Quinto Misterio Gozoso: El Niño perdido y hallado en el Templo

(Intención: Por la vida en familia y por la juventud)

Bondadosa Madre, no podemos concebir la agonía de tu puro corazón al buscar por tres días al niño sin poder hallarlo. La inenarrable tortura de un posible descuido, debe haber taladrado tu alma en lo profundo.

Aún en la alegría de encontrarlo, hubo una mezcla de sorpresa por no comprender lo sucedido. Hoy, Madre querida, a muchas familias las destroza la pena de aquellos que no siguen el buen camino. Tu hijo fue hallado en el Templo del Señor, pero nuestros seres queridos, a veces se pierden por sendas de vicio y maldad.

Aunque el encuentro no sea igual, la agonía de la búsqueda es la misma.

Obtén para nuestras familias, una mayor unión con la Santísima Trinidad. Haz al padre, cabeza; a la madre corazón y que los hijos sean miembros de ambos. Cuando la división de criterios, sentimientos e ideales comience a destrozar una familia, haz que el suave bálsamo del amor los reuna en el Templo de la Voluntad de Dios y escuchen su voz hablando de armonía en lo profundo de sus almas.

Recite 1 Padre Nuestro, 10 Avemarías, 1 Gloria y 1 ¡Oh Jesús mío...!  

REGRESAR

siguiente


                   HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA - GALERÍA - ENLACES_-GENERAL