Segundo Misterio Glorioso: La Ascención

(Intención: Para elevarse por encima de las cosas de este mundo)

Querido Jesús, es para mí un día de tristeza aquel en que ascendiste al Padre. Es para mi alma como si después de experimentar tu Presencia, éste fuera sumida en un estado de aridez. Como los Apóstoles, quiero permanecer inmóvil mirando a lo alto en la alegría de tu Presencia.

Cuando esto suceda, Señor mío, recuérdame la advertencia del Ángel: ¿Por qué permanecieron ociosos aquí mirando hacia el Cielo?"

Esta aridez del alma, es algo para luchar en pro y no en contra. Ayúdame a comprender que cuando yo siento tu Presencia, Tú me confortas , pero que cuando no la siento y continúo mi vida de amor y virtud, yo estoy confortándote.

Enséñame a preferir consolarte antes de ser consolado y dame la luz para practicar mi fe cuando esté en tinieblas.

Quiero estar por encima de las demandas de mis emociones y tener el valor de vivir en la verdad y en el espíritu. Concédeme le Fe que siempre vela por la realidad invisible, la esperanza que confía en tus promesas y el amor que se ignora a sí mismo.

Recite 1 Padre Nuestro, 10 Avemarías, 1 Gloria y 
1 ¡Oh Jesús
mío...! 

REGRESAR

siguiente


                     HOME - NOTICIAS - FE - TELEVISIÓN - RADIO - BIBLIOTECA - GALERÍA - ENLACES_- GENERAL