habríamos querido cerrar por un poco el capítulo "juventud"; nos incumbían muchas otras obligaciones. El Lunes Santo, al límite de la extenuación, me escapé a Alemania para poder finalmente dormir y recuperarme un poco del cansancio. El Domingo de Pascua seguí la transmisión televisiva de la liturgia en la Plaza de San Pedro. La homilía del todavía joven Papa me entusiasmó. Pero un pasaje me irritó: con muchísima energía el Papa dijo estas frases: "Me encontré el domingo pasado con centenares de miles de jóvenes y tengo impresa en el alma la imagen festiva de su entusiasmo. Deseando que esta maravillosa experiencia pueda repetirse en los años futuros, dando origen a la Jornada mundial de la juventud en el Domingo de Ramos...". El Santo Padre le había cogido gusto, y había instaurado una práctica nueva en la Iglesia católica.

 

Así empezó la celebración de las jornadas de la juventud, que ha tocado diferentes países del planeta, alternando reuniones internacionales con las realizadas en las iglesias locales. La inauguró Buenos Aires en Argentina. Siguieron España, Estados Unidos, Europa y Asia. De especial relieve fueron el encuentro de París y el de Roma durante el Año Santo de 2000. La cumbre numérica se tocó en Filipinas, donde se reunieron algo así como cuatro millones de personas en fiesta. Los medios estuvieron de acuerdo en comentar que la familia de los pueblos no había asistido nunca a un evento en el que hubiera participado --voluntariamente con grandísima alegría- una tan gran multitud de personas.

Inaugurada la Jornada Mundial de la Juventud

CIUDAD DEL VATICANO, 15 JUL 2008 (VIS).-El cardenal George Pell, arzobispo de Sydney, inauguró hoy la Jornada Mundial de la Juventud, cuyo momento culminante será la vigilia y la misa presididas por Benedicto XVI los próximos 19 y 20 de julio en el Hipódromo de Randwick.

 

La celebración eucarística, que tuvo lugar en el muelle de Barangaroo, a orillas del Océano Pacífico, congregó a miles de peregrinos llegados de diferentes países de todos los continentes.

 

El acto de inauguración comenzó con la llegada de una gran cruz de madera que varios jóvenes han transportado en peregrinación hasta Sydney tras un viaje por todo el país.

 

Por su parte, el padre Federico Lombardi, S.I., aseguró ayer que el Santo Padre se encuentra "absolutamente tranquilo y descansado", desmintiendo así noticias aparecidas en la prensa en las que se decía que estaba "agotado" después del vuelo de más de veinte horas.

 

El padre Lombardi S.I. presentó a los periodistas un vídeo en el que se veía al Papa rezando, paseando y conversando con sus secretarios en el Kenthurst Study Centre, la residencia cercana a Richmond, en la que está transcurriendo unos días.

 

Recordó que el Papa, tras llegar a la residencia el domingo pasado, después del viaje, celebró misa en privado a las 18.00 horas, después cenó y descansó.

 

Ayer lunes 14 de julio por la mañana celebró misa con el personal del séquito, una decena de personas, dio un primer paseo y se retiró a trabajar, como hace todas las mañanas. Poco antes de las 13,00, vinieron el cardenal George Pell y el obispo Anthony Fisher, coordinador de la JMJ, que almorzaron con el Papa y hablaron de los preparativos.

 

Tras el almuerzo, el Santo Padre dio el típico paseo de todos los días con sus secretarios. Después trabajó otro rato y a las 16.00, dijo el padre Lombardi, se reunió de nuevo con el cardenal Pell".

 

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede señaló que alrededor de la residencia hay un estanque, un pequeño lago y una capillita, donde el Papa se detuvo a rezar el rosario.

 

A las cinco hubo un concierto durante el cual se interpretaron piezas de Schumann, Mozart y Schubert. A las siete tuvo lugar la cena.

 

Benedicto XVI permanecerá en el Kenthurst Study Centre hasta la mañana del próximo jueves, cuando comenzará oficialmente la visita a Australia, con la ceremonia de bienvenida de las autoridades del país.

Respuestas del Papa a los periodistas rumbo a Sydney (II)

SYDNEY, 14 julio 2008 (ZENIT.org).- Publicamos las dos últimas preguntas y repuestas de Benedicto XVI durante la rueda de prensa que concedió en el avión rumbo a Sydney, el 12 de julio. Las tres preguntas precedentes fueron publicadas en el servicio del 14 de julio.

 

* * *

Martine Nouaille, periodista de Agence France Presse (AFP): Hago la pregunta en italiano. Uno de los argumentos del último G8 de Japón ha sido la lucha contra los cambios climáticos. Australia es un país muy sensible a este tema, a causa de la fuerte sequía y de las dramáticas catástrofes climáticas en esta región del mundo. ¿Piensa que las decisiones tomadas en este campo están a la altura de la situación? ¿Hablará usted de este argumento durante el viaje?

 

--Benedicto XVI: Como ya he mencionado en mi primera respuesta, ciertamente este problema estará muy presente en esta JMJ, pues hablamos del Espíritu Santo y, por tanto, hablamos de la Creación y de nuestras responsabilidades con la Creación. No pretendo entrar en las cuestiones técnicas que políticos y especialistas tienen que resolver, sino más bien dar impulsos esenciales para ver la responsabilidad, para ser capaces de responder a este desafío: redescubrir en la Creación el rostro del Creador, redescubrir nuestra responsabilidad ante el Creador, por la Creación que nos ha confiado, formar la capacidad ética en un estilo de vida que hay que asumir si queremos afrontar los problemas de esta situación y si queremos realmente llegar a soluciones positivas. Por tanto, despertar las conciencias y ver el gran contexto de este problema, en el que después se enmarcan las respuestas detalladas que no debemos dar nosotros, sino la política y los especialistas.

 

--Cindy Wooden, periodista de Catholic News Service (CNS), agencia católica de los Estados Unidos. Santo Padre, mientras usted se encuentra en Australia, los obispos de la Comunión Anglicana, que está sumamente difundida en Australia, se encuentran en la Conferencia de Lambeth. Uno de los argumentos principales versa sobre las maneras posibles de volver a lograr la comunión entre las provincias y encontrar una manera de asegurar que una o varias provincias no tomen iniciativas que otros ven como contrarias al Evangelio o a la tradición. Se da un riesgo de fragmentación en la Comunión Anglicana y la posibilidad de que algunos pidan ser acogidos en la Iglesia católica. ¿Cuál es su deseo para la Conferencia de Lambeth y para el arzobispo de Canterbury? Gracias.

 

--Benedicto XVI: Mi contribución puede ser sólo la oración y con mi oración estaré muy cerca de los obispos anglicanos que se reúnen en la Conferencia de Lambeth. Nosotros no podemos ni debemos intervenir inmediatamente en sus discusiones, respetamos su propia responsabilidad y deseamos que puedan evitarse cismas y nuevas fracturas y que se encuentre una solución en la responsabilidad ante nuestro tiempo, así como en la fidelidad al Evangelio. Estos dos elementos tienen que ir juntos. El cristianismo es siempre contemporáneo y vive en este mundo, en un cierto tiempo, pero hace presente en este tiempo el mensaje de Jesucristo y, por tanto, ofrece una verdadera contribución para este tiempo sólo siendo fiel, de manera madura, de manera creativa, pero fiel, al mensaje de Cristo. Esperamos --y rezo personalmente por ello-- que encuentren juntos el camino del Evangelio en nuestro hoy. Este es mi deseo para el arzobispo de Canterbury: que la Comunión Anglicana, en la comunión del

 

Evangelio de Cristo y e la Palabra del Señor, encuentre las respuestas a los desafíos actuales.

"Sydney ha abierto sus brazos al mundo", dice Mons. Anthony Fisher

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-Mons. Anthony Fisher, Coordinador de la JMJ 2008, expresó su entusiasmo en la mañana del martes, pocas horas antes de iniciarse el encuentro mundial de jóvenes católicos, y señaló que "¡Luego de años planeando la JMJfinalmente hemos llegado!… Estamos invadidos de alegría porque nunca hemos tenido todos estos jóvenes entusiastas por amor a Cristo caminando por las calles de Sydney".

 

Luego de compartir unos momentos con el Papa Benedicto XVI en el lugar de su descanso, Mons. Fisher se mostró impresionado por su energía y su pronta recuperación del viaje; así como por su profundo conocimiento de Australia y su situación actual.

 

Respondiendo a una pregunta sobre la cifra de peregrinos, el Prelado aseguró que ha sobrepasado los 100 mil venidos de fuera de Australia, de 170 países; y expresó su confianza en que este número se irá incrementando a lo largo del día.

 

Mons. Fisher dijo que se espera la participación de 26 Cardenales, 400 Obispos y aproximadamente 3 mil sacerdotes además de los miles de peregrinos en la Misa de Apertura que se celebró a las 4:30 p.m. en Barangaroo.

 

A la pregunta de la prensa sobre qué medidas está tomando la JMJ 2008 para reducir el impacto ambiental que va a causar en la ciudad, Mons. Fisher explicó que con la ayuda de expertos se han implementado medidas de reciclaje alrededor de Sydney; y se ha utilizado material biodegradable en gran parte de los implementos que se entrega a los peregrinos. "La polución no será un problema puesto que la mayoría de los peregrinos están caminando o haciendo uso del transporte público".

 

Finalmente explicó que la JMJ 2008 tendrá una fuerte participación de la comunidad aborigen. "En el futuro la Iglesia quiere más involucrar a los aborígenes para que más que un elemento decorativo, jueguen un papel importante en el corazón de la Iglesia Australiana".

 

Tras sortear inconvenientes, 27 iraquíes estarán presentes en JMJ Sydney 2008

ROMA, 14 Jul. 08 (ACI).-"En realidad agradezco a todos", comentó el Padre Rayan P. Atto quien anunció esta mañana que, tras sortear una serie de inconvenientes, se le ha otorgado visa para Australia a 27 muchachos iraquíes que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud Sydney 2008.

 

Tras comentar que 21 de ellos viajará desde Erbil y los otros 6 desde otros lugares, el sacerdote precisó que él mismo irá también a Australia "con cinco jóvenes de mi parroquia, la iglesia de Mar Qardagh in Erbil".

 

Seguidamente explicó que su partida está programa para mañana por la tarde y explicó que "todavía no tenemos las visas en nuestras manos pero estamos seguros. Por ello permítame agradecer a quienes contribuyeron a la realización de este sueño: Baghdadhope quien escuchó mi preocupación y ahora m felicidad, Mons. Philippe Najim por el papel que jugó para resolver la cuestión, el Embajador de Australia ante la Santa Sede y en Amman al Padre Bashar Warda, el líder de nuestro grupo".

 

Finalmente el P. Atto dijo que "estamos muy felices. Queremos testimoniarle al Santo Padre, pero también a todo el mundo, nuestra fe, herencia de una tradición milenaria y todavía viva en nuestros corazones".

 

En declaraciones a la agencia SIR, el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, dijo al respecto que "al Papa ciertamente le gustará esta noticia".

 

Al ser preguntado sobre la posibilidad de que el Pontífice se encuentre con estos jóvenes, el sacerdote jesuita dijo que "es difícil decirlo pero no se puede excluir que el Santo Padre a último momento tenga una palabra o una frase al respecto".

Oración, música, lecturas y paseos en primera jornada del Santo Padre en Sydney

ROMA, 14 Jul. 08 (ACI).-Gianluca Biccini, enviado de L'Osservatore Romano, informa en la edición de hoy de este diario que "oración, música, lecturas y paseos por el jardín en su residencia de Kenthurst han sido parte de la jornada del lunes 14, la primera que ha transcurrido el Papa Benedicto XVI en Australia".

 

"Benedicto XVI ha celebrado la Misa con sus dos secretarios –Mons. Ganswëin y Xuereb– y dos sacerdotes del Opus Dei. Han participado en el rito una treintena de miembros del personal del centro de estudios en donde el Pontífice se encuentra desde su arribo, el domingo por la tarde, y en donde permanecerá hasta el miércoles. Luego del desayuno, un breve paseo", da cuenta Biccini quien se encuentra en Sydney, ciudad cuyo huso horario es de GMT + 10.

 

"Luego el Papa se ha retirado a leer y preparar los discursos que pronunciará durante la visita. A la mitad de la jornada lo han acompañado el Cardenal Pell y Mons. Fisher, con quienes almorzó y conversó sobre los temas y los eventos relacionados a la JMJ Sydney 2008", añade.

 

Después del almuerzo, continúa el periodista, el Santo Padre dio "un paseo un poco más largo en los jardines de la residencia, en donde hay un pequeño lago y una capilla en la que Benedicto XVI ha rezado. A las 17 horas, se realizó un concierto a cargo de la Symphony fellows of Sydney, compuesta por siete miembros que han ejecutado piezas de Schubert, Mozart y Schumann. El concierto duró casi una hora, tiempo en el que el Pontífice se vio sereno y distendido".

 

Tras explicar que la residencia de Kenthurst está a 40 kilómetros del centro de Sydney, Biccini señala que el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone también está en Sydney y que al final de la Misa que presidió en la Catedral St. Patrick en Parramatta indicó que "están llegando muchos jóvenes de los alrededores, de las Islas del Pacífico, de Nueva Zelanda, que nunca habían estado en una JMJ. Es una bella novedad, la lejanía viene entonces suplida por la participación de los vecinos de esta tierra austral".

Jóvenes de EE UU sostendrán un encuentro en el marco de JMJ de Sydney

WASHINGTON D.C., 14 Jul. 08 (ACI).-Por primera vez en una Jornada Mundial de la Juventud, los más de 15 mi jóvenes estadounidenses que han viajado a Sydney (Australia) para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, sostendrán un encuentro para celebrar su fe y dar testimonio en una Misa que será presidida por el Cardenal Francis George.

 

La Misa, organizada por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) se realizará en la mañana del sábado 19 de julio, en un recinto al aire libre en el centro de Sydney y será concelebrada por los obispos estadounidenses que asisten al encuentro.

 

Varios jóvenes de Estados Unidos, incluyendo algunos hispanos, jugarán un papel relevante durante la JMJ 2008. Armando Cervantes, de la diócesis de Orange, California, será uno de los 12 de todo el mundo que almorzarán con el Papa el viernes 18 de julio en la sede de la Arquidiócesis de Sydney; mientras que Juan Martínez, de la diócesis de Austin, Texas, será uno de los numerosos jóvenes del mundo que recibirá el sacramento de la Confirmación de manos del Papa Benedicto XVI durante la Misa de clausura de la Jornada el domingo 20 de julio.

Imágenes del Papa en forma desmienten rumores de prensa

SYDNEY, lunes, 14 julio 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI se encuentra "absolutamente tranquilo y descansado", explicó el portavoz vaticano, al presentar imágenes del primer día del Papa en Australia, respondiendo a artículos de prensa que le habían presentado como "agotado" después del vuelo de más de veinte horas.

 

El padre Federico Lombardi S.I. presentó en una rueda de prensa en la tarde australiana de este lunes un vídeo distribuido por la Oficina de Información de la Santa Sede, de la que es director, en el que se puede ver al Santo Padre rezando, paseando y en conversaciones, en un centro del Opus Dei de Kenthurst, cerca de Richmond.

 

"Las imágenes que véis son serenas. El Papa está totalmente tranquilo y descansado. A quien se preocupaba de su estado de salud, tengo que decirle que no hay problema", afirmó el portavoz.

 

El padre Lombardi recordó que el Papa, tras llegar a la residencia este domingo, después del viaje, "celebró misa en privado a las 18.00 horas, después cenó y descansó", reveló.

 

"Esta mañana ha tenido lugar la misa con el personal del séquito, una decena de personas, celebrando con el secretario, y dos sacerdotes del Opus Dei. Después del desayuno, dio un primer paseo y se retiró a trabajar, como hace todas las mañanas. Poco antes de la una, vinieron el cardenal (George) Pell y el obispo (Anthony) Fisher para ver al Papa. Almorzaron juntos, y hablaron de los preparativos". Se trata de los dos responsables principales de la organización de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

 

"Tras el almuerzo, tuvo lugar el típico paseo de todos los días con sus secretarios. Después un período de trabajo. A las 16.00 pasó un período algo más largo con el cardenal Pell".

 

"Hay un estanque, un pequeño lago, y una capillita, donde el Papa se ha detenido a rezar el rosario".

 

"A las cinco tuvo lugar un concierto con la presencia del arzobispo de Sydney, Pell, y del obispo Fisher. Se interpretaron piezas de Shumann, Mozart y Shubert. El concierto terminó hacias las seis. A las siete, cena", explicó el padre Lombardi.

 

El Papa permanecerá en la tranquila residencia de Kenthurst, hasta la mañana del próximo jueves, cuando comenzará oficialmente la visita a Australia, con la ceremonia de bienvenida de las autoridades del país.

 

El momento culminante del viaje apostólico tendrá lugar con la vigilia de oración y la misa presididas por el Papa en el Hipódromo de Randwick, el sábado 19 y el domingo 20, en las que se esperan la participación de medio millón de peregrinos, participantes en la Jornada Mundial de la Juventud.

El obispo Fisher reflexiona sobre uno de los patronos de la JMJ

SYDNEY, lunes, 14 julio 2008 (ZENIT.org).- El beato Pier Giorgio Frassati, gran deportista, que vivió en la caridad y en la generosidad hace un siglo, tocará la vida de la nueva generación, considera el coordinador de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

El obispo auxiliar de Sydney, Anthony Fisher, lo declaró el 4 de julio en la iglesia de San Benito con motivo de la fiesta del beato en presencia de sus reliquias. El cardenal George Pell, arzobispo de Sydney, presidió la celebración eucarística.

 

El cuerpo del beato uno de los diez patronos de la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, fue trasladado desde Turín a Sydney para este encuentro mundial. Las reliquias no habían dejado la ciudad piamontesa desde la muerte de Frassati en 1925.

 

El cuerpo, encontrado incorrupto sesenta años después de su sepultura, será venerado en la catedral de St. Mary el 22 de julio.

 

"Pier Giorgio realizó en poco tiempo extraordinarios progresos en la fe, en la esperanza y en la caridad", afirmó el obispo Fisher.

 

El prelado recordó que cuando Juan Pablo II beatificó a Frassati, en 1990, lo definió como "el hombre de nuestro siglo, el hombre moderno, el hombre que amó mucho".

 

"Las fotografías en nuestra iglesia muestran a un joven guapo y robusto con ojos penetrantes y una sonrisa contagiosa -añadió el obispo--. Lleno de alegría y de energía, lleno de Dios y con la pasión de compartirlo con los demás: frente a esto, su muerte a los 24 años fue una trágica pérdida".

 

"Y sin embargo estamos aquí, en el otro lado del mundo, celebrándolo a causa de lo que todavía hoy nos dice. Ahora vive desde hace 107 años".

 

El obispo Fisher contó también cómo llegó a conocer al beato. "Lo encontré por primera vez en los carteles de las capellanías universitarias de Australia". "Los jóvenes se sentían atraídos por el modo en que hacía apostolado incluso yendo a caballo y escalando montañas, yendo a fiestas o jugando en la piscina. Las chicas parecían atraídas por su aspecto y su carácter".

 

"A los jóvenes católicos les gustaba la idea de que se pudiera ser santo también desde joven y que se pudiera unir la pasión por Dios y el servicio a los demás con el deseo normal de diversión de un joven. Sentía que tenía que conocerlo mejor".

 

El obispo contó brevemente la historia del santo, nacido en 1901 en una familia acomodada de Turín. El padre era agnóstico, la madre católica, aunque "no inclinada al nivel de devoción o de caridad [del hijo]", dijo el obispo Fisher.

 

"Disgusta que sus padres no comprendieran su piedad y tuvieran un matrimonio difícil --dijo el obispo--. Como muchos jóvenes hoy, tenía que encontrar dentro de sí aquellos dones del Espíritu Santo que lo llevarían a la madurez".

 

"Dió el dinero recibido por su licenciatura a los pobres --añadió el obispo Fisher--. Cuando sus amigos le preguntaban por qué viajaba en tercera clase en tren respondía con una sonrisa: 'Porque no hay cuarta clase'". Daba a los pobres incluso sus abonos de viaje.

 

El obispo australiano contó que el padre Martin Stanislaus Gillet --futuro guía de la Orden Dominica-- conoció a Frassati cuando éste era estudiante universitario. El dominico dijo que el joven le había impresionado "con su encanto especial. Parecía irradiar una fuerza de atracción [...]. Todo en él brillaba de alegría, porque derivaba de su espléndida naturaleza el hecho de florecer a la luz de Dios".

 

"El padre Gillet pensó que Pier Giorgio fuera raro entre los universitarios en su anhelo del temperamento sobrenatural y verdadero de un apóstol. [... Dispuesto] a pensar, sentir, amar, ser generoso, con todo el ímpetu y los recursos de la naturaleza y de la gracia --dijo el obispo Fisher--. Quizá tras la Jornada Mundial de la Juventud esto no será tan raro entre nuestros universitarios".

 

Frassati murió el 4 de julio de 1925, seis días después de haber contraido la poliomielitis de uno de los enfermos a los que asistía.

 

El obispo auxiliar de Sydney dijo que a su funeral asistieron todas las personas más importantes de Turín, "pero para su sorpresa, cuando salieron de la iglesia, las calles estaban llenas no de personas de la élite sino de los pobres y de los necesitados a los que él había servido en su breve vida".

 

"Los pobres se quedaron también sorprendidos al ver que era de una familia rica --dijo el obispo--. Son ellos los que pidieron al arzobispo de Turín que iniciara su proceso de canonización".

 

"Ahora habla a una nueva generación --concluyó el prelado--, y honra nuestra Jornada Mundial de la Juventud con su patrocinio y su testimonio".

La próxima Jornada de la Juventud será más fácil para los españoles

SYDNEY, lunes, 14 julio 2008 (ZENIT.org).- El padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, afirmó este lunes durante un breve encuentro con medios españoles que los jóvenes en España, tendrán "mucho mas simple" participar en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Según explica la agencia católica de noticias en España Veritas, "aunque todavía no es oficial, es prácticamente seguro que el Santo Padre anuncie al concluir la JMJ en Sydney, que el próximo encuentro tendrá lugar en Madrid".

 

"Los periodistas interpretaron la declaración del padre Lombardi, como un 'guiño' a este anuncio", añade Veritas.

 

Por otra parte, el portavoz de la Santa Sede recordó la importancia de Santiago apóstol, patrón de España, tanto en la identidad cristiana de Europa, como en las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Respuestas del Papa a los periodistas rumbo a Sydney (I)

SYDNEY, 14 julio 2008 (ZENIT.org).- Publicamos tres de las cinco preguntas y repuestas de Benedicto XVI durante la rueda de prensa que concedió en el avión rumbo a Sydney, el 12 de julio. Las otras dos preguntas serán publicadas en el servicio del 15 de julio.

* * *

--Lucio Brunelli, periodista de la RAI, canal público de la televisión italiana: Santidad, esta es su segunda Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), la primera, por decirlo de algún modo, totalmente suya. ¿Con cuáles sentimientos se dispone a vivirla y cuál es el mensaje principal que desea dejar a los jóvenes? Por otra parte, ¿piensa que de las Jornadas Mundiales de la Juventud influyen profundamente en la vida de la Iglesia que las acoge? Y, por último, ¿piensa que la fórmula de estos encuentros de masa sigue siendo actual?

 

--Benedicto XVI: Voy con sentimientos de gran alegría a Australia. Tengo bellísimos recuerdos de la JMJ de Colonia: no fue simplemente un acontecimiento de masas, fue sobre todo una gran fiesta de la fe, un encuentro humano de la comunión en Cristo. Vimos cómo la fe abre las fronteras y tiene realmente una capacidad de unión entre las diferentes culturas, y crea alegría. Y espero que suceda lo mismo ahora en Australia. Por este motivo, estoy contento al ver a muchos jóvenes, y verles unidos en el deseo de Dios y en el deseo de un mundo realmente humano. El mensaje esencial se presenta en las palabras que constituyen el eslogan de esta JMJ: hablamos del Espíritu Santo que nos hace testigos de Cristo. Por tanto, quisiera concentrar mi mensaje precisamente en esta realidad del Espíritu Santo, que se presenta en varias dimensiones: es el Espíritu que actúa en la Creación. La dimensión de la Creación está muy presente, pues el Espíritu es creador. Me parece un tema muy importante en nuestro momento actual. Pero el Espíritu es también inspirador de la Escritura: en nuestro camino, a la luz de la Escritura, podemos caminar junto al Espíritu Santo. El Espíritu Santo es Espíritu de Cristo, por tanto, nos guía en comunión con Cristo y finalmente se muestra según san Pablo en los carismas, es decir, en un gran número de dones inesperados que cambian según los diferentes tiempos y que dan nueva fuerza a la Iglesia. Y, por tanto, estas dimensiones nos invitan a ver las huellas del Espíritu y a hacer visible al Espíritu también a los demás.

 

Una JMJ no es simplemente un acontecimiento de este momento: se prepara con un largo camino con la Cruz y con el icono de la Virgen. Se prepara desde el punto de vista de la organización, pero también espiritual. Por tanto, estos días no son más que el momento culminante de un largo camino precedente. Todo es fruto de un camino, de ponernos juntos en camino hacia Cristo. La JMJ, además, crea una historia, es decir, se crean amistades, se crean nuevas inspiraciones: de este modo continúa la JMJ. Esto me parece muy importante: no sólo hay que ver estos tres o cuatro días, sino hay que ver todo el camino que precede y el que sigue. En este sentido, me parece, la JMJ, al menos para el próximo futuro nuestro, es una fórmula válida que nos prepara para comprender que desde diferentes puntos de vista y de diferentes partes de la tierra avanzamos hacia Cristo y hacia la comunión. Aprendemos así de nuevo a caminar juntos. En este sentido, espero que también sea una fórmula para el futuro.

 

--Paul John Kelly, periodista de "The Australian", uno de los grandes periódicos de ese país: Santo Padre, quisiera presentar mi pregunta en inglés. Australia es un país sumamente secularizado, con poca práctica religiosa y mucha indiferencia religiosa. Quisiera preguntarle, ¿es usted optimista ante el futuro de la Iglesia en Australia? ¿Está preocupado o alarmado por el hecho de que la Iglesia en Australia siga el camino hacia el decaimiento de Europa? ¿Qué mensaje dejaría a Australia para superar su indiferencia religiosa?

 

--Benedicto XVI: Hablaré lo mejor que pueda en inglés, aunque pido su perdón por mis deficiencias en inglés. Creo que Australia, en su configuración histórica actual forma parte del "mundo occidental", económica y políticamente, y por tanto está claro que Australia comparte los éxitos y los problemas del mundo occidental. El mundo occidental ha experimentado en los últimos 50 años grandes éxitos: éxitos económicos, éxitos técnicos; sin embargo, la religión --la fe cristiana-- está en cierto sentido en crisis. Esto está claro, pues se da la impresión de que no tenemos necesidad de Dios, podemos hacerlo todo con nuestras fuerzas, no tenemos necesidad de Dios para ser felices, no tenemos necesidad de Dios para crear un mundo mejor, Dios no es necesario, podemos hacerlo todo por nosotros mismos. Por otro lado, vemos que la religión está siempre presente en el mundo y siempre lo estará, pues Dios está presente en el corazón del ser humano y no puede desaparecer nunca. Podemos ver que la religión es realmente una fuerza en este mundo y en nuestros países. No hablaría de un decaimiento de la religión en Europa: ciertamente ha una crisis en Europa, algo menos en Estados Unidos, y en Australia. Pero, por otro lado, se da siempre una presencia de la fe en nuevas formas y de nuevas maneras; en minoría, quizá, pero siempre presente para que la vea toda la sociedad. Y ahora, en este momento histórico, comenzamos a ver que tenemos necesidad de Dios. Podemos hacer mucho, pero no podemos crear nuestro clima. Pensábamos que podíamos hacerlo, pero no podemos. Tenemos necesidad del don de la Tierra, del don del agua, necesitamos al Creador; el Creador vuelve a aparecer en su creación. De este modo comprendemos que no podemos ser realmente felices, no podemos promover realmente la justicia para todo el mundo, sin un criterio, sin un Dios que es justo, y nos da la luz y la vida. Por tanto, pienso que en cierto sentido se dará una crisis para nuestra fe en este "mundo occidental", pero siempre tendremos un renacimiento de la fe, pues la fe cristiana es simplemente verdadera, y la verdad estará siempre presente en el mundo humano, y Dios siempre será verdad. En este sentido, en último término, soy optimista.

 

--Auskar Surbakti del canal de televisión australiano SBS: Santo Padre, disculpe, pero no hablo bien italiano. Por tanto, le presentaré mi pregunta en inglés. Las víctimas de abusos sexuales del clero, en Australia, le han hecho un llamamiento, Santidad, para que afronte la cuestión y pida perdón a las víctimas durante su visita a Australia. El mismo cardenal Pell ha dicho que sería apropiado para el Papa que afronte la cuestión, y usted hizo un gesto semejante en su reciente viaje a los Estados Unidos. Santidad, ¿hablará de la cuestión de los abusos sexuales y pedirá perdón?

 

--Benedicto XVI: Sí, el problema es esencialmente el mismo que en los Estados Unidos. Me sentí en la obligación de hablar sobre ello en los Estados Unidos pues es esencial para la Iglesia reconciliar, prevenir, ayudar, y reconocer sus culpas en estos problemas. De manera que diré esencialmente lo mismo que dije en Estados Unidos. Como dije, tenemos que aclarar tres aspectos: el primero, es nuestra enseñanza moral. Debe quedar claro, siempre fue claro desde los primeros siglos, que el sacerdocio, ser sacerdote, es incompatible con este comportamiento, pues el sacerdote está al servicio de Nuestro Señor, y nuestro Señor es la santidad en persona, que siempre nos enseña. La Iglesia siempre ha insistido en esto. Tenemos que reflexionar en qué ha faltado en nuestra educación, en nuestra enseñanza en las décadas pasadas: en las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta se daba la idea del proporcionalismo en ética, según el cual, no hay nada malo en sí mismo, sino en proporción a los demás. Según el propocionalismo, se pensaba que algunas cosas, incluida la pedofilia, podían ser en una cierta proporción buenas. Ahora debe quedar claro que ésta nunca ha sido la doctrina católica. Hay cosas que siempre son malas, y la pedofilia siempre es mala. En nuestra educación, en los seminarios, en nuestra formación permanente de los sacerdotes, tenemos que ayudar a los sacerdotes a estar realmente cerca de Cristo, aprender de Cristo, y de este modo ser de ayuda y no enemigos para nuestros hermanos los hombres, para los cristianos. Por tanto, haremos todo lo posible para aclarar la enseñanza de la Iglesia y para ayudar en la educación y en la preparación de los sacerdotes, con la formación permanente, y haremos todos lo posible para curar y reconciliar las víctimas. Creo que este es el contenido esencial de la expresión "pedir perdón". Creo que es mejor y más importante el contenido de la fórmula y pienso que el contenido tiene que explicar las deficiencias de nuestro comportamiento, lo que tenemos que hacer en este momento, cómo podemos prevenir y cómo podemos todos sanar y reconciliar.

Más de 400 jóvenes de las Islas Salomón en JMJ Sydney 2008

ROMA, 14 Jul. 08 (ACI).-El Arzobispo de Honiara (Islas Salomón), Mons. Adrian Smith, señaló que para 410 jóvenes de este país será un sueño hecho realidad poder participar en la próxima Jornada Mundial de la Juventud que se inicia este 15 de julio, para lo cual estos muchachos han venido preparándose durante más de un año.

 

Según informa la agencia Fides, "en el reciente seminario de formación, en cuatro días de intensa preparación espiritual, marcados por la catequesis, celebraciones eucarísticas, momentos de reflexión, intercambio de experiencias, el Arzobispo recordó a los jóvenes el ejemplo de San Pablo, alentando a los jóvenes a no ser esclavos del pecado, y a buscar el Reino de Dios, invitándolos a ser evangelizadores como el Apóstol de gentes".

 

La JMJ en Islas Salomón también se celebrará para quienes no pueden asistir a ella. "Cada parroquia se está organizando para comprometer a los jóvenes del territorio y aprovechar la ocasión de la JMJ para transmitir el mensaje de Cristo a muchos que todavía no lo conocen", informa Fides.

 

Además, luego de la JMJ, se organizarán jornadas y encuentros de testimonio con los jóvenes que habrán regresado de Sydney, quienes podrán contagiar con su entusiasmo y la gracia recibida a toda la comunidad local.

"Nuestros jóvenes necesitan fe, esperanza y amor", dice Cardenal Pell

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-El Arzobispo de Sydney, Cardenal George Pell, le dio la bienvenida a todos los jóvenes del mundo en la conferencia de prensa esta mañana a un día de comenzar la JMJ.

 

En la conferencia estuvo presente Mons. Philip Wilson, Arzobispo de Adelaide y Presidente de la Conferencia de Obispos de Australia, quien aseguró que las comunidades que han recibido peregrinos alrededor de toda Australia "se sintieron bendecidas".

 

"Estas experiencias donde existe un contacto personal entre los peregrinos y la Iglesia local son muy importantes y le permiten a la gente ver que la visión de la Iglesia se ve reflejada en diferentes culturas y que la unidad de vida y de fe va mas allá de las cosas que los separan" dijo el Prelado.

 

Cuando la prensa preguntó al Cardenal Pell sobe los retos que enfrenta la Iglesia con respecto a la juventud respondió que existen dos asuntos relevantes que tiene que enfrentar la Iglesia de Australia hoy: " primero, es la tentación que existe en Australia de pensar que se puede vivir una vida buena y feliz sin Dios. El segundo gira alrededor del concepto de sexualidad, matrimonio y familia".

 

Otro reto que mencionó es el alto porcentaje de suicidio de jóvenes donde Australia aparece con uno de los índices más altos de suicidios en el mundo.

 

"Suicidio es un signo peligroso y una gran paradoja... particularmente en nuestro país nuestros jóvenes necesitan fe, esperanza y amor", dijo el Cardenal Pell.

 

"Todos nosotros en Australia nos hemos dado cuenta que la JMJ es una oportunidad de hacer más, pero ella misma no es suficiente, se necesita hacer mas", concluyó Mons. Wilson.

 

La JMJ comenzará el martes 15 de Julio con la Misa de apertura en Barangaroo celebrada por el Arzobispo de Sydney, Cardenal George Pell.

El Papa feliz y sin problemas en su primer día en Australia, dice P. Lombardi

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-El Papa ha pasado sus primeras 24 horas en Sydney en un ambiente de paz y tranquilidad, dijo a la prensa el vocero Oficial del Vaticano, Padre Federico Lombardi.

 

Siguiendo su itinerario, el Papa celebró Misa el domingo 13 de Julio a las 6pm en el Kenthurst Study Centre seguido de su comida a las 7 de la noche. El lunes celebró misa a las 8 a.m. con 2 de sus secretarios y 2 sacerdotes del centro, tomó desayuno a las 9 de la mañana para luego caminar por el parque. Posteriormente se reunió con el Arzobispo de Sydney, Cardenal George Pell y el Obispo Auxiliar de Sydney, Mons. Anthony Fisher quienes le informaron sobre el curso de las preparaciones para la JMJ.

 

A mediodía recibió su almuerzo seguido como de costumbre de una reunión con sus secretarios, rezó el rosario y a las 5 de la tarde disfrutó de un concierto a cargo de la Sinfónica de Sydney. A las 7 de la noche cenó.

 

El Padre Lombardi indicó finalmente que el Santo Padre está descansando sin ningún problema en particular y espera reponerse durantes estos dos días para hacer estar listo para los eventos de la JMJ.

Sydney se viste de JMJ

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-El puente del Harbour Bridge se vistió de colores hoy a las 5:30 p.m. –hora local– cuando el Premier de New South Wales (NSW), Morris Lema, el Coordinador de la JMJ 2008, Mons. Anthony Fisher y la vocera del Gobierno de NSW para la JMJ, Kristina Keneally encendieron unas imágenes promocionales de la JMJ que se proyectarán en el puente del Harbour Bridge durante toda la semana.

 

Las imágenes que se reflejan en los dos arcos del puente muestran el logo oficial de la JMJ, la foto del Papa y el mensaje "JMJ 2008 le da la bienvenida al mundo en Sydney" que se verán desde diferentes sitios de la ciudad. Estas proyecciones junto con banderines de colores que cuelgan por las calles de Sydney y el reloj de la Catedral que marca la cuenta regresiva, anuncian que la Jornada ya está por comenzar.

Cientos de jóvenes reciben la Cruz y el Icono de la JMJ en la Bahía de Sydney

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-La cruz y el icono de la JMJ hicieron una impresionante aparición en la bahía de Sydney a las 11:45am – hora local– a bordo de un Ferry viniendo desde Manly, una de las playas del norte, hasta el lugar conocido como Circular Quey o Bahía de Sydney.

 

La cruz de 3,8 metros de altura y el icono de la Virgen de 15 kilogramos que fueron regalados por el Siervo de Dios Juan Pablo II a la juventud en 2003, fueron recibidos por cientos de peregrinos en medio de festivo ambiente con cantos y bailes.

 

Cientos más acompañaron la cruz en medio de la ciudad  en medio de cantos que contagiaron a la población que transitaba en medio de la ciudad. La Cruz y el Icono harán una parada en Belmore Park y pasarán  la noche en la Universidad de Sydney.

 

La "Antorcha de la JMJ" llega a la ciudad de Sydney luego de haber recorrido diferentes diócesis alrededor de Australia y algunos de los más populares sitios así como las diócesis de Wollongong, Parramata, Broken Bay y Sydney terminando su "viaje" el martes 15 de Julio cuando será cargada a la Misa de Apertura.

"Yo solo quiero ver al Papa", dice peregrino de Myanmar

Sydney, 14 Jul. 08 (ACI).-"Ver a nuestro lider, ver al Papa", este es el anhelo de Tujai Maris, un peregrino de Myanmar que junto con otros 32 jóvenes llegó a Sydney en la tarde del lunes para participar de la JMJ. Luego de innumerables problemas con sus visas y con ayuda de la Iglesia en Australia, estos 33 muchachos llegaron dispuestos a participar de todas las actividades de este gran evento.

 

"Le damos la bienvenida a nuestros hermanos y hermanas provenientes de diferentes diócesis de Myanmar, somos concientes de sus sufrimientos", dijo el Obispo Auxiliar de Sydney, Mons. Julian Porteous.

 

Dominic Ych Thiha Saw, otro de los peregrinos que hace parte de la delegación trajo una caja marcada con el nombre "Pope Benedict XVI" con una pintura de un famoso lago en Myrmar para entrégarsela como presente al Santo Padre.

 

Los peregrinos hablaron de las dificultades que sufre la Iglesia Católica en su país en el que no se permite construir iglesias y en donde necesitan una autorización especial del gobierno para reunirse a celebrar su fe.

 

"La Iglesia Católica quiere vivir su propia vida y tener la posibilidad de expresar su fe. En Birmania (Myanmar) la Iglesia ha ayudado a las personas necesitadas alimentándolas, vistiéndolas, educándolas. La Iglesia no desea ser una fuerza política, sino ayudar a la gente de este país", explicó Mons. Porteous.

 

Myanmar cuenta con 50 millones de habitantes, en su mayoría budistas. La Iglesia Católica suma 650 mil fieles, 658 sacerdotes, 1 330 religiosos y religiosas y 2 084 catequistas.