nuestra_resolve.jpg (11477 bytes)

Carta de Pepe Alonso para el mes de Julio

Miami, julio del 2014

Paz  de Cristo este con todos ustedes, mi querida familia en el Señor.

En esta ocasión traigo a colación el tema de los Ángeles porque he encontrado que muchas personas tienen un verdadero revoltijo de ideas sobre este asunto, lo que origina una muy peligrosa confusión si no se aclaran las cosas.

Una gran parte del problema se origina en que hoy en día el movimiento llamado New Age ( Nueva Era ) ha puesto de moda a los ángeles, se han escrito una infinidad de libros que hablan de ellos, escritos por personas ajenas a la fe Católica: que los ángeles pueden hacer milagros, que los ángeles pueden curar todo tipo de enfermedades, que los ángeles intervienen en el Tarot, en los Horóscopos, que depende la vestimenta que tengan es la categoría de los ángeles, y los favores que pueden concedernos. A su vez la radio, música y series de televisión también son vehículos de la propagación de las “filosofías” de la Nueva Era.

Todas estas ideas van contra la fe y la práctica de el cristianismo, como por ejemplo, está muy de moda encontrar ángeles hechos de piedra de cuarzo, que al ser usados tienen poderes curativos y energéticos.

Es muy importante conocer que nos dice la Iglesia Católica y las Sagradas Escrituras sobre los ángeles, para que no nos confundan todas estas personas que lo único que realmente buscan es lucrar con esta moda y desorientarnos en nuestra fe.

Así es que vamos por partes. Primero que nada hay que dejar bien sentada la base de que la existencia de los Ángeles, es una verdad de fe (dogma). “La existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición.” (Catecismo de la Iglesia Católica # 328)

La Sagrada Escritura da testimonio, aun en los libros más antiguos, de la existencia de los ángeles, los cuales glorifican a Dios y sirven como mensajeros suyos, son los encargados de traer sus mensajes a los hombres; Gen 3,24; 16,7 ss ; 18,2ss; 19,1ss.

San Pablo nos enseña que: “En El fueron creadas todas las cosas del Cielo y de la tierra, las visibles y invisibles, los tronos, las dominaciones, los principados, las potestades.” Col. 1,16

El número de los ángeles, por lo que dice la Sagrada Escritura, es muy elevado. La Biblia nos habla de miríadas (Heb. 12,22), de millares y millares ( Dan 7,10; Apoc 5,11), de legiones ( MT 26,53).

Los distintos nombres con que los llama la Biblia nos indican que entre ellos existe una jerarquía: serafines, querubines y tronos, dominaciones, virtudes y potestades, principados, arcángeles y ángeles. Is 6,2ss; Gen 3,24; Col 1,16; Ef1,21; Rom 8,38ss; Jud 9,1Tes 4,16.

Las Sagradas Escrituras mencionan a los Ángeles, en el A.T. y N.T. e identifica los nombres de los Arcángeles San Miguel, San Gabriel en Daniel y de San Rafael en Tobías.

La naturaleza de los ángeles es espiritual, a diferencia de la naturaleza humana, compuesta de cuerpo y alma espiritual, la naturaleza angélica es puramente espiritual, es decir libre de toda materia. Un hombre nunca podrá convertirse en ángel, aún cuando un ángel si puede tomar las características de los seres visibles (Hech. 1,10-11).

La Sagrada Escritura llama expresamente ESPIRITUS a los ángeles: Dan 3,86; Sab 7,23; 2 Mac 3,24; Mt 8,16; Lc 6,19; Heb 1,14; Apoc. 1,4.

Los ángeles son por naturaleza inmortales y lo podemos ver en Lc 20,36 "Ellos (los resucitados) ya no pueden morir, pues son semejantes a los ángeles".

Como seres espirituales, los ángeles poseen entendimiento y libre voluntad. El conocimiento y voluntad de los ángeles, por ser su naturaleza puramente espiritual, son mucho más perfectos que el conocimiento y voluntad humana. Todos los Ángeles son asexuados y diferentes entre si.

Pero por ser creaturas de Dios son inferiores en conocimiento y voluntad de Dios, los ángeles no conocen los secretos de Dios (1Cor2,11), ni tienen tampoco presciencia cierta de las acciones futuras (Is46,9ss),; desconocen el día y la hora del Juicio (Mt 24,36; Mc 13,32).

Veamos ahora que la misión secundaria de los ángeles buenos es proteger a los hombres y velar por su salvación, cada hombre creyente o no tiene un ángel de la guarda particular. Esto se funda bíblicamente en lo que dijo Cristo Mt 18,10 " Mirad que no despreciéis a uno de esos pequeños, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo en el Cielo la faz de mi Padre, que está en los cielos". Y en Hech 12,15 "Su ángel es (el de Pedro)".

Es bueno saber que tenemos un ángel custodio al que debemos tenerle confianza, tratarlo como un entrañable amigo, y él sabrá hacernos mil servicios en nuestra vida diaria, y debemos llenarnos de agradecimiento a Dios por este don tan grande que nos hace al concedernos un ángel como compañero y protector, como si no fueran suficientes sus cuidados paternales y todas las gracias y beneficios espirituales y materiales.

Es bueno saber que los ángeles y los demonios, no pueden conocer nuestros más íntimos pensamientos y deseos si nosotros no los manifestamos de alguna manera, pues solo Dios conoce exactamente lo que hay en nuestro corazón. Los ángeles pueden conocer lo que queremos, o nuestras intensiones, de modo semejante a como los demás hombres lo intuyen por nuestras palabras, gestos, etc. ¡ Cuántos favores nos habrán hecho que ni siquiera imaginamos, y cuántos más nos harán si confiadamente se los pedimos!

Para terminar examinemos cual debería ser el culto tributado a los ángeles. Todo lo que el Concilio de Trento nos enseña acerca de la invocación y culto de los santos se puede aplicar también a los ángeles. La censura que hizo San Pablo (Col 2, 18) del culto a los ángeles se refiere a una veneración exagerada e improcedente de los mismos, inspirada en errores gnósticos.

Así es que no debemos permitir que estas "modas" nos confundan, siempre se nos ha inculcado dentro de la fe Católica, una especial reverencia a los ángeles. " A sus ángeles ha mandado Dios para que te guarden en tus caminos. ¡Cuánta reverencia debe inspirarte esta palabra, cuánta devoción, cuánta confianza!

Como consejo práctico, evitemos comprar libros y cualquier otro material sobre ángeles, que compartan filosofías orientales, o hablen de ideologías fuera del Magisterio de la Iglesia.

Los conocidos juegos didácticos con ángeles, no son mas que supersticiones en las cuales actúa el maligno, disfrazado de ángel de luz e invita a que la gente ponga su fe en ritos espiritistas, en suertes o en horóscopos que reemplazan los signos zodiacales por ángeles.

¿Les aclaró sus ideas todo lo anterior? Espero que así sea. Ahora recurro a ustedes mis queridos hermanos(as) en Cristo. Necesitamos de su apoyo económico para que esta Misión EWTN pueda continuar sirviéndoles. Tu donativo, no importa la cantidad, será retribuido por el mismo Señor, quien nos enseño que “hay mas felicidad en dar que en recibir.”

Por nuestra parte nos comprometemos a orar por ti y tus necesidades. Adjunta a tu donativo tus intenciones de oración y las llevaremos ante Dios.

Pepe Alonso