El luto por el Papa

A la muerte de un Papa se inicia un período de luto oficial de nueve días, llamado “novendiales”. El día de la muerte es considerado el primero de tales días. En cada uno de ellos, cada cardenal debe celebrar una Misa por el Papa según el ritual de difuntos.

El misal contiene una misa “Por un Papa difunto” que puede ser utilizada por los sacerdotes durante ese tiempo, si así lo permite el tiempo litúrgico.

Antes de su sepultura y luego de los ritos privados en la Capilla Sixtina, el Papa es colocado para su velación en la Basílica de San Pedro, de modo que los fieles tengan oportunidad de mostrar sus condolencias. Entre el cuarto y el quinto día posteriores al fallecimiento (o sea, el 5°, 6° ó 7° día del período de duelo) el Decano del Colegio de Cardenales, junto a los demás cardenales, celebra un funeral solemne en la Basílica de San Pedro. Enseguida es sepultado el Papa difunto, probablemente en la cripta de San Pedro. Y el período de duelo continúa hasta completar los nueve días.

*Novendiales/novemdiales: Del Latín, novem (nueve) y dies (días), que significa durar nueve días. Una fiesta religiosa de nueve días de longitud, o, las ceremonias que honran a un difunto, que en la antigua Roma terminaba en el noveno día de la muerte con un banquete fúnebre (novendialis). La palabra en español "novena", por nueve días de oración, comparte la misma raíz.


 

Próximo: Funeral y entierro

Atrás: Cuando un Papa muere

Interregnum

 

EL SUMO PONTIFICE EL COLEGIO CARDENALICIO LA CURIA ROMANA INTERREGNUM PONTIFICIO
LA SEDE DE PEDRO (HOME) SITIO WEB DEL VATICANO