Los niños de Fátima
...la Madre de Dios se le apareció seis veces a tres niños pequeños.

En el año 1917, en una región montañosa en el centro de Portugal, la Madre de Dios apareció seis veces a tres niños. En otros lugares del continente, la "Gran Guerra" que asoló Europa costaría más de 37 millones de vidas a toda una generación. Además de enviar a sus propios hijos a morir (en Francia y en el Norte de África), Portugal estaba caos político en su propia casa. Hubo una sucesión vertiginosa de gobiernos tras una revolución en 1910. La monarquía había sido sustituida por una república con una nueva constitución liberal: la separación entre Iglesia y Estado. Los funcionarios de gobierno bajo la influencia de la Francmasonería, no eran favorables a la fe. Pero para las gentes de pueblo la fe era como el aire que respiraban, así sucedía en la aldea de Aljustrel, una colección de casas encaladas de una carretera polvorienta en la parroquia de Fátima.

Allí Lucía, Francisco y Jacinta nacieron y se criaron en hogares donde el catecismo era su pan cotidiano, las historias de la Biblia eran su recreación, y la palabra de el sacerdote de la aldea era ley. Lucía de Jesús Santos nació la más joven de siete hijo de Antonio y Rosa María Santos, el 22 de marzo de 1907. Ella era una niña normal, con ojos brillantes y una personalidad magnética, líder natural a quien otros niños miraban confianza y cariño. Bendecida con una excelente memoria, Lucía pudo aprender el catecismo y hacer su primera comunión y confesión a los seis años de edad. Ella misma se convirtió en un catequista a los nueve. Lucía sería la guía y compañera constante de sus primos, Francisco y Jacinta Marto, a través de las pruebas que acompañarían a las apariciones de la Virgen.

Sierva de Dios Lucia Santos

Lucía nació en la pequeña población de Aljustrel en el distrito de Fátima en Portugal, el 22 de marzo de 1907. Su bautizo se realizó pocos dias después de nacida, el 30 de marzo.

Ver más

Beato Francisco Marto

Francisco nació el 11 de junio de 1908, siendo el séptimo hijo de Manuel y Olimpia Marto. Fue un chico de cabellos claros, ojos oscuros y muy atractivo.

Ver más

Beata Jacinta Marto

Dos años más joven que Francisco, Jacinta cautivaba a todos los que la conocían. Era bonita y enérgica, y tenía una gracia natural de movimiento.

Ver más