Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción

(Intención: Para tener una profunda certeza de la gloria venidera)

María, mi Reina. María, Arca de la Alianza antes de Su nacimiento, y Templo del Señor en Su Resurrección. Me regocija que tu cuerpo puro, se elevára de la muerte con anticipación a la Resurrección General.

Es un consuelo saber que estás en el Cielo como Madre mía con todo el amor y consideración que tu dignidad demanda. Tú conoces los peligros de esta vida, las tentaciones del enemigo y las flaquezas de la carne. Ayúdame a sobrellevar estos peligros hasta que Jesús me llame hacia Él.

Enséñame bondadosa Madre, a mantener puro mi cuerpo, inmaculado mi pensamiento y sin pasiones mi corazón, y haz que tu Asunción a los Cielos me dé confianza y valor para ser un cristiano en palabra y obra.

Llena mi mente con el conocimiento de la vida de tu Hijo, la compasión por Su sufrimiento y el celo por Su Reino.

Haz que mi vida sea un modelo de Su vida y que mi fe y esperanza sean tan profundas como las tuyas. Quiero pararme a los pies de mi cruz con el mismo valor con que tu lo hiciste al pie de su Cruz.

Quiero que mi amor y celo soporten cualquier pesar y sepan realizar cualquier sacrificio. Intercede ante tu Hijo a mi favor y enséñame a ser como Él. Haz que me eleve de lo terreno para que mi pensamiento pueda estar contigo en el Cielo.

Recite 1 Padre Nuestro, 10 Avemarías, 1 Gloria y 
1 ¡Oh Jesús
mío...! 

REGRESAR

siguiente


                  HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA - GALERÍA - ENLACES_- GENERAL